*

Vidal Gormaz, Francisco

Marino chileno. Vidal Gormaz fue de una especial clase de oficial de Marina, ya que desde muy temprano buscó destinaciones orientadas al cumplimiento de reconocimientos de carácter científico y geográfico.

Nació en Santiago el 1 de julio de 1837. Fue hijo de Francisco Marcos Vidal y Gómez, y Margarita Gormaz y Espejo. Tuvo cinco hermanos.
Inició sus estudios náuticos en la sección especial de Marina de la Escuela Militar, al ingresar allí como cadete en 1851, y fue alumno distinguido en Dibujo. Fue nombrado cadete el 2 de marzo de 1852.

Recibió su nombramiento de guardiamarina sin examen en julio de 1854, embarcándose primero en el pontón Chile en Valparaíso. Su segunda destinación fue en el bergantín Janequeo, bajo las órdenes de Francisco Hudson. Con este oficial iniciaría su primera experiencia de reconocimiento del territorio nacional y de prácticas marinas, al participar de la misión encomendada por el gobierno de Manuel Montt para explorar la región de los archipiélagos. El objetivo era determinar la ubicación de los canales navegables desde el Golfo de las Guaitecas hasta el Estrecho de Magallanes.

Se casó con Domitila Margarita Vidal y Crespo, su prima, en febrero de 1861, y con ella tuvo 12 hijos.

Su importancia

Vidal Gormaz fue de una especial clase de oficial de Marina, ya que desde muy temprano buscó destinaciones orientadas al cumplimiento de reconocimientos de carácter científico y geográfico.

En sus bitácoras de viaje dejó detalladas descripciones no solo de cuestiones náuticas, sino también de las formas y medios de vida de pobladores mestizos e indígenas de la zona austral.

Sus mapas y exploraciones son hoy una fuente permanente para la reconstrucción geográfico histórica de paisajes y áreas que recién ahora, con la apertura de rutas australes, estamos conociendo.

En el bergantín Ancud

En 1856 Vidal Gormaz exploró junto a Hudson el río Maullín, y durante el año siguiente recorrió los canales al sur de Chiloé.

En marzo de 1858 fue destinado al bergantín Ancud, y fue ascendido a teniente. A bordo de este barco estaría 16 años en labores hidrográficas.

Apoya la ocupación de La Araucanía

En 1862 acompañó a Leoncio Señoret, comandante del Maule, a una misión de reconocimiento de las costas de Arauco. Se le encargó la exploración del río Lebu, tarea que no pudo llevar a cabo completamente por encontrar dificultades con la población indígena residente.

En 1867 participó en el proceso de anexión de La Araucanía al territorio chileno, al ser comisionado al mando del navío Maule por el gobierno del Presidente José Joaquín Pérez, a explorar la región entre los ríos Toltén y Queule. Inició el reconocimiento de la costa de Arauco antes de la expedición militar de Cornelio Saavedra.

En Valdivia y Chiloé

Vidal Gormaz fue nombrado (1862) director de la Escuela Náutica de Ancud, que el gobierno había creado para el crecimiento económico de Chiloé. Como tal se empeñó en levantar la decaída institución, reorganizándola; sin embargo, la población chilota no se inscribió en ella, lo que llevó a su cierre en enero de 1865.

No obstante, Vidal Gormaz aprovechó su estadía en la zona para reconocer la isla y sus canales, y en el verano de 1863 exploró Chiloé Continental. Posteriormente, daría a conocer estos viajes, iniciando con ello sus publicaciones con la obra Dos Boquetes en Los Andes que Dan Paso a la República Argentina a la Altura de Chiloé.

El gobierno le encomendó otra misión, de reconocimiento del río Valdivia y sus afluentes, y la bahía y puerto de Corral. Realizó la exploración del río Calle-Calle y recorrió su curso desde el nacimiento del Riñihue hasta la ciudad de Valdivia.

Cambia rumbos hacia el Norte

La vitalidad de Vidal Gormaz parecía inagotable para sus hombres. Soportaba la lluvia, el barro y el frío con un estoicismo digno de soldado espartano. Sus subalternos quedaban obligados a seguir a un jefe que no se amilanaba ante un desembarco difícil, el cruce de un pantano o una tormenta inesperada.

