*

Historia, Geografía y Ciencias Sociales, Identidad y diversidad cultural

Primer Ciclo

Historia y significado

La Semana Santa comienza con el Domingo de Ramos. En este día se celebra la entrada de Cristo a Jerusalén montado en un burro pequeño y aclamado por el pueblo como rey con ramos y gritos.

La entrada a Jerusalén

Esto ocurre pocos días antes de su arresto, juicio, condena y crucifixión. Durante la celebración en la misa se lee el texto completo del relato de la pasión y los fieles asisten con ramos y palmas para aclamar a Cristo.Jesús y sus discípulos se dirigieron hacia Jerusalén. Al llegar a Betfagé, un lugar cercano a la ciudad, al pie del Monte de los Olivos, Jesús envió a dos de sus discípulos a Jerusalén. Les dijo: “Verán a un pollino (burrito) atado en la puerta de una casa. Desátenlo y tráiganmelo. Si alguien intenta impedírselos, díganle que el Señor lo necesita y los dejarán ir en paz”.

Los discípulos hicieron lo que Jesús les había dicho y, efectivamente, encontraron un asno con su burrito. Lo desataron, colocaron unos mantos sobre él a manera de silla de montar y se lo llevaron a Jesús. Ningún hombre lo había montado aún, pero éste se mostró dócil y obediente con Jesús. De este modo se dirigió hacia Jerusalén a lomo de un asno.

Al verlo llegar, la gente cubrió el camino con sus vestidos y con hojas de palmas. La muchedumbre se arremolinaba a su alrededor, cantando y rezando hacia el cielo. “¡Bendito sea el Hijo de David! ¡Bendito sea quien viene en nombre del Señor! ¡Paz en el cielo y gloria en las alturas!”.

Conforme se acercaba a la ciudad, Jesús lloraba, porque sabía que Jerusalén iba a ser destruida.
Y cuando entró en Jerusalén, toda la ciudad se conmovió y decía: “¿Quién es éste?”. Y la muchedumbre respondía:”Éste es Jesús el profeta, el de Nazaret de Galilea”.

Entonces unos fariseos le dijeron a Jesús que hiciese callar a la gente, pero Él les respondió:”Les digo que, si ellos callasen, gritarían las piedras”.
Los mercaderes del Templo

Jesús fue entonces hacia el Templo. Al llegar allí, vio que los patios se habían convertido en un mercado.

La gente compraba y vendía, los mercaderes ofrecían sus productos a viva voz, se cambiaban moneda y se regateaba el precio de la mercadería. Jesús se enfureció terriblemente al ver todo aquello y arremetió contra los mercaderes, azotándolos con unas cuerdas, tiró al suelo las mesas de los cambistas desparramando las monedas que estaban sobre ellas y echó a los vendedores junto a sus bueyes, ovejas y palomas.”¡La casa de Dios es una casa de plegaria!”, gritaba Jesús. “¡Y ustedes la convirtieron en una cueva de ladrones!”, agregó.

Cuando el templo quedó vacío de mercaderes, la gente se acercó a Jesús para que la curara. Pero, cuando los legistas y sacerdotes vieron cómo la multitud rodeaba a aquel hombre y al escuchar a los niños cantar “Gloria al Hijo de David”, se inquietaron mucho. Así que le preguntaron a Jesús: “¿Sabes lo que cantan esos niños?”.

“Sí”. ¿Acaso no leyeron las Escrituras, que dicen que los niños inocentes son los que oran con más ternura a Dios?”, les contestó.

Jueves Santo

Para los católicos es un día particularmente especial ya que, además de culminar la Cuaresma (cuarenta día de ayuno), la Iglesia Católica se introduce en los tres días más importantes del año litúrgico, en lo que llaman el Triduo Pascual.

Por la mañana del Jueves, todos los sacerdotes, se reúnen en la Iglesia Catedral para celebrar la Misa Crismal. En esa ocasión, con la presencia del Obispo del lugar, y rodeados de fieles, renuevan sus promesas sacerdotales.

En esa misma celebración se bendicen los santos óleos con los que serán ungidos los niños que recibirán su bautismo, los enfermos y quienes celebren el sacramento de la Confirmación durante el año.

