*

Educación Artística, Música: Escuchar y apreciar

Segundo Ciclo

La música en el Renacimiento

Los primeros años del siglo XVI mantuvieron la influencia de las formas musicales desarrolladas por las escuelas francesas y flamencas del siglo anterior.

Las composiciones del Renacimiento, casi exclusivamente melódicas, buscaban mantener una unidad armónica.

Se cuestionó el empleo indiscriminado de los modos eclesiásticos y paulatinamente se fue adoptando el sistema de escala, mayor y menor, que se mantuvo hasta el siglo XX.

Conjuntamente, en cada país nacieron géneros locales como la “chanson francesa” y la “frottola italiana”. Los “madrigales” adquirieron características propias en Italia, Flandes e Inglaterra; en Alemania surgió el “lied”, canción de gran emotividad; y en España aparecieron los “villancicos” o cánticos religiosos de inspiración navideña.

En la música sacra destacaron el italiano Giovanni Pierluigi da Palestrina y el español Tomás Luis de Victoria, quienes llevaron a su máximo esplendor la escuela romana a través de grandiosas misas y motetes.

Los movimientos protestantes y reformadores enfrentaron la música desde diferentes puntos de vista, lo que repercutió en el establecimiento de dos líneas de desarrollo en la música occidental: el estilo italiano y el alemán.

Durante el siglo XVI nacieron las primeras composiciones instrumentales genuinas, que se acompañaban en grupos de cuatro instrumentos o más, siendo el laúd el más popular de la época. Si el grupo estaba formado por instrumentos de la misma familia, pero de tamaños diferentes, se denominaba “consort”.

NOTAS RELACIONADAS