*

Laso de la Vega Alvarado, Francisco

Asumió la gobernación del Reino de Chile entre 1629 y 1639. Los grandes logros de su gobierno fueron haber limitado las correrías de los indígenas por el territorio dominado por los españoles, y reforzado la presencia de estos en la zona de la Frontera.

Nació en Secadura, Santander, España, hacia 1586 y falleció en Lima, Perú, el 25 de julio de 1640. Cuando llegó a Chile tenía más de 61 años de edad, de los cuales la mayor parte los había destinado a prestar servicios militares en Europa. Desde 1621, sirvió con bastante éxito, participando en la guerra contra Holanda. Debido a su actuación y a sus logros militares, principalmente en la Batalla de Bergen, no sólo ganó reputación y fama, sino que también obtuvo el hábito de caballero de la Orden de Santiago y el grado de capitán. En marzo de 1628 fue nombrado Gobernador del distrito de Jerez de la Frontera, en Andalucía, cargo que no alcanzó a desempeñar debido al nuevo destino que el Rey Felipe IV le asignó: la gobernación del Reino de Chile, que encabezó entre 1629 y 1639.

Primeras medidas

Al momento de su nombramiento, Laso de la Vega desconocía todo sobre Chile y ello lo obligó a instruirse sobre el estado de su nueva gobernación, advirtiendo desde ya las dificultades que se le presentarían. Entre ellas estaba la escasez de recursos y de hombres para enfrentar la resistencia mapuche. Arribó a Concepción el 23 de diciembre de 1629, debutando con una derrota en la Batalla de Picolhué; este fue el único revés militar que sufrió durante su mandato. Luego tendría la oportunidad de sobreponerse en la Batalla de Los Robles (1630), donde demostró su valentía y liderazgo. Habiéndose reanudado con gran dificultad las operaciones ofensivas, en enero de 1631, Laso de la Vega lideró el mayor triunfo español conseguido hasta esa fecha: la Batalla de Albarrada.

Estrategia militar y problemas con los vecinos

El Gobernador creía posible que, contando con los recursos humanos y militares suficientes, le sería posible lograr la pacificación y Conquista definitiva del Reino. Consideraba que la mejor estrategia sería la fundación de ciudades y fuertes reforzados militarmente para demostrar el poderío español. Pero, la realidad era muy distinta. Por ello, decidió ordenar que los vecinos encomenderos de Santiago se aprestaran para la guerra, causando una fuerte resistencia entre estos. Finalmente, obtuvo la aprobación de sus planes por parte del Virrey del Perú.

Aportes de su gobierno

En febrero de 1639 Laso de la Vega hizo entrega de su cargo al nuevo Gobernador designado por el Rey, Francisco López de Zúñiga, marqués de Baides. Los grandes logros de su gobierno fueron haber limitado las correrías de los indígenas por el territorio dominado por los españoles, y reforzado la presencia de estos en la zona de la Frontera. Él mismo se sentía satisfecho de estas labores, según lo informó al Rey: “Mediante la continuación de los progresos que he tenido con estas armas, las entregaré en la más lucida reputación que jamás se han visto…”.