*

Historia, Geografía y Ciencias Sociales

Dioses y genios de la tierra

Personificaban la fecundidad de la tierra. Entre ellos destacan:

– Ninfas
: aparecían frecuentemente en el séquito de Dionisio, junto a los faunos y sátiros. Eran bellas y tímidas jóvenes que se alejaban de los ruidosos humanos, refugiándose en la soledad de los bosques y montañas. Residían en los arroyuelos y fuentes, haciendo brotar la vegetación y cuidando las praderas y montes.

– Faunos y sátiros: tuvieron la misma significación que las Ninfas. Eran muy inclinados a las borracheras, la alegría desenfrenada y los placeres de la carne. Su aspecto era el de un hombre musculoso, facciones toscas, orejas como de cabras, pies de macho cabrío y cubiertos completamente de pelo.

Otros dioses

Hipnos, Tánatos y Morfeo: Hipnos (Sueño) y Tánatos (Muerte), eran dos hermanos gemelos que engendró la Noche por sí misma. Vivían en el Infierno y visitaban a los seres humanos, el primero en forma de dios benévolo y el último como deidad cruel. Los sueños, inquietantes o dulces, se asociaron a Morfeo, supuesto hijo de Hipnos.

Las Parcas: eran tres: Cloto, Laquesis y Atropos. La primera hilaba, la segunda ataba el hilo al carrete y la tercera cortaba el hilo. El hilo representaba la vida de los humanos.

Las Sirenas: no es muy claro su origen. Unas versiones hablan de que eran hijas del dios fluvial Aqueleo y de una de las Musas, y otras historias, de Forcis y Ceto. Pero en la antigüedad nunca se las representó medio mujeres y medio peces, como ahora las conocemos, sino con cuerpo de aves y solo cabeza de mujer. Emitían un dulce canto que atraía a los navegantes y los hacían estrellar sus barcos contra los arrecifes y escollos, muriendo ahogados.

NOTAS RELACIONADAS