*

Gumucio Vergara, Rafael Luis

Político y abogado chileno. Los ideales de la doctrina social de la Iglesia que Gumucio abrazó en sus últimos años, lo hicieron el padre indiscutido de la Democracia Cristiana. No fue su fundador, ni su ideólogo, sino su mentor.

Nació el 24 de marzo de 1877, en el hogar formado por Rafael Gumucio Larraín, escritor y político conservador, y Gertrudis Vergara Correa. Fue alumno de los Padres Franceses, ingresó luego a las aulas ignacianas y concluyó sus estudios superiores en la Universidad Católica, de donde egresó como abogado en 1903. Periodista de corazón, Rafael Luis Gumucio comenzó su apasionada carrera periodística en El Porvenir, diario del Arzobispado.

Fue también redactor de La Unión de Valparaíso y de El Diario Ilustrado “voceros de la Iglesia” y llegó a ser director de ambos. Asimismo, dirigió la revista Zig-Zag. Su posición política lo convirtió rápidamente en un líder del conservadurismo. Parlamentarista, opositor a las leyes sociales, liberal en lo económico, lejano a la doctrina social de la Iglesia, era un sobreviviente del conservadurismo.

Como diputado por su partido en representación de Quillota y Limache en dos períodos (de 1915 a 1918, y de 1918 a 1921), fue un decidido opositor a la candidatura presidencial de Arturo Alessandri. En un encuentro de pasillo entre Alessandri y Gumucio, el líder de la Alianza Liberal se dirigió a Gumucio diciéndole: “Mire, Rafael Luis, las pasiones han llegado a tal punto entre nosotros, que mis enemigos políticos andan diciendo por ahí que soy un pillo…”. Gumucio le habría contestado: ?No le importe, Arturo; a mí me dicen cojo?, aludiendo a un defecto físico que lo aquejaba.

Presidente de la Cámara y su exilio

Reelecto diputado para el período comprendido entre 1921 y 1924 por Valparaíso, Melipilla y San Antonio y en 1924 por Santiago; Gumucio llegó a la presidencia de la Cámara. Luego de un conflicto con el ministro de Guerra, Carlos Ibáñez, renunció a este cargo. La llegada de Ibáñez al poder en 1927, significó su arresto y posterior deportación. En el exilio en Bélgica falleció su esposa, Amalia Vives. Regresó a Chile en 1928 y siguió criticando a la dictadura entre sus pares.

Renovación, mentor de la Democracia Cristiana

Electo presidente de su partido en 1931, dos años después regresó al Congreso como senador por Santiago. Su apertura a escuchar a jóvenes conservadores con ideas muy diferentes a las suyas, como Eduardo Frei y Manuel Garretón, hizo que abandonara su pensamiento liberal y se acercara al socialcristiano. Posteriormente, formó parte de los conservadores que criticaron el capitalismo individualista. Los ideales de la doctrina social de la Iglesia que Gumucio abrazó en sus últimos años, lo hicieron el padre indiscutido de la Democracia Cristiana. No fue su fundador, ni su ideólogo, sino su mentor. Alejado de la política, se desempeñó como fiscal de la Caja Hipotecaria hasta su muerte, el 14 de junio de 1947.