*

Formación Ciudadana, Historia, Geografía y Ciencias Sociales

Primer Ciclo

Historia de la Policia de Investigaciones de Chile

La génesis de la policía chilena se remonta al siglo XVI, en tanto la de la policía civil la encontramos en 1864, año en que se crean los “guardias comisionados”, origen de la Sección de Pesquisas.

En aquel periodo, los comisionados debían pasar inadvertidos entre la gente para llevar a cabo sus investigaciones, por lo que no utilizaban uniforme, sello que hasta el día de hoy permanece y caracteriza a la Policía de Investigaciones de Chile.

La “Policia secreta”

Este mismo año la Municipalidad de Valparaíso crea a la “Policía Secreta” y su objetivo era el “Descubrir ladrones y malhechores”. Tarea para la cual el uso del uniforme era contraindicado, el secreto consistía en pasar “desapercibido”.

Sobre la base de la actuación del Comisionado – precursor del actual Detective -, se fue configurando una especialidad policial que progresivamente tendrá mayores requerimientos y en la cual los jueces encontrarán un eficaz complemento.

El “Descubrir” supone un método de investigación en donde la intuición no basta, a ésta debe unirse la ciencia y la técnica aplicadas a la investigación policial. Configurar la profesión del investigador policial con base científica y técnica fue un esfuerzo y una herencia de varias generaciones.

Ya en la década del “70”, el Comisionado se convirtió en un indispensable apoyo para el control del delito y la más expedita administración de justicia, ante esto el intendente de Santiago, Benjamín Vicuña Mackenna, proponía adoptar como modelo policial a seguir el del “agent de la sûrete” de París, Francia, país del cual también se tomó la estructura administrativa de la policía, la denominación de cargos que perduran hasta hoy “Inspecteur, Commissaire, Préfet”, inclusive el actual Cuartel Central de la policía civil, ubicado en la calle General Mackenna 1314, comuna de Santiago Centro, es una réplica exacta de la policía gala.

En 1874 el Comandante de la policía de Valparaíso Jacinto Pino, incorporaba el uso de la fotografía como un eficaz instrumento en la identificación de delincuentes, situando a Chile entre los pioneros del continente en el empleo de la más moderna técnica de identificación y en la confección de una galería de delincuentes.

Más tarde en 1887 se retrata a más de 5000 cadáveres en la Morgue de Santiago, con lo cual se da inicio a la fotografía forense. Asimismo, el comandante Pino se preocupó de que la policía tuviese un “distintivo para guardar la incógnita y ser reconocida”, hecho que constituye el primer antecedente de la Placa de Servicio, lo que señala un paso significativo para la identidad del investigador policial.

Día a día se avanzaba en medicina legal, sistema carcelario y leyes. El agente o comisionado adquiría lentamente su propia identidad y reconocimiento social, empleando técnicas apropiadas y un método científico. Este factor aparecía como clave, para frenar a la delincuencia que aumentaba por una progresiva concentración urbana.

La Sección de Seguridad

En 1889 se crea la Sección Pesquisas y luego en 1896 la Sección de Seguridad de carácter investigativo, de civil, (con 75 agentes, un fotógrafo y dos telefonistas), “encargada de perseguir y aprehender a los delincuentes y de practicar las gestiones que tiendan al esclarecimiento de los juicios e investigaciones en materia criminal”. Ésta tuvo una identidad administrativa y operativa que su antecesora no poseía.

El 1° de septiembre se establece la Sección de Seguridad de Valparaíso con 45 integrantes. El mismo año ingresaron las tres primeras mujeres agentes a la Sección y se entregaron las bases del actuar policial, por cuanto el Reglamento Interno de la Policía de Santiago, establecía, entre otros, “Los servicios de la Sección son estrictamente reservados, comprendiendo los medios empleados y los resultados obtenidos…”, “La sección de Seguridad tenía abiertas sus oficinas desde las 08:00 hasta las 17:00 horas, a lo que se le agregaba el espíritu de la función: “Todo empleado de policía deberá considerarse permanentemente en servicio aún cuando no se le hubiese designado para un puesto determinado…”.

La policía científica

El fin del siglo XIX y comienzos del XX, puso en evidencia los progresos científicos logrados por la acción policial, perfeccionamiento de la identificación criminal con la fotografía, primero y luego con la utilización de la antropometría de Bertillón y la Dactiloscopía de Vucetich, los avances del Derecho Penal y de la Criminología, orientaron la opción por la “policía científica” como modelo profesional de los agentes.

