*

Historia, Geografía y Ciencias Sociales, Recursos naturales y actividades económicas

Primer Ciclo

La pesca

Anualmente se capturan alrededor de la mitad de las 20.000 especies conocidas de peces, pero sólo 22 de ellas son cazadas en grandes cantidades.

Cuando la captura de un animal o la recolección de un vegetal supera a su tasa de reproducción, las poblaciones de la especie comienzan a declinar y con el tiempo pasa a estar en riesgo de extinción. Esto sucede con las grandes ballenas y con recursos chilenos como el loco, el erizo rojo, el pulpo o el cochachuyo, entre muchos otros. Incluso hay especies que han desaparecido debido a la denominada sobrepesca.

Anualmente se capturan alrededor de la mitad de las 20.000 especies conocidas de peces, pero sólo 22 de ellas son cazadas en grandes cantidades. La mitad de la captura está compuesta únicamente por cinco grupos de especies: arenques, bacalaos, carángidos, salmones y caballas.

Se estima que las flotas pesqueras del mundo no deben capturar más de 100 millones de toneladas al año de estas especies más cotizadas sin reducir sus poblaciones a niveles críticos. Todos los bancos de peces del nordeste del Atlántico ya han sido sobreexplotados.

Para defender a las especies en peligro se han establecido prohibiciones totales de pesca, cuotas máximas de extracción o períodos de veda, como sucede con el loco en Chile, que sólo se puede comercializar durante un corto período del año.

Otra medida de conservación es el cuidado en cautiverio. En acuarios con personal especializado se trata a animales enfermos (heridos, bañados en petróleo) que tras su recuperación son devueltas al mar. Lamentablemente, la incidencia de este cuidado con relación al total de animales afectados es mínima.

Por otra parte, el cultivo de ciertas especies, como salmones y moluscos, ha disminuido la presión de captura que amenaza estos recursos.