Por la noche, se celebra la Eucaristía que viene a evocar la Ultima Cena en la cual Jesucristo, en medio de la comida Pascual, ofreció a Dios su Cuerpo y su Sangre bajo las especies del pan y el vino. Al mismo tiempo, Jesús se muestra servidor de los hombres a través del lavado de los pies.

Finalmente, el Jueves Santo por la noche se realiza una vigilia de oración donde el silencio y la meditación adquieren gran importancia.

La Última Cena

El jueves tras su llegada a Jerusalén, Jesús y sus apóstoles celebraban la Pascua. Entonces, Jesús bendijo el pan, lo partió y se los dio, diciendo:  “Tomen este pan y cómanlo, porque es mi cuerpo”.

Luego bendijo el vino y, extendiéndoles la copa a sus discípulos, les dijo:“Beban de este vino, porque es mi sangre”.
Jesús miró entonces a sus discípulos, afligido, y les dijo: “Uno de ustedes va a traicionarme”.

Los discípulos no podían creer lo que estaba diciendo y se miraban unos a otros, tratando de descubrir a cuál de ellos se refería Jesús. Se preguntaban entre ellos: “¿Eres tú? ¿Es él? ¿Soy yo?”.

Pedro le habló al oído a Juan, a quien Jesús amaba mucho y que estaba sentado junto a Él:“Pregúntale al Maestro de quién se trata”.

Juan se acercó a Jesús y le preguntó: “Señor, ¿quién de nosotros lo hará?”.
“Aquél a quien yo le dé este trozo de pan”
, contestó Jesús y tomando un pequeño pedazo de pan, lo mojó en el plato que tenía delante suyo y se lo entregó a Judas Iscariote.

“Haz lo que tengas que hacer… pero hazlo rápido”, le dijo.

Sin decir una palabra, Judas se levantó de la mesa de un salto

Viernes Santo

El Viernes Santo la Iglesia Católica celebra la pasión y la muerte de Jesús por medio de la palabra, por la Adoración de la Cruz y la Comunión Eucarística.

Los acontecimientos que se recuerdan en Viernes Santo son el clímax de todos los evangelios, se concentra en él el momento más importante de la vida de Cristo. Es por ello que el significado “espiritual” de esos hechos es fundamental en la fe cristiana. Jesús efectivamente termina dando la vida por sus amigos.

La Pasión de Cristo se recuerda por medio de lo que se conoce como el Vía Crucis. Este fue creado en el siglo XII por Francisco de Asís. Tradicionalmente tiene catorce “estaciones” que recuerdan pequeños momentos del camino de la cruz (que en latín se dice “Vía Crucis”). Antiguamente algunos de estos momentos eran sólo tradicionales (o sea, no tenían paralelo en ninguno de los evangelios).

En la actualidad, sin embargo, se prefiere hacer un Vía Crucis organizado, dónde sólo se ocupan momentos evangélicos. También se realiza el Sermón de las Siete Palabras (las siete frases que en los cuatro evangelios Jesús dice desde la Cruz). Y está la adoración de la cruz. Esta última se realiza casi al final de la liturgia (en Viernes Santo no se realizan misas en recuerdo de que Jesús ha muerto) y es uno de los gestos más queridos por el pueblo creyente.

La Crucifixión

Al llegar al Gólgota, los soldados hicieron que Jesús y Simón dejaran la cruz en el suelo; luego le dijeron a Simón que se fuera. Jesús estaba muy débil, la sangre manaba de las heridas de su espalda y de su frente lacerada por la corona de espinas. Uno de los soldados le ofreció una copa de vino con mirra, para aliviar el dolor de Jesús, pero Él la rechazó. Entonces, lo acostaron sobre la cruz y clavaron sus muñecas y manos en ella. Colocaron sobre su cabeza una inscripción en hebreo, latín y griego, que decía “Jesús de Nazaret, Rey de los Judíos“. Tras esto, pusieron la cruz en su lugar. Los soldados se repartieron a suerte la ropa de Jesús y se sentaron a montar guardia.

Mientras tanto, la gente tenía distintas actitudes. Muchos miraban, llenos de tristeza e impotencia. Pero otros se mofaban de Jesús y le gritaban: “Si realmente eres el Hijo de Dios, ¿por qué no te salvas a ti mismo?”. Pero Jesús exclamó: “¡Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen!”.