También se comenzó a utilizar el manual de criminalística “Las Investigaciones del Delito”, antecedente inédito en América Latina para la época, escrito por el abogado y agente Ventura Maturana Barahona, hecho que anuncia el desarrollo de la Criminalística como pilar fundamental para el investigador.

La autonomía administrativa del Servicio de Investigaciones

Luego de un corto período en que la Sección de Seguridad fue parte de “Carabineros de Chile” (Institución creada en 1927), lapso en el cual mantuvo su carácter investigativo de civil, se dicta el Decreto Supremo N° 5115 del 26 de diciembre 1932, que la separa de Carabineros y posteriormente la Ley N° 5180 del 19 de junio de 1933, que consagró la autonomía administrativa del servicio, puesto que establece que los Servicios de Investigaciones, Identificación y Pasaportes serán una sola repartición, de carácter civil, dependiente del Ministerio del Interior. Ambos sucesos son hitos contemporáneos trascendentes, pero no son el origen del Investigador Policial profesional cuyo carácter científico-técnico es el fruto de una prolongada evolución que, como ya hemos visto, se remonta al año 1864.

La consolidación como Institución

A partir de este momento, el Servicio de Investigaciones se comienza a consolidar como Institución, sentando las bases de su estructura administrativa y marco legal, ya que entre otras acciones, se dicta su primer Reglamento Orgánico, comienza a funcionar la Escuela Técnica, se establece la primera placa de servicio. El 28 de agosto de 1935 se crea el Departamento Criminológico (hoy Laboratorio de Criminalística), con un archivo dactiloscópico monodactilar (registrando 3.000 delincuentes), laboratorio fotográfico, archivo de apodos y una sección de dibujo lineal. En 1836 los expertos del Departamento crearon una clave dactiloscópica y un plan graficado para investigar el delito de homicidio.

En febrero de 1938 la Ley N° 6.180, le otorga vida legal a la Escuela y al Laboratorio de Policía Técnica. En noviembre de 1940, se establece el Departamento de Asesoría Técnica del Personal.

El 30 de diciembre de 1942, a través del Decreto Supremo N° 51/7102 se establece la separación definitiva del Servicio de Investigaciones del de Identificación y Pasaportes. El mismo decreto determina que el cargo de Director de Investigaciones, se denominará Director General de Investigaciones.

En 1946, Chile es invitado a participar en Interpol, ratificado en el año 1848 y ya desde 1950 es miembro activo, siendo designada la Policía de Investigaciones como único representante de la policía chilena, ante este organismo internacional que tiene su sede en Lyon, Francia. Algunos de nuestros Directores Generales han ocupado cargos importantes, entre otros, Emilio Oelckers Hollstein, quien en 1968 en Teherán, es elegido Delegado del Continente Americano para el Comité Ejecutivo de Interpol por tres años, cargo que el Director General Nelson Mery obtuvo en 1993 en Aruba y en 1994 fue elegido en Roma como Vicepresidente para América por 3 años.

En 1947 se crea la Brigada Preventiva Móvil. En 1949 se funda la Brigada de Homicidios, siendo la primera unidad especializada de la policía civil.

Un hito dentro de la historia institucional fue el nombramiento del primer detective de carrera como Director General. El 1 de mayo de 1958 el prefecto Roberto Schmied Marambio, asume el cargo hasta el 1 de octubre de 1958.

La ética siempre ha sido importante para la Policía de Investigaciones. Ya en 1961, el reglamento de disciplina, reconocía los valores de la ética profesional. Este proceso culmina el año 1993 con el establecimiento del Consejo Superior de Ética Profesional y con la formulación del Código de Ética Profesional en 1995.

En 1963 se establece por Ley N° 15.143 el empleo de la denominación “Detective”, la que sólo podía ser usada por funcionarios del Servicio con el respectivo nombramiento. El mismo año entra en uso la segunda placa de servicio.

En 1967 se crea el Departamento de Investigaciones Criminológicas.

El 16 de junio de 1971, tres miembros de la policía hacen honor al lema policial de “hasta rendir la vida si fuese necesario”, instaurada en la Promesa de Servicio que todo policía proclama al momento de ser nombrado como tal, puesto que este día fallecen a consecuencia de un trágico atentado acaecido en el Cuartel Central. Actualmente dicho día (16 de junio) ha sido instaurado como el “Día del Mártir”, en memoria de todos aquellos que han perdido la vida en el cumplimiento de su deber. En febrero de 1972 se crea la Sección de Investigaciones de Delitos Económicos (Side).

