*

Fresno, Juan Francisco

En 1985, fue ordenado cardenal por el papa Juan Pablo II y dos años después jugó un relevante papel en la visita de este pontífice a Chile.

Nació el 26 de julio de 1914, en Santiago. Sus padres fueron Luis Alfredo Fresno Ingunza y Elena Larraín Hurtado.

Realizó sus estudios en el Seminario Pontificio Mayor y luego se fue a Europa, donde obtuvo el grado de bachiller en Derecho Canónico en la Universidad Gregoriana de Roma.

A su regreso a Chile entró al Seminario, ordenándose sacerdote el 18 de diciembre de 1937.

Sus primeras labores fueron ser director espiritual y vicerrector del Seminario Menor de Santiago, asesor de la Acción Católica y párroco fundador de los Santos Ángeles Custodios.

El 15 de junio 1958, el papa Pío XII lo nombró obispo de la diócesis  de Copiapó. Luego, en 1967, Pablo VI lo promovió como arzobispo de La Serena.

Participó en las cuatro sesiones del Concilio Vaticano II, en la conferencia general del Episcopado Latinoamericano en Medellín (1968), en la delegación pontificia de la III Conferencia General del Episcopado Latinoamericano en Puebla (1979) y en la IV Conferencia del Episcopado Latinoamericano en Santo Domingo (1992).

El 6 de mayo de 1983, el papa Juan Pablo II lo designó arzobispo de la arquidiócesis de Santiago.

Dos años después, el mismo pontífice lo elevó a cardenal con el título de Santa María Inmaculada de Lourdes a Boccea.

Entre las tareas que asumió, una de las más importantes fue poder lograr acuerdos en pos de la reconciliación nacional en un momento muy crítico de la historia chilena (año 1985, en plena dictadura militar). De esta manera, impulsó el Acuerdo Nacional, que buscaba lograr pactos entre las coaliciones políticas existentes en el país.

En 1987, al cardenal Fresno le correspondió encabezar, en Santiago, las actividades de la visita del papa Juan Pablo II.

Dos años después, ya con 75 años, y según lo previsto en el derecho canónico, debió renunciar al gobierno de la arquidiócesis. Lo sucedió monseñor Carlos Oviedo Cavada.

Al año siguiente, atendió, en la diócesis de Melipilla, la pastoral de enfermos y los hospitales de las zonas rurales. Después, ocupó el cargo de presidente de Caritas-Chile hasta el año 2000.

Falleció en Santiago, el 14 de octubre de 2004. Sus restos mortales descansan en la cripta de los obispos y arzobispos en la catedral Metropolitana.

¿Sabías que?

Al ser nombrado obispo de Copiapó, su LEMA EPISCOPAL fue Adveniat regnum tuum (Venga a nosotros tu reino).