*

Geografía universal, Historia, Geografía y Ciencias Sociales

3° Básico

Desiertos

Casi la quinta parte de la superficie terrestre corresponde a desiertos áridos, donde la disponibilidad de agua es sumamente escasa, al igual que las precipitaciones. Sin embargo, a pesar de no contar con este vital recurso, los desiertos nos sorprenden con la diversidad orgánica que alojan.

Considerados uno de los ambientes más inhóspitos existentes sobre la superficie terrestre, los desiertos sorprenden por la lucha de sus organismos frente a la adversidad. Pero si tenemos la imagen de un vasto territorio en el que ninguna forma de vida es capaz de desarrollarse nos equivocamos, ya que los desiertos esconden una maravillosa diversidad orgánica, a pesar de ser los lugares más secos del planeta.

Los desiertos presentan precipitaciones por debajo de los 250 milímetros anuales e, incluso, las lluvias pueden escasear absolutamente durante años o décadas, condicionando aún más las formas de vida existentes y los extraños fenómenos que ocurren cuando el suelo capta el vital recurso, como es el caso del desierto florido en nuestro país (analizado más adelante).

Geográficamente, los desiertos se encuentran en dos cordones separados, entre los 15º y los 35º de latitud, tanto en el hemisferio norte como en el hemisferio sur. Sus temperaturas suelen fluctuar enormemente entre el día y la noche, debido a que el aire seco y la ausencia de nubes permiten una fuerte insolación diaria y una pérdida drástica de calor en la noche.

La temperatura máxima suele superar los 40ºC, mientras que al caer el Sol se puede llegar por debajo de los 0ºC.

 

NOTAS RELACIONADAS