*

Ciencias Naturales, Estructura y función de los seres vivos

5° Básico

La digestión

La digestión comienza cuando el alimento ingresa a la boca (o ingestión). Aquí es masticado y triturado por los dientes. En la boca se encuentra, además, un órgano muscular conocido como lengua, que ayuda a colocar el alimento entre los dientes para cortarlo y triturarlo.

  1. La digestión
  2. Recepción e ingestión

El alimento triturado es, a la vez, mezclado con saliva (producida por las glándulas salivales) que contiene una enzima digestiva, llamada amilasa salival o ptialina, que empieza a digerir el almidón que trae el alimento. Además, actúa como lubricante y destructor de parte de las bacterias ingeridas con el alimento.

Así, luego de aproximadamente un minuto, la mezcla se convierte en una masa blanda conocida como bolo alimenticio. Este es empujado por la faringe hacia el esófago, en un proceso conocido como deglución que, por medio de una serie de reflejos, permite que los alimentos y líquidos pasen con suavidad a la siguiente región del tubo digestivo.

Camino hacia el estómago

Al tragar, el bolo alimenticio avanza por la faringe hacia el esófago, mientras tanto, la epiglotis se cierra, para impedir que este pase hacia las vías respiratorias (laringe y tráquea).

Una vez en el esófago, el bolo se dirige hacia el estómago, mediante un movimiento producido por contracciones musculares involuntarios (controlado por el bulbo raquídeo), conocido como peristalsis o peristaltismo. Esto consiste en que los músculos se relajan por delante del bolo y se contraen por detrás de él para hacerlo avanzar, siendo facilitado por el moco secretado por las glándulas mucosas de las paredes esofágicas.

En la unión del esófago y el estómago existe un anillo, denominado esfínter esofágico inferior o cardias, que se abre permitiendo el paso del bolo y se cierra impidiendo la regurgitación (devolución del contenido gástrico).
En el interior del estómago, el bolo se convierte en una masa llamada quimo, al mezclarse con grandes cantidades de jugo gástrico.

Este último contiene ácido clorhídrico y pepsina, una enzima que se encarga de descomponer algunas proteínas.
En esta parte, los almidones y azúcares contenidos en los alimentos se mezclan con el jugo gástrico, pero su digestión final se realiza en el intestino delgado.

Sin embargo, a veces estos dos carbohidratos a medio digerir fermentan, dando lugar a gases que se expulsan por la boca o pasan al intestino.

Los lípidos avanzan prácticamente inalterados por el estómago, ya que no hay ninguna enzima que se ocupe de ellos.

NOTAS RELACIONADAS