*

Núñez Murúa, José Abelardo

Profesor chileno. Se presume que durante la Guerra del Pacífico, Núñez fue “El Profesor”, jefe del servicio de inteligencia chilena. El escritor Jorge Inostroza dio una versión novelada de este episodio en Adiós al Séptimo de Línea.

Nació en Santiago en 1840, en el seno de una familia de educadores. Su padre fue José María Núñez. José quedó huérfano a los 14 años, estudió en el Instituto Nacional y luego en la Escuela de Derecho de la Universidad de Chile, donde se recibió de abogado en 1865. Aunque ejerció el Derecho y estuvo cerca de la política, su vocación se inclinó tempranamente hacia los problemas educacionales.

En 1866 participó en la fundación de la Sociedad de Instrucción Primaria -de la que Abelardo Núñez fue secretario desde sus inicios- además de director del Boletín de Educación, su órgano oficial.

En reconocimiento de sus capacidades, el gobierno lo comisionó en 1878 para viajar a Europa y Estados Unidos, a conocer los sistemas de enseñanza básica y secundaria. También, los programas de formación de docentes, para su posible aplicación en Chile.

Entre 1879 y 1882, envió artículos y correspondencia a los diarios el Mercurio de Valparaíso y El Ferrocarril de Santiago, desde diferentes puntos del Hemisferio Norte, exponiendo con inteligencia sus observaciones.

Se presume que durante la Guerra del Pacífico, Núñez fue “El Profesor”, jefe del servicio de inteligencia chilena. El escritor Jorge Inostroza dio una versión novelada de este episodio en Adiós al Séptimo de Línea.

Impulsor de la educación

A su regreso de Europa en 1882, Núñez redactó el informe Organización de las Escuelas Normales, que fue ampliamente aceptado, sobre todo por conciliar una visión reformadora con una mirada realista acerca de cómo impulsar la educación en nuestro país.

En 1888 fue designado inspector general de Instrucción Primaria, y promovió la creación de escuelas primarias en todo el país, y de las escuelas normales de Copiapó, La Serena, Chillán, Victoria y Valdivia. Para la formación de los docentes, impulsó la contratación de pedagogos alemanes, suizos y austríacos, y veló por el perfeccionamiento de los maestros.

Ningún campo le estuvo vedado como innovador de la educación, siendo además de lo anterior, fundador del Museo Pedagógico e impulsor de la dotación para las escuelas de mobiliario, material didáctico y biblioteca.

El lector americano

Entre las obras escritas de Núñez destacan dos que marcaron generaciones de niños chilenos y de otros países. En efecto, Abelardo Núñez publicó un Silabario, libro con que se enseñaban antiguamente las primeras letras; y un texto de lectura gradual titulado El Lector Americano, que se utilizó en escuelas chilenas por más de 40 años, siendo además adaptado como libro de Castellano en varios países de América Central.

Este insigne educador, activo miembro del Consejo de Instrucción Pública hasta el final de sus días, falleció en Santiago, en el mes de agosto de 1910, de bronconeumonía.