*

Época contemporánea, Historia, Geografía y Ciencias Sociales

Segundo Ciclo

Líderes de la revolución Rusa

  1. Líderes de la revolución Rusa
  2. León Trotsky
  3. Lenin

A principios del siglo XX, la economía rusa estaba en crisis. Las carencias de la población, que más tarde se sumaron a los horrores de la Primera Guerra Mundial, generaron un descontento generalizado contra el régimen zarista.

En 1905 hubo una rebelión importante, pero fue aplacada. La revolución estalló en marzo de 1917 (febrero según el calendario juliano, creado por Julio César y usado por los rusos), cuando los obreros de San Petersburgo hicieron una protesta que luego se extendió a otras ciudades. Las tropas se negaron a tomar medidas contra los rebeldes. El zar Nicolás II fue destituido y encarcelado.

Un gobierno provisorio, formado por liberales y socialistas moderados, intentó establecer una democracia parlamentaria, pero su poder estaba limitado por el del Sóviet, consejo revolucionario de obreros.

Después de varios cambios, el gobierno fue encabezado por el socialista Alexandr Fiódorovich Kerenski. Pero su gestión no fue aprobada por los bolcheviques (comunistas), que deseaban cambios más drásticos. En noviembre (octubre según el calendario juliano) de 1917 tomaron las armas y se apoderaron del poder. Se formó el Consejo de Comisarios del Pueblo.

Así comenzó el gobierno del comunismo en Rusia, que después habría de llamarse Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (hasta 1991).

León Trotsky

Datos biográficos

 Lev Davidovich Bronstein nació en Yanovka, Ucrania, Rusia, el 7 de noviembre de 1879. Era hijo de un pequeño propietario agrícola judío.

Antes de cumplir los veinte años comenzó a inmiscuirse en la vida política. Mientras estudiaba derecho en la Universidad de Odessa, participó en la creación de la Unión de Trabajadores del Sur de Rusia (1897), por lo que en 1898 fue encarcelado y más tarde, desterrado a Siberia.

En 1902 logró escapar con un pasaporte en el que figuraba como Trotsky, nombre que adoptó como seudónimo revolucionario.

En esta época entró en contacto con Lenin, Plejánov y otros componentes del Partido Obrero Social Demócrata Ruso. De hecho, escribió en el periódico Iskra, creado por Lenin. En el congreso de este partido, en 1903, colaboró con Lenin “pese a que discrepaba de su concepción autoritaria del partido”, tratando de reconciliar a la facción que este dirigía (los bolcheviques) con la facción rival (los mencheviques), con los que él simpatizaba.

La etapa decisiva

Regresó a Rusia para ser uno de los principales protagonistas de la Revolución de 1905. En San Petersburgo organizó el primer Sóviet o consejo revolucionario de trabajadores. Al fracasar la revolución, fue detenido y deportado por segunda vez a Siberia, pero también se escapó.

Se estableció en Viena y después en París, tras el inicio de la I Guerra Mundial. Su actividad antibélica motivó su expulsión de Francia y España y su marcha a Nueva York.

Cuando estalló la revolución, en marzo de 1917, regresó a Rusia. En julio ingresó al partido bolchevique, siendo elegido miembro del Comité Central, así como presidente del Sóviet de Petrogrado “anterior San Petersburgo, posterior Leningrado” y del Comité Militar Revolucionario.

En la revolución de noviembre fue el principal responsable de la toma del Palacio de Invierno por los bolcheviques.

Integró el Consejo de los Comisarios del Pueblo, como Comisario de Asuntos Exteriores (1917-18). Firmado el armisticio de Brest-Litovsk (ver infografía), renunció a su cargo y, en julio de 1918, pasó a ocupar el de Comisario de Guerra (1918-25). En ese puesto organizó el Ejército Rojo, que derrotó en una guerra civil (1918-20) al Ejército Blanco (contrarrevolucionarios) y a sus aliados occidentales. Durante la guerra civil, desarrolló el “comunismo de guerra”. Este consistió en el control estatal del consumo y la producción, en especial de los bienes agrícolas y los insumos bélicos, para asegurar el abastecimiento del Ejército Rojo y de la población más pobre de las ciudades.

La arremetida de Stalin

Fue considerado el sucesor de Lenin, incluso por él; pero en la lucha por el poder que siguió a la muerte de este, en 1924, no logró imponerse sobre Stalin.

Trotsky criticaba con dureza la tesis del nuevo líder, del “socialismo en un solo país”, ya que pensaba que un régimen comunista que estuviese limitado a Rusia no tendría posibilidades de mantenerse. También rechazaba su tendencia a la centralización del poder y propuso la democracia dentro del partido. Stalin logró su destitución como Comisario de Guerra.

Poco después, pese a su alianza con los antiguos aliados de Stalin, Grígori Zinóviev y Liev Kámenev, perdió sus cargos en el Politburó (comisión política del Comité Central) y el Comité Central del Partido Comunista, del que fue expulsado en 1927. Después de un año de destierro en Alma Ata (actual Kazajstán), fue obligado a abandonar la Unión Soviética, en enero de 1929.

Pasó varios años en Turquía, después se fue a Francia (1933), estuvo un breve período en Noruega, hasta que finalmente, en enero de 1937, llegó a México, donde fue acogido por el muralista Diego Rivera. Este solicitó el asilo político, para él y su señora, al presidente Lázaro