Junto a Él habían crucificado a dos ladrones, uno a cada lado de Jesús. Uno de ellos también lo escarnecía: “¡Si eres el Mesías, el Hijo de Dios, sálvate y sálvanos a nosotros!”.

Pero el otro le dijo: “¿Ni siquiera temes a Dios en la hora de tu muerte? Nosotros somos castigados por nuestros crímenes, pero Él nada malo ha hecho”.

Y, volviéndose hacia Jesús, le dijo: “Señor, acuérdate de mí cuando llegues a tu Reino”. Y Jesús le dijo: “En verdad te digo que hoy entrarás conmigo en el Paraíso”.

Sábado Santo

Es el día en que Jesús estuvo enterrado. No hay detalles de lo que ocurrió entonces con los discípulos, pero al parecer estaban escondidos en el mismo lugar donde se celebró la Última Cena (Juan 20 19), o dispersos (como anotan Mateo 26 56 y Marcos 14 50).

Para el mundo católico el Sábado Santo es un tiempo de espera de la resurrección, es un día de calma, no se realizan misas, no se recibe comunión y el altar de la Iglesia permanece vacío.

José de Arimatea

La mayoría de la gente había huido cuando la tierra comenzó a temblar, pero junto a la cruz se había quedado María, acompañada por María Magdalena y María, la madre del apóstol Santiago. Ellas no tenían miedo, así que esperaron allí hasta que, al anochecer, llegó José de Arimatea. Este hombre era uno de los miembros del Sanedrín, pero también era un seguidor de Jesús, aunque mantenía esto en secreto. Arriesgándose a ser descubierto, solicitó a Pilato que le dejara bajar el cuerpo de Jesús para darle sepultura. Pilato lo autorizó, intentando compensar de alguna manera lo que él consideraba una ejecución injusta.

De esta manera, ayudado por un hombre llamado Nicodemo, José bajó de la cruz el cuerpo de Jesús, lo ungió con mirra y acíbar y lo envolvió en un sudario hecho con tela de lino. Después, lo colocaron en un sepulcro nuevo y taparon la entrada con una gran piedra.

Pero los líderes del Sanedrín fueron a ver a Pilato y le dijeron:“Señor, ese impostor –cuando todavía estaba vivo–, dijo que resucitaría de entre los muertos luego de tres días. Envía entonces guardias al sepulcro, para que sus discípulos no roben el cuerpo y digan después que ha resucitado”.

De esta manera, Pilato hizo sellar la entrada del sepulcro y puso guardias en la entrada.

Pascua de Resurreción

Celebración anual que conmemora la resurrección de Jesucristo y fiesta principal del año cristiano y que tiene lugar el domingo siguiente a la primera luna llena de primavera, por lo tanto puede variar entre el 22 de marzo y el 25 de abril.

La festividad

La festividad cristiana de la Pascua de Resurrección está relacionada con muchas tradiciones precristianas. Eran frecuentes, en el mundo pagano, las celebraciones durante el día del equinoccio de primavera algunas de cuyas tradiciones se mantiene hoy, como los huevos de pascua, originalmente pintados con brillantes colores para representar el sol de la primavera.

El origen de estas celebraciones, así como sus historias y leyendas, parten de fiestas semejantes en las religiones antiguas. La antigua Grecia conmemoraba la vuelta de Perséfone, hija de Deméter, diosa de la tierra, desde las profundidades del Infierno a la superficie terrestre; simbolizaba la resurrección de la vida en primavera tras la desolación del invierno. Muchos pueblos antiguos comparten leyendas parecidas. Los frigios creían que su omnipotente deidad se iba a dormir durante el periodo del solsticio de invierno y ejecutaban ceremonias con música y baile en el equinoccio de primavera para despertarla.

La fiesta cristiana de Pascua de Resurrección probablemente incorporaba una serie de tradiciones convergentes; los estudiosos destacan la relación original de la Pascua de Resurrección con la fiesta judía de Pascua, o Pesach. Los primeros cristianos, muchos de ellos de origen judío, eran educados en la tradición hebrea y consideraban la Pascua de Resurrección como un nuevo rasgo de la fiesta de Pascua judía, una conmemoración del advenimiento del Mesías como anunciaron los profetas.