El 9 de septiembre de 1974, se dicta el Decreto Ley Nº 646, que crea la Subsecretaría de Investigaciones, de esta forma la Institución pasa a depender del Ministerio de Defensa Nacional.

El 24 de enero de 1979, bajo la gestión del Director General Ernesto Baeza, mediante el Decreto Ley 2.460 se estableció la Ley Orgánica de la Policía de Investigaciones, la que en su art. 1º señala “La Policía de Investigaciones es una Institución de carácter profesional, técnico y científico, integrante de las fuerzas de orden, dependiente del Ministerio de Defensa Nacional…”

La Constitución de 1980 elevó el rango institucional al incluir en su Artículo N° 20 a las Fuerzas de Orden y Seguridad Pública “integradas sólo, por Carabineros e Investigaciones”, como constitutiva de la “fuerza pública”.

En 1982, la Escuela pasa a llamarse “Escuela de Investigaciones Policiales Presidente Arturo Alessandri Palma” y en 1984, la Ley Nº 18.322 cambia la denominación de “Investigaciones de Chile”, por “Policía de Investigaciones de Chile”.

En 1986, entra en uso la tercera placa de servicio.

El 20 de marzo de 1992 el Presidente de la República Patricio Aylwin, designó a Nelson Mery Figueroa, como Director General, convirtiéndose el segundo detective de carrera que asume el cargo. Nelson Mery fue confirmado en su cargo por los Presidentes Eduardo Frei Ruiz-Tagle y Ricardo Lagos Escobar.

En 1993, se crea la actual placa de servicio, cuyo cuño es confeccionado y cautelado por la Casa de Moneda de Chile.

En 1998, se comienza a construir un nuevo edificio para la Escuela de Investigaciones Policiales, en la comuna de Estación Central (inaugurado solemnemente el 1º de diciembre de 1999). Este mismo año el Congreso Nacional aprueba una nueva Ley de Plantas y se produce la reforma a la Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza (Loce), la que reconoce a la Escuela de Investigaciones Policiales la facultad de otorgar títulos profesionales y la posibilidad de que la Academia Superior de Estudios Policiales otorgue grados académicos, en el ámbito inherente de su respectivo quehacer profesional.

El 25 de julio del año 2000, se crean los laboratorios regionales, con asiento en cada una de las regiones policiales del país. El 9 de agosto del mismo año, la Orden General Nº 1752 establece oficialmente la “Promesa de Servicio” para todos los funcionarios que ingresen a la Policía de Investigaciones.

La Reforma Procesal Penal y el establecimiento del Ministerio Público (1997) exigen niveles profesionales que la institución ha respondido con la optimización de la formación policial en relación con la demanda social y las actuales exigencias científicas y técnicas más avanzadas.

El 2 de octubre de 2003 asume como Director General Arturo Herrera Verdugo, convirtiéndose en el tercer detective de carrera que ocupa el cargo. El mismo año, en el marco del nuevo sistema de enjuiciamiento criminal y atendiendo las orientaciones estratégicas definidas por el plan de modernización institucional, la máxima que guía a la policía civil es “Investigar para esclarecer”, por cuanto el esclarecimiento de los delitos y el reestablecimiento de la paz social son objetivos centrales de la misión renovada de Investigaciones.

El 30 de diciembre de 2004 se promulga la Ley N° 19.987 que modifica la Ley Orgánica de la Policía de Investigaciones, respecto de la designación del Director General de la Institución. En ella, se establece que quien ocupe el máximo cargo de la policía civil deberá ser un detective de carrera con el grado de prefecto inspector o prefecto general, elegido entre las primeras ocho antigüedades.

El 1 de marzo de 2006 el Ministerio de Educación, a través del Decreto Exento N° 228 establece en la calendarización escolar la celebración del 19 de junio como “Día de la Policía de Investigaciones de Chile”.

En abril de 2006 el Director General, Arturo Herrera Verdugo, presenta a la opinión pública oficialmente el Plan Estratégico de Desarrollo Institucional 2004-2010 o “Plan Minerva”, con el fin de alcanzar el estatus de Policía de Clase Mundial en el Bicentenario de la República.

NOTAS RELACIONADAS