A fines de 1869 cambió el paisaje sureño por las cálidas temperaturas el Norte chileno, al embarcase en la Covadonga y explorar la costa de la provincia de Coquimbo entre Los Vilos y la desembocadura del río Choapa. Publicó los resultados de este reconocimiento en 1870, junto a una nueva expedición a Valdivia.

En el Seno de Reloncaví

A fines de 1870 partió en la Covadonga a realizar estudios en la zona de Maullín, Canal de Chacao y Seno de Reloncaví. Dos años después logró llegar hasta Reloncaví, y mientras dejó a su ayudante, el teniente Uribe, reconociendo Calbuco, él partió a explorar el lago Llanquihue. De paso reunió ejemplares botánicos y zoológicos gracias a la ayuda del naturalista Carlos Julliet, quien lo acompañaba.

La Oficina Hidrográfica

La cantidad de viajes e informaciones reunidas por Vidal Gormaz y otros marinos desde 1855, fue de tal cantidad y calidad, que el gobierno decidió crear por decreto, el 1 de mayo de 1874, la Oficina Hidrográfica de la Armada. Esta tenía el objetivo de contar con una oficina encargada de conocer en forma precisa las costas de nuestro país, para beneficio de la navegación.

Además, tenía como metas la fijación del derrotero de la costas chilenas, llevar una estadística de los siniestros marítimos, elaborar el extracto del diario meteorológico para los buques mercantes y de guerra, y proponer al gobierno los planes de reconocimiento hidrográfico. Por último, debía entregar al público el informe de estas exploraciones a través de un Anuario Hidrográfico.

Reconociendo el litoral central

En agosto de 1872, Vidal Gormaz recorrió la costa central entre la caleta Tumán y la desembocadura del río Mataquito, por encargo del gobierno de Federico Errázurriz Zañartu. Se le encomendó el levantamiento de un plano, para ver la posibilidad de un canal de comunicación entre el lago Vichuquén y el mar, y un puerto a su salida. Vidal Gormaz no aprobó el canal y propuso que el puerto se construyera en Cahuil.

En 1873 fue ascendido a capitán de fragata, y en 1883 a capitán de navío.

El gobierno nuevamente pidió sus servicios en 1884, al encomendarle la misión de estudiar el litoral de Colchagua y la provincia de Curicó, en busca de la instalación de un puerto para esa zona. Finalmente, señaló en su informe que el lugar más apropiado era Pichilemu.

Otros estudios

Su incansable capacidad de trabajo en la labor de exploración y sus intereses, llevaron a Vidal Gormaz a ampliar sus conocimientos náuticos hacia otras ciencias, como Meteorología y Geografía. En cuanto a los estudios meteorológicos, publicó varios trabajos sobre sismicidad (1878) y régimen pluviométrico del litoral chileno (1880).

En Geografía, del material reunido de sus investigaciones hidrográficas, publicó en 1879 Noticias del Desierto y sus Recursos, así como también otros informes sobre los archipiélagos de Las Guaitecas, Chonos y Taitao. En estos entremezcló notas costumbristas sobre la población local y su estado socio económico.

En Greenwich

A fines de 1884, Francisco Vidal Gormaz viajó y participó en New York, en el Congreso Internacional del Meridiano, que sancionó como Meridiano Cero a la localidad de Greenwich, Inglaterra. Por comisión del ministro de Instrucción Pública de la época, José Ignacio Vergara, viajó a España a reunir documentación en los archivos sobre hidrografía e historia náutica, trabajando en febrero y marzo de 1885, con la ayuda de José Toribio Medina.

Volvió a Chile con 150 documentos inéditos, que le permitirían complementar sus estudios históricos. Su reconocida neutralidad en la Revolución de 1891, le significó perder su cargo de director de la Oficina Hidrográfica.

Fue nombrado ayudante del Ministerio de Marina el 31 de julio de 1894 y solicitó su retiro en octubre de 1899. Había pertenecido a la institución marina casi 45 años.

Falleció el 5 de febrero de 1907.