La fecha de Pascua de Resurrección

Muchos se preguntan ¿por qué la pascua cambia de fecha cada año?. La razón es la conexión entre la pascua judía y la cristiana y la diferencia entre el calendario judío y el nuestro.

Los judíos comen el cordero pascual la víspera del 15 de Nisan (el primer mes del calendario judío). Jesús celebró la pascua (la última cena) según la costumbre judía, o sea, el 14 de Nisan, murió en la cruz el 15 de Nisan y resucitó el domingo siguiente, que ese año fue el 17 de Nisan.

Pero es muy difícil pasar una fiesta antigua del calendario judío (lunar) al nuestro (solar). El calendario judío es lunar (tiene 354 días y se basa en las fases de la luna) mientras que el nuestro es solar. Cada cuatro años los judíos intercalan un mes a su calendario, no según un método definido sino arbitrariamente por orden del Sanedrín. Esto dio lugar a numerosas controversias sobre la fecha para la celebración de la pascua. Los judíos cristianos continuaron usando el calendario judío para la pascua: El viernes santo lo celebraban el 15 de Nisan y la pascua de resurrección el 17 de Nisan (fuese o no domingo).

En el resto del imperio, sin embargo, se tomó en consideración que Jesús históricamente resucitó el domingo y todos los domingos se celebra a la fiesta de la Resurrección. Por eso se optó por celebrar La Pascua el primer domingo después de la primera luna llena después del equinoccio de primavera. La Iglesia Romana se basa en la autoridad de San Pedro y San Pablo. Pero no todos los cristianos celebraban el mismo día la pascua. Por otra parte, ya desde el siglo III se consideraba que, según el calendario romano, Jesús murió el 25 de marzo y resucitó el 27 (Computus Pseudocyprianus, ed. Lersch, Chronologie, II, 61). Algunos obispos celebraban esas fechas fijas. El Primer Concilio de Nicea (325) decretó que la práctica romana debe observarse en toda la Iglesia. Los ortodoxos celebran la pascua otra fecha porque siguen el calendario Juliano (ortodoxo ruso). La fecha de la fiesta de Pascua católica fluctúa entre el 22 de marzo y el 25 abril. En referencia a ella se calculan las otras fiestas movibles del calendario litúrgico.

La Resurrección

Al amanecer del día posterior al sábado, María Magdalena, Salomé, Juana y la otra María, la madre de Santiago, fueron al sepulcro. Querían terminar de ungir el cuerpo de Jesús, cosa que no habían podido hacer cuando Él murió por la proximidad del sábado. Clareaba el sol en el horizonte cuando las mujeres llegaron al sepulcro.

Entonces, un gran terremoto estremeció la Tierra y un ángel del Señor bajó del cielo. Brillaba como un relámpago y sus ropas eran más blancas que la nieve. Acercándose, removió la roca de la entrada de la tumba y se sentó sobre ella. Al ver esto, los guardias se aterraron tanto que cayeron como muertos. El ángel tranquilizó a las mujeres y les dijo: “No teman. Sé que buscan a Jesús, el crucificado. Él ya no está aquí: ha resucitado, como Él lo había anunciado. Vayan y díganselo a sus discípulos. Díganles que Él los encontrará en Galilea”.

Las mujeres, llenas de alegría, corrieron a ver a los discípulos y a contarles la buena noticia. Pedro y Juan fueron al lugar y comprobaron que, efectivamente, el cuerpo de Jesús había desaparecido. Admirados y sin saber bien qué pensar, ambos regresaron a casa, y esperaron. Pero María Magdalena fue a la tumba una vez más. Estaba triste y confundida. Se preguntaba si verdaderamente Jesús había resucitado o si alguien se habría robado su cuerpo.

Se puso a llorar frente al sepulcro vacío. De pronto, vio a dos ángeles sentados en el lugar donde había estado el cuerpo de Jesús. Ellos le preguntaron:”Mujer, ¿por qué lloras?”. “Porque se han llevado a mi Señor y no sé dónde lo han puesto”, fue su respuesta. Entonces se volvió y vio a un hombre parado allí. Era Jesús, pero ella no lo reconoció.

