*

Ciencias Naturales, Estructura y función de los seres vivos

6° Básico

Órganos reproductores masculinos

A diferencia del femenino, el aparato sexual masculino se encuentra tanto al interior como al exterior del cuerpo.

Los órganos internos son los testículos, epidídimos, conductos deferentes, vesículas seminales, conductos eyaculadores y la próstata o glándula prostática. En ellos se fabrican los espermatozoides y las secreciones que estos requieren para ser transportados al exterior del organismo.

A la vista están el pene y el escroto, una bolsa de piel y tejido muscular que se encuentra suspendida de la región pélvica y que aloja a los dos testículos.

Testículos

Son las dos glándulas ubicadas fuera de la cavidad pélvica al interior del escroto, suspendidas por los cordones espermáticos. Tienen forma ovoide y la superficie lisa. Cada uno mide alrededor de 4,5 por 2,5 cm y pesan entre doce y veinte gramos. Estos órganos producen las células reproductoras masculinas o espermatozoides y la hormona sexual masculina (testosterona). Los testículos están cubiertos por una membrana fibrosa llamada túnica albugínea, que se proyecta al interior a modo de tabiques o paredes, formando aproximadamente 250 lóbulos. Cada uno de estos lóbulos contiene unos conductos enrollados que reciben el nombre de túbulos seminíferos. En las paredes de estos túbulos existen dos tipos de células: las seminales, que dan origen a los espermatozoides, y las células de Sertoli, que se encargan de sostenerlos y nutrirlos. Entre los túbulos hay unas células intersticiales o de Leydig, encargadas de segregar la testosterona. Los túbulos seminíferos de cada lóbulo convergen en la red testicular, que desemboca a través de unos conductos más grandes, los conductos eferentes, en un conducto grueso, conocido como epidídimo.

Epidídimos

Son dos conductos largos y enrollados, con forma de C, ubicados detrás de cada testículo, donde maduran y se almacenan los espermatozoides. Se encuentran divididos en cabeza, cuerpo y cola. La cabeza, que se halla en la parte superior del testículo, es la que se une a este mediante los conductos eferentes.

Conductos deferentes

Son los dos tubos delgados, de veinte a treinta centímetros de largo y algunos milímetros de ancho, que surgen desde la cola de cada epidídimo. Mediante estos conductos, los espermatozoides ascienden desde el epidídimo -al interior del escroto- a la cavidad abdominal, hasta las vesículas seminales.

Vesículas seminales

Son dos y se encargan de elaborar una secreción azucarada que proporciona energía a los espermatozoides, y constituye la mayor parte del semen o líquido seminal. Están ubicadas entre la base de la vejiga y el recto.

Conductos eyaculadores

Son los conductos que salen desde las vesículas seminales hasta la glándula prostática o próstata. También se dice que son la parte final de los conductos deferentes.

Próstata
Es del tamaño de una castaña y está formada por dos lóbulos laterales y uno intermedio. Es a este último lóbulo donde llegan los conductos eyaculadores. Secreta un líquido lechoso que también constituye el semen, y que contiene una sustancia estimulante para los espermatozoides.

– Uretra
Es el conducto que nace en la vejiga, atraviesa la próstata y recorre longitudinalmente el pene, hasta desembocar por su extremo. Transporta y expulsa al exterior tanto a la orina como al semen. La uretra no es parte del sistema reproductor sino del excretor, pero está relacionada con la reproducción, debido a que transporta el semen al exterior.

– Semen o líquido seminal
Es la secreción blanquecina y viscosa compuesta por los espermatozoides, más las secreciones ricas en azúcar procedentes de las vesículas seminales y el líquido lechoso producido por la próstata.

Pene

Es el órgano de forma cilíndrica que se ubica en la parte inferior del tronco. Carece de huesos y se compone de una raíz, un cuerpo y un extremo más ensanchado, denominado glande. Este está cubierto por una porción de piel llamada prepucio, al que se une por un tirante de piel llamado frenillo prepucial. El tejido del pene se divide en dos: el cuerpo esponjoso, que rodea a la uretra -que va por el centro del pene-, y que en su extremo se ensancha para formar el glande, y el cuerpo cavernoso, que se ubica sobre el anterior y es el principal encargado de la erección.

Sin embargo, ambos tejidos son eréctiles; es decir, son responsables de que el pene adquiera mayor longitud, circunferencia (ancho) y firmeza durante los momentos de estimulación sexual. Por este órgano salen del cuerpo la orina y el semen (durante la eyaculación). Por lo tanto, el pene es el encargado de depositar los espermatozoides en el interior del cuerpo de la mujer, específicamente en la vagina, durante el acto sexual.

¿Qué es el semen?

El líquido seminal o esperma es la secreción blanquecina y viscosa producida por los órganos reproductores masculinos. Está compuesta por los espermatozoides, secreciones ricas en fructuosa procedentes de las vesículas seminales y un líquido lechoso producido por la próst