*

Historia, Geografía y Ciencias Sociales

Segundo Ciclo

Chile toma posesión de la Isla de Pascua

La Isla de Pascua es anexada al Gobierno de Chile por decisión de los propios pascuenses. En esta operación sobresalió la actuación del comandante Policarpo Toro.

  1. Rapa Nui
  2. Una isla rica en tradiciones
  3. El ombligo del mundo
  4. Chile toma posesión de la Isla de Pascua

En nombre de la República de Chile, presidida por José Manuel Balmaceda Fernández, el Capitán Policarpo Toro tomó posesión de la Isla de Pascua, el 9 de septiembre de 1888, quedando ese mismo día incorporada al territorio nacional. La Isla se encuentra ubicada frente a la IV Región en medio del Océano Pacífico, pero depende administrativamente de la V Región, siendo sus habitantes de orígenes polinésicos.

Ese día, el Capitán Toro convocó a los jefes de las familias nativas al pie de un asta al costado de la iglesia de la pequeña aldea y leyó en español el Acta de Cesión, que fue traducida al pascuense por un isleño:

Los abajo firmados, jefes de la Isla de Pascua, declaramos ceder para siempre y sin reservas al gobierno de la República de Chile, la soberanía plena y entera de la citada isla, reservándonos, al mismo tiempo, nuestros títulos de jefes de que estamos investidos y que gozamos actualmente“.

El misterio ha rodeado siempre a “Rapa Nui“, nombre que los nativos le dan a la Isla. La curiosidad y asombro de todo el mundo ha sido despertado especialmente por los “moais”, gigantescas cabezas talladas en piedra volcánica.

Su escritura es indescifrable hasta el día de hoy y tampoco ha sido posible que los investigadores descubran por qué fueron hechas y cómo lograron los nativos levantar esos enormes bloques de piedra.

El interés de Chile por la Isla de Pascua comenzó en 1870, cuando envió a la corbeta O’Higgins en viaje de instrucción a los Cadetes de la Escuela Naval, al mando del Capitán de Navío José Anacleto Goñi Prieto, siendo el Segundo Comandante del buque, el Teniente Primero Arturo Prat Chacón. Durante su estadía se efectuó el levantamiento hidrográfico de la isla.

Cinco años más tarde, en 1875, la Armada de Chile envió nuevamente a la corbeta “O’Higgins” en un segundo viaje de instrucción a la isla, al mando del Comandante Juan Esteban López. En esa ocasión iba a bordo el joven Guardiamarina Policarpo Toro Hurtado, quien concibió la idea de que ésta debería ser incorporada al territorio chileno, por su gran valor estratégico.

Once años más tarde en 1886, Toro siendo Capitán de Corbeta e instructor de los Guardiamarina, viajó nuevamente a Pascua en la corbeta “Abtao”. A su regreso, elevó una memoria al gobierno dando a conocer la importancia que tendría para el país la Isla, una vez abierto el Canal de Panamá.

En el informe señalaba además, la necesidad de los nativos de estar amparados bajo la protección de una bandera, para evitar los abusos a que estaban siendo sometidos. El estudio movió al gobierno de Balmaceda a interesarse en el proyecto y al año siguiente, comisionó al Comandante Toro para trasladarse a Tahiti y gestionar la compra de la isla.

Así, en septiembre de 1887, Toro zarpó hacia Tahiti, recalando previamente en Isla de Pascua, para llegar a un acuerdo previo con los isleños, llegando a su destino final en noviembre del mismo año.

Mientras tanto, ese mismo año, Ko Reto a Kerunga, Reina de Isla de Pascua y esposa de Jean Baptiste Dutrou Bornier, había solicitado a Francia su protectorado, lo que fue rechazado por el Ministro de Marina, Almirante Krantz, prohibiendo a Dutrou Bornier izar la bandera francesa en esa isla. Anteriormente se había hecho la misma solicitud en 1872, 1873 y 1874, siendo siempre rechazada.

Toro tuvo éxito en las negociaciones en Tahiti y, con la aceptación de las autoridades francesas, suscribió un compromiso de compra y venta. Cabe consignar que, los pagos de la tramitación preliminar las hizo Toro de su peculio personal.

Al año siguiente, el gobierno nuevamente lo envió a Tahiti en el transporte “Angamos”, llevando una pequeña colonia de doce personas que se establecieron en Isla de Pascua, al mando del Capitán de Ejército Pedro Pablo Toro Hurtado, hermano del marino.

La misión de Toro fue finiquitar la operación mediante el pago de seis mil libras esterlinas a los dueños de la Isla y cinco mil francos a la misión católica que tenía bienes en ella. A su regreso al continente, Toro recaló en Pascua y la incorporó al territorio nacional en una ceremonia oficial en nombre del Gobierno de Chile.

NOTAS RELACIONADAS