*

Artes visuales: Arte y cultura, Educación Artística

6° Básico

Las nuevas vanguardias

El futurismo fue el nombre que se le dio a la tendencia artística que surgió en Italia también a comienzos del siglo XX, y que rechazaba la estética tradicional, basándose en dos temas: las máquinas y la expresión de movimiento.

El máximo representante de este estilo fue Umberto Boccioni (1882-1916), que intentaba plasmar la transformación y el movimiento en su trabajo. Sus obras más destacadas son de bronce: “Desarrollo de una botella en el espacio” y “Formas únicas de continuidad en el espacio”.

Raymond Duchamp-Villon, que estuvo entre el cubismo y el futurismo, de muerte temprana, desarrolló un estilo que fue continuado por los constructivistas.

El constructivismo

Movimiento ruso que se inició a principios del siglo XX, fundado por el escultor y pintor Vladimir Tatlin (1885-1953). Consistía en la construcción de esculturas abstractas mediante una gran variedad de materiales industriales, como metal, alambre y trozos de plástico.

Tatlin creó una serie de relieves colgantes con materiales como madera, metal, vidrio y alambre, utilizando solo formas geométricas.

Aunque este movimiento se dividió en diferentes corrientes durante la década de 1920, en general el constructivismo tenía como pilares al utilitarismo, funcionalismo y la abstracción. El utilitarismo era la actitud frente al arte que dominaba en la Unión Soviética. El arte debía ser de fácil comprensión y tener una utilidad social.

Dos importantes escultores de este estilo fueron los hermanos rusos Naum Gabo (1890-1977) y Anton Pevsner (1886-1962). Estos reemplazaron la estética de masa compuesta por líneas y planos, por construcciones a base de finas láminas de metal e hilos de bronce, en el caso de Pevsner, y por esculturas muy livianas realizadas en vidrio, metal y material plástico, en el caso de Gabo. Este vanguardismo no gustó al régimen comunista, por lo que los hermanos emigraron, difundiendo sus ideas por Europa occidental y Estados Unidos.

También destacó en este estilo el húngaro Moholy Nagy.

NOTAS RELACIONADAS