*

Geografía de Chile: Regiones, Historia, Geografía y Ciencias Sociales

Segundo Ciclo

Población y actividad económica

Su economía se sustenta en la ganadería, en la actividad industrial (extracción y producción de petróleo y gas natural), en la actividad forestal, en la extracción e industrialización de productos marinos y en la generación de energía eléctrica.

De acuerdo con el Censo de 2002, la población de la Duodécima Región es de 150.826 habitantes. De este total 78.907 son hombres (52,31 por ciento) y 71.919 (47,68 por ciento) son mujeres. El 92,6 por ciento corresponde a población urbana. La densidad es de 0,10 habitantes por km².

La localidad que registró un mayor aumento porcentual en su población, desde el Censo de 1992, fue la comuna de Timaukel, con un 67,9 por ciento. La tasa media estimada de crecimiento anual en la Región de Magallanes y de la Antártica Chilena, para el período 2000-2005, es de 0,69 personas por cada 100 habitantes.

Economía regional

El Producto Interno Bruto de la Duodécima Región es de 135.035 millones de pesos, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) del año 2000.

Su economía se sustenta en la ganadería, en especial de ovinos; la actividad industrial, principalmente en la extracción y producción de hidrocarburos como el petróleo y el gas natural; la actividad forestal, sobre todo en la explotación de la lenga; en la extracción e industrialización de productos marinos, como la centolla, el ostión del sur y el congrio dorado, y en la generación de energía eléctrica, con un sistema de suministro de energía independiente del Sistema Interconectado Central y centrales termoeléctricas (ver glosario) que aprovechan el gas natural disponible.

Atractivos turísticos

El turismo ha logrado un rápido desarrollo gracias al potencial de la región basado en sus hermosos paisajes y la cordialidad de su gente, aunque su principal obstáculo es la lejanía y dificultades de acceso. Además, la Duodécima Región es la puerta natural a la Antártica y a su principal destino: la Península Antártica, que corresponde al Territorio Chileno Antártico.

Si bien la región no produce mucha artesanía, destacan sus tejidos de lana de oveja, su cestería y la fabricación de diversas prendas de vestir en cuero de cordero con chiporro (con la lana hacia adentro).

La fiesta popular más conocida de la Duodécima Región es la fiesta de la esquila, que coincide, evidentemente, con la temporada del corte de la lana de las ovejas, que se celebra en todas las estancias locales.

Entre los lugares de interés turístico por provincia que se pueden visitar están:

• Provincia de Última Esperanza: Puerto Natales, y desde ahí se puede ir al Parque Nacional Torres del Paine, y el Monumento Natural Cueva del Milodón.

• Provincia de Magallanes: en Punta Arenas, la estatua del indio patagón, el Museo Regional Salesiano Maggiorino Borgatello, el monumento al ovejero y la zona franca. Además, desde esa ciudad se pueden organizar expediciones por mar a diferentes lugares del Estrecho De Magallanes. Fuera de Punta Arenas se puede ir al Fuerte Bulnes y también a Puerto del Hambre.

• Provincia de Tierra del Fuego: Bahía Lomas, sobre todo en primavera, cuando llegan millones de aves migratorias, y la ciudad de Porvenir.

• Provincia Antártica Chilena: el Museo Martín Gusinde de Puerto Williams, que tiene muestras de animales locales y una exhibición arqueológica sobre las culturas yámana (yaganes), selknam (onas) y kaweshkar (alacalufes); la bahía Windhond y Walaya, donde existió, en esta última, una misión evangelizadora destruida por los yámanas; y los enormes icebergs, paisajes de hielo y fauna de la Antártica.

Pueblos originarios

Hasta la llegada de los exploradores y conquistadores europeos (siglo XVI), el territorio americano de la región fue habitado por los pueblos aonikenk (tehuelches), kaweshkar (alacalufes), selk’nam (onas) y yámana o yagán. Sus descendientes fueron desapareciendo en los años y siglos siguientes, primero, por causa del contacto con los extranjeros y, luego, producto de la relación con el pueblo chileno.

Los tehuelches eran cazadores nómadas que se distinguían por su elevada altura. Se cree, incluso, que del tamaño de sus pies deriva la palabra patagonia. Se postula que estaban emparentados con los onas, cultura cazadora y recolectora de recursos marinos. Por otro lado, los yaganes formaban un pueblo que navegaba en canoas por las aguas de los canales australes. Ocasionalmente, tuvieron contacto con los alacalufes, también canoeros y nómadas.