*

Frank, Ana

Fue una niña judía alemana, que dejó constancia en su diario de sus experiencias en un desván construido en un edificio de oficinas, mientras se ocultaba con su familia de los nazis en Ámsterdam durante la Segunda Guerra Mundial.

Anneliesse Marie (Anne) Frank nació en Alemania el 12 de junio de 1929 y murió en marzo de 1945 en el campo de concentración Bergen-Belsen víctima de tifus. La menor de la familia judía Frank, escribió su Diario durante los dos años que la familia permaneció escondida en un anexo del negocio del padre, en Amsterdam.

Su familia fue capturada y llevada a distintos campos de concentración alemanes, donde morirían todos salvo su padre, Otto.

Anne fue enviada a los campos de concentración nazis de Auschwitz el 2 de septiembre de 1944 y más tarde al campo de concentración de Bergen-Belsen. Murió allí de fiebre tifoidea a finales de febrero o principios de marzo de 1945, pocos días antes de que éste fuera liberado.

Años después, su padre publicó su famoso diario, conocido en español como el Diario de Ana Frank.

Su vida

Ana Frank nació en Fráncfort del Meno (Hesse), siendo la segunda hija de Otto Heinrich Frank (12 de mayo de 1889 – 19 de agosto de 1980) y su mujer Edith Hollander (16 de enero de 1900- 6 de enero de 1945), una familia de patriotas alemanes que habían participado en la Primera Guerra Mundial.

Tenía una hermana mayor, Margot Frank (16 de febrero de 1926 –  marzo de  1945). Junto con su familia, tuvo que mudarse a Ámsterdam, huyendo de los nazis. Allí le regalaron un diario al cumplir los trece años.

Muy poco después, su familia tuvo que ocultarse en un desván, la Achterhuis, situada en un viejo edificio en el Prinsengracht, un canal en el lado occidental de Ámsterdam, y cuya puerta estaba escondida tras una estantería. Allí vivieron durante la ocupación alemana, desde el 9 de julio de 1942 hasta el 3 de agosto de 1944.

En el escondite había 8 personas: sus padres, Otto y Edith Frank; ella y su hermana Margot; el señor Dussel, un dentista judío cuyo nombre real era Fritz Pfeffer, y los señor y señora van Daan con su hijo Peter (cuyo apellido real era van Pels).

Durante aquellos años, Anne escribió su diario, en el que describía su miedo a vivir escondida durante años, sus nacientes sentimientos por Peter, los conflictos con sus padres, y su vocación de escritora. Pocos meses antes de ser descubiertos, empezó a reescribir su diario con la idea de publicarlo tras la guerra.

Después de más de dos años, un informador holandés guió a la Gestapo a su escondite. Fueron arrestados por la Grüne Polizei y, el 2 de septiembre de 1944 toda la familia fue trasladada en tren de Westerbork a Auschwitz, viaje que les llevó tres días. Mientras tanto, Miep Gies y Elly Vossen, dos de los que los protegieron mientras estuvieron escondidos, encontraron y guardaron el diario.

Anne, Margot y Edith Frank, la familia van Pels y Fritz Pfeffer no sobrevivieron a los campos de concentración nazis (aunque Peter van Pels murió durante las marchas entre campos de concentración). Margot y Anne pasaron un mes en Auschwitz-Birkenau y luego fueron enviadas a Bergen-Belsen, donde murieron de fiebre tifoidea en marzo de 1945, poco antes de la liberación. Sólo Otto logró salir de los campos de concentración con vida. Miep le dio el diario, que editaría con el fin de publicarlo con el título Diario de Ana Frank, que ha sido ya publicado en 60 idiomas.

La tumba de Anne y Margot Frank está en el lugar donde estaba el Bergen-Belsen.

Contexto histórico

La II Guerra Mundial estalló tras la ruptura del “Pacto germano-soviético” firmado en agosto de 1939.
En septiembre de 1939 Hitler invadió Polonia y unos dias después Gran Bretaña y Francia le declararon la guerra a Alemania. Ya en el verano de 194O Hitler dominaba gran parte de europa y en mayo de 1940 lanzó ochenta divisiones sobre Bélgica y Holanda. Junto con las tropas, llegó la siniestra Gestapo para hacer cumplir las leyes raciales dictadas por el régimen nazi. Los Frank habían emigrado a Holanda en 1933 huyendo del antisemitismo. A la llegada de los alemanes no pudieron abandonar el país y se refugiaron durante 25 meses hasta ser encontrados por la Gestapo.

La guerra finalizó en 1945 y uno de los más desgarradores testimonios de la persecución nazi es el Diario de Ana Frank.

Fragmento de Texto

Domingo 14 de junio de 1942

El viernes desperté ya a las seis. Era comprensible, pues fue el día de mi cumpleaños. Pero no podía levantarme tan temprano y hube de apaciguar mi curiosidad hasta un cuarto para las siete. Entonces ya no soporté más y corrí hasta el comedor, donde nuestro pequeño gatito, Mohrchen, me saludó con efusivo cariño. Después de las siete fui al dormitorio de mis padres y, enseguida, con ellos al salón para encontrar y desenvolver mis regalos. A ti, mi diario, te vi en primer lugar, y sin duda fuiste mi mejor regalo. También me obsequiaron un ramo de rosas, un cactus y unas ramas de rosas silvestres. Fueron los primeros saludos del día, ya que más tarde habría bastante más. Papá y mamá me entregaron numerosos regalos y mis amigos tampoco se quedaron atrás en materia de mimarme. Entre otras cosas me regalaron un libro titulado “Cámara oscura”, un juego de mesa, muchas golosinas, un rompecabezas, un broche, las “Sagradas leyendas de Holanda” de Joseph Cohen, otro libro encantador, “Las vacaciones de Daisy en la montaña” y algún dinero. Con éste me compré las leyendas mitológicas griegas y romanas. ¡Fantástico!.