*

Educación Tecnológica, Sociedad y tecnología

6° Básico

La energía

La Tierra obtiene del Sol una inmensa cantidad de energía. El hombre puede aprovechar esas fuentes energéticas transformándolas en electricidad o combustibles.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La definición más común de energía tiene que ver con la física y es la capacidad para producir un efecto o trabajo. Sin embargo, en este artículo se hablará de la energía desde el punto de vista económico y tecnológico. Es decir, lo que el hombre usa como un recurso natural necesario para su subsistencia y esto lo hace explotándolo y transformándolo para diversos fines (doméstico, industrial, etc.).

Esta energía a la que nos referimos se clasifica en renovables y no renovables.

Las primeras son los recursos energéticos inagotables, de libre disposición, que se distribuyen en amplias zonas y tienen un reducido impacto ambiental. Entre las energías renovables encontramos la hídrica, la solar, la eólica, la geotérmica, la mareomotriz y la biomasa. Las segundas son aquellas que existen en una cantidad limitada y que una vez empleadas en su totalidad no pueden sustituirse. Estas son el petróleo, el gas natural, el carbón y la energía nuclear.

El hombre y las energías

Además del Sol, el hombre utilizó la leña (hoy denominada biomasa) como principal fuente de energía durante gran parte de la historia antigua. Así, aprovechaba este recurso que fácil y naturalmente le entregaban los bosques que crecían a su alrededor para calefaccionarse, cocinar, fabricar utensilios, etc.

Sin embargo, en la Edad Media hubo un avance, ya que el recurso vegetal se empezó a utilizar para fabricar carbón. Su gran demanda provocó la disminución de la cantidad de leña (y de bosques nativos) disponible, por ello es que en los comienzos de la Revolución Industrial (1880-1914), el carbón vegetal fue sustituido por carbón mineral (piedra) conocido como coque. Así fue como este tipo de combustible empezó a usarse para propulsar las máquinas de vapor, convirtiéndose en la fuente de energía dominante a medida que avanzó la Revolución Industrial.

A finales del siglo XIX, en Estados Unidos comenzaron las primeras perforaciones de pozos de petróleo que hasta ese momento solo se empleaba en la medicina o la construcción.
La industria petrolera estadounidense creció tan rápido que comenzaron a funcionar las refinerías que procesaban los derivados del petróleo.

Esto hizo que las compañías petroleras de otros países (tales como Gran Bretaña, Países Bajos y Francia) comenzaran a buscar crudo en otras partes del mundo, especialmente en el Medio Oriente.
En la década de los 70, hubo dos grandes crisis del petróleo, producto de la guerra entre árabes e israelíes , que hizo que los países productores recortaran sus entregas. En 1980, el estallido de la guerra entre Irán e Irak generó un nuevo incremento en los precios del crudo.

En la actualidad, el petróleo y el carbón siguen siendo los recursos energéticos más utilizados para producir energía y combustibles. Pero la dependencia del petróleo está provocando que se esté consumiendo rápidamente, por lo que se han ido explorando nuevas energías, tales como la solar, eólica, geotérmica, entre otras.

Recursos y sus energías

En la actualidad, algunos recursos naturales (energéticos) son procesados y transformados para la generación de energía, especialmente, eléctrica. Los más usados son:

Sol: llega a la Tierra en forma de radiación electromagnética y su energía (la solar) es aprovechada, directa o indirectamente, para producir calor y electricidad.

Viento: es el movimiento del aire en la atmósfera y se origina por las diferencias locales de presión atmosférica y por la rotación terrestre. Este recurso produce la llamada energía eólica, que es usada para producir movimiento, que genera fuerza para mover por ejemplo, molinos o las turbinas de aerogeneradores que producen electricidad.

Agua: es un recurso indispensable para la subsistencia de los seres vivos y se puede aprovechar transformando su energía potencial (almacenada en embalses) en energía cinética (caída y pasada por turbinas) para luego convertirse en eléctrica.

– Combustibles fósiles: el carbón, el petróleo y el gas natural se denominan combustibles fósiles, ya que provienen de restos de seres vivos enterrados hace millones de años, que bajo condiciones adecuadas de presión y temperatura se transformaron en residuos orgánicos que se pueden usar como combustibles. Estos se emplean directamente, quemándolos para producir calor o movimiento, en el caso de los automóviles o bien pueden usarse para obtener energía eléctrica.

– Uranio: es un elemento químico que se puede extraer de la Tierra y que es capaz de producir energía por fisión nuclear. Esto es lo que conocemos como energía nuclear.

El Sol, la gran energía

La principal fuente de energía existente en la Tierra es el Sol, ya que de él derivan las fuentes de energía renovables y no renovables.

El Sol es la causa de la formación de varios procesos naturales como son el viento y la evaporación del agua (provocando las precipitaciones de lluvia, nieve o granizo).

También es imprescindible para que los vegetales realicen la fotosíntesis. Este astro además interviene en la formación de olas, mareas y en el calentamiento del agua del mar.

Es aprovechado como fuente calórica y luminosa, ya sea directamente o a través de estructuras que permiten su mejor aprovechamiento y su transformación en electricidad.

Datos Icarito

¿Qué significa energía? Proviene del griego enérgeia (ergon) y significa fuerza en acción.

¿Cuál es en la actualidad la energía renovable que más avances técnicos ha experimentado? La energía eólica.

¿A cuánto equivale un megavatio (MW)? Equivale a un millón de vatios.

NOTAS RELACIONADAS