*

Historia, Geografía y Ciencias Sociales, Mundo medieval

Segundo Ciclo

Europa entre los siglos X y XV

Desde el siglo IX, cuando la seguridad de las poblaciones se vio amenazada por los continuos peligros de guerras e invasiones, se estableció un nuevo sistema político y económico, conocido como feudalismo.

  1. Europa entre los siglos X y XV
  2. Las cruzadas
  3. Los caballeros medievales

Entre los siglos X y XII, el incremento de la población y el aumento de los rendimientos agrícolas generaron excedentes tanto de mano de obra como de productos, lo que originó un auge de las ciudades. Esto hizo que surgiera una nueva clase social, llamada burguesía, compuesta por artesanos y comerciantes.

En estos siglos tuvo lugar, asimismo, uno de los hechos más destacados del período: la defensa de los Santos Lugares (Jerusalén) donde había vivido Cristo, los que habían sido conquistados por los musulmanes. Fue así como se produjeron las Cruzadas (siglos XI-XII), una de las mayores empresas de la cristiandad medieval, las que no solo tuvieron un fin religioso, sino que sirvieron también para aumentar los límites del poder europeo, desarrollar el comercio mediterráneo y aliviar la presión musulmana sobre el imperio bizantino.

En el siglo XII, las monarquías europeas empezaron a imponer su autoridad sobre los señores feudales, para lo cual se aliaron con la burguesía de las ciudades.

Durante el reinado de Felipe II (1180-1223), en Francia se desarrolló una política de centralización y expansión de la Corona hacia los ducados independientes, es decir, hacia los estados gobernados por un duque. En tanto, en Inglaterra se redactó una Carta Magna, en la que por primera vez el poder inglés quedó regulado y sometido a las cámaras parlamentarias.

En la segunda mitad del siglo XII, el emperador alemán Federico I Barbarroja (1152-1190) impuso su poder sobre el Papado de Roma, situación que se revirtió a finales de ese siglo, cuando el Papa Inocencio III devolvió el poder de la Iglesia a todos los reinos cristianos.

El siglo XIV trajo consigo una profunda crisis económica, espiritual y social, gatillada por factores como el aumento de la población; las revueltas campesinas contra los señores feudales; la guerra de los Cien Años entre Francia e Inglaterra; la gran epidemia de peste bubónica, y la división de la Iglesia Católica conocida como Gran Cisma, cuando había dos o tres papas rivales.

La caída de Constantinopla en poder de los turcos otomanos en el año 1453 -hecho que para algunos historiadores marca el fin de la Edad Media- significó el cierre de las actividades comerciales con el Mediterráneo oriental. Esta situación motivó a la burguesía europea a abrir nuevas rutas comerciales hacia el oeste, con lo que se fomentó el desarrollo de las técnicas de navegación y, en etapas posteriores, los grandes descubrimientos.

NOTAS RELACIONADAS