*

Época contemporánea, Historia, Geografía y Ciencias Sociales

Segundo Ciclo

El predominio de Estados Unidos

Sin el contrapeso serio de Rusia, Estados Unidos se vio libre para aplicar su autoimpuesta tarea de apoyar la instauración de la democracia en el mundo.

Legitimado por la ONU, Estados Unidos participó en la guerra del Golfo, en 1991, cuando Irak invadió el emirato de Kuwait por órdenes del líder iraquí Saddam Hussein. Ante el despliegue de la fuerza multinacional (ver glosario) comandada por los norteamericanos, Hussein retiró sus tropas de Kuwait. Estados Unidos, con el visto bueno de la ONU, también intervino en Somalia en 1992, y en Haití en 1994. Estados Unidos involucraba de esta forma a sus aliados en situaciones que sobre todo interesaban a su propio país.

El actual Presidente norteamericano, George Bush, ha enfatizado la lucha contra el terrorismo, sobre todo después de que su país sufriera el peor atentado terrorista de su historia. Tres aviones comerciales estadounidenses fueron estrellados, el 11 de septiembre de 2001, contra las Torres Gemelas de Nueva York y el Pentágono en Washington, mientras que un cuarto caía en Pensilvania, causando miles de víctimas.

Este hecho, adjudicado a Osama Bin Laden, líder musulmán, desencadenó en 2002 la invasión de Afganistán por parte de una fuerza multinacional compuesta por Estados Unidos y Gran Bretaña. La idea era capturar a Bin Laden y derribar el régimen talibán que lo protegía. Solo se logró lo último.

Siguiendo con su política antiterrorista, Bush recientemente atacó y ocupó Irak, para deponer a Saddam Hussein y, en lo posible, apresarlo, objetivo que solo se cumplió a medias, pues el líder iraquí no fue encontrado. El pretexto para esta acción fue que Irak poseía armas químicas y que estaba dispuesto a usarlas contra Estados Unidos.

Estos acontecimientos, fuera de probar la hegemonía norteamericana en estos momentos, significan que aún persisten condiciones desiguales entre las diferentes naciones, cuya solución es la tarea a asumir durante este Tercer Milenio.

Globalización

El término globalización busca lograr que las comunicaciones, finanzas e, incluso, algunas políticas básicas se realicen a nivel planetario, de tal forma de unificar ciertas tendencias mundialmente.

Donde más ha ocasionado repercusiones esta filosofía es en el ámbito económico con las zonas de libre comercio, como el Nafta (conformado por Estados Unidos, Canadá y México) y la Comunidad Económica Europea. De hecho, la moneda única del viejo continente, el Euro, es un reflejo de este movimiento. También se trata de aprovechar las interconexiones mediáticas a través de los satélites de comunicación e internet, que permiten saber al instante qué es lo que pasa en el mundo, lo que facilita la adopción de decisiones con rapidez.

La globalización se originó en los deseos de personas ajenas a la economía real o productiva, de obtener ganancias por medio de la compra y venta de divisas, utilizando las grandes redes informáticas que cubren prácticamente toda la Tierra.

Sin embargo, la globalización no ha impedido que exista inestabilidad financiera. Las crisis de México (efecto tequila), del sudeste asiático (efecto dragón), de Rusia (efecto vodka) en los 90, con la devaluación de sus respectivas monedas, lo prueba.

Tampoco la uniformidad de las relaciones políticas e ideológicas ha sido capaz de solucionar los problemas provocados por el crecimiento del fundamentalismo religioso, como la crisis de Argelia en 1992, en que ese país estuvo a punto de aceptar el radicalismo islámico; el auge del terrorismo, con los atentados como el de Nueva York; los nacionalismos exagerados, con el conflicto judío-palestino, aunque también este tiene un fuerte componente religioso, o las luchas sangrientas entre diferentes etnias, como las que azotan a África.

Glosario

– Multinacional: cualquier grupo compuesto por representantes de varias naciones o países.

– Divisa: dinero en moneda extranjera.

NOTAS RELACIONADAS