Él le preguntó:”¿Por qué lloras? A quién buscas?”. Pensando que se trataba del hombre que cuidaba el jardín del cementerio, María le dijo:”Señor, si te lo has llevado, dime dónde lo has dejado y yo me haré cargo de Él”. Jesús dijo su nombre:”¡María!”. Al escuchar su nombre de boca de Jesús, lo reconoció de inmediato.”¡Maestro!”, exclamó y se acercó a Él para tocarlo. Pero Jesús la detuvo:”No me toques, porque aún no he ido con mi Padre. Ve y dile a mis hermanos: ‘Subo a mi Padre y a su Padre, a mi Dios y a su Dios’”. Y así lo hizo María Magdalena.

Huevitos de pascua, una dulce tradición

Por efectos de la publicidad o por moda, la idea de esperar cada Domingo de Resurreción buscando los huevos de chocolates es algo que los niños no permiten pasar por alto, pero lo realmente importante es recordar el verdadero sentido de esta fecha.

Los huevos representan misterio, magia, fertilidad, plenitud de vida, etc. Es el símbolo universal en las celebraciones de Semana Santa a lo largo del mundo y han sido teñidos, pintados, adornados y embellecidos. Antes de que los huevos llegaran a entrelarzarse cercanamente con la Semana Santa de los Cristianos, fue honorado durante muchos ritos de festivales primaverales. Los Romanos, Galos, Chinos, Egipcios y Persianos todos adoraban a los huevos como un simbolo universal. La decoracion y el pintado de los huevos para Semana Santa era una custumbre en Europa durante la Edad Media.

El próximo domigo 8 de abril muchos niños revivirán aquella dulce tradición de buscar los huevitos de pascua, la misma que vivieron nuestros padres y que a nuestros abuelos pareció extraña, pues ¡qué era eso de andar buscando un conejo que ponía huevos!

Pues bien, la cosa es que por efectos de la publicidad o por moda, la idea de esperar cada Domingo de Resurreción buscando los huevos de chocolates es algo que los niños no permiten pasar por alto, pero lo realmente importante es recordar el verdadero sentido de esta fecha.

La historia

Según las viejas imaginaciones fueron los huevos un símbolo de la vida y surgieron como un símbolo para asegurar la fecundidad y las buenas cosechas.

Según la concepción cristiana, durante la Semana Santa se evoca la pasión, muerte y resurrección de Cristo. Es este último acontecimiento, el conocido como la Pascua de Resurrección. ¿Qué relación tiene con los huevos y los conejos de Pascua?

El origen de la Pascua se remonta al año 1513 a. C., cuando el pueblo judío emprendió su éxodo desde Egipto a la Tierra Prometida, acontecimiento que se celebraba cada año por tratarse de la liberación del pueblo hebreo. La tradición señala que el festejo comprendía el sacrificio de un cordero. Posteriormente y durante siete días, el pueblo hebreo comía pan sin levadura, al que llamaban pan “ázimo”.

Del mismo modo, para los cristianos la Pascua es la fiesta que conmemora la resurrección de Cristo, luego de haber entregado su vida en la cruz por los pecados del mundo. Es el cordero de Dios que se ofrece en sacrificio para limpiar a los hombres del pecado.

Con el tiempo, los primeros cristianos celebraban la Pascua del Señor al mismo tiempo que los judíos, la noche de la primera luna llena, el primer mes de primavera. Sólo hasta finales del siglo IV, la celebración de la Pascua en Jerusalén se trasladó al domingo posterior a la festividad judía, celebrándose por separado el Viernes Santo y la Pascua.

Los historiadores también mencionan como origen del “Easter” la fiesta primaveral en honor a la diosa teutónica de la luz conocida como “Easter”, representada con un huevo en la mano y un conejo a su lado, en señal de fertilidad.

Muchos son los posibles orígenes del conocido intercambio de huevos de chocolate el día de Pascua. Algunas historias se remontan a la Edad Media, cuando la Semana Santa era tiempo de pagar los censos, y este pago se hacía el domingo de Pascua y con huevos.

También existen registros de los siglos XVII y XVIII en las que el día de Pascua en Francia se le ofrecía al monarca cestas cargadas de huevos decorados artísticamente, como símbolo del nacimiento de una nueva vida que representa la resurrección de Cristo.

NOTAS RELACIONADAS