*

La responsabilidad: una cualidad muy valiosa y a la vez necesaria

Para ser responsable lo que se necesita es motivación. Querer hacer las cosas, con ánimo y energía, no por agradar o dejar contento a otro.

Seguramente muchas veces te han dicho, ya sea tus papás o profesores, que debes ser responsable. Ahora, ¿cómo lograrlo? Tal vez los niños quieren cumplir, pero no saben cómo hacerlo. Aquí te entregaremos algunas pautas.

Es común el exigir a los niños ser responsables. Y no sólo referido a los temas escolares, sino que también respecto de sus deberes en la casa, como podría ser: hacer la cama, botar la basura, u otra labor, dependiendo de cada caso.

Y, ¿qué es la responsabilidad?

La Real Academia española la define como una cualidad, ejercida de modo habitual, por la cual la persona se compromete y asume las consecuencias de sus actos. En otras palabras, cuando tu mamá te pide que ordenes tu pieza, esa sería tu responsabilidad, y tu deber sería realizar esa actividad, o bien, dar una explicación por no haberlo hecho.

Hay veces en que se tiende a culpar a otros por las acciones que uno deja de hacer, pero en el fondo, el que ha cometido una falta, es uno mismo.

Un error muy frecuente al referirse a la responsabilidad, es que se confunde con la obediencia. Puede creerse el que ejecutar órdenes de otros sin ni siquiera pensarlo es ser responsable. Pero para actuar realmente a conciencia lo que se necesita es motivación. Querer hacer las cosas, con ánimo y energía, no por agradar o dejar contento a otro. No siempre vas a estar feliz porque tienes que ordenar tu ropa o estudiar para una prueba, pero debes tratar de entender que esas son tus tareas y de nadie más.

Imagina que tienes una prueba de matemáticas, van a evaluar una materia que te resulta muy difícil. Estudias con mucho esfuerzo y dedicación y logras una nota 7. ¿Quién es el responsable por haber alcanzado el éxito en esa ocasión?, Tú eres quién lo logró. El ser responsable también puede generar en algunas ocasiones una felicitación por parte de otros.

Otras veces no te irá tan bien, pero no hay que desanimarse y pensar que no eres capaz. Porque todas esas experiencias te servirán, y en el futuro ya no resultará tan difícil como en un principio.

Moira Arellano Rodríguez tiene 8 años y va en tercero básico. 
Ella nos cuenta que si bien le gusta ir al colegio, igual a veces le da “lata” estudiar. Pero aun así se preocupa por ser responsable, ayudar en su casa, hacer caso a las “tías” y profesoras, además de hacer sus tareas.

Los adultos quieren lograr que los más pequeños sean conscientes de sus actos, para que cuando crezcan se conviertan en personas competentes, que sepan cumplir con sus compromisos y así alcanzar todos sus anhelos.

Ser responsable te ayudará a lograr metas y objetivos en cualquier esfera de tu vida. No es un hábito fácil de adquirir, pero si te dedicas desde niño a pensar que debes responder frente a lo que otros te piden, en un futuro ya ni siquiera deberás intentarlo, porque lo tendrás completamente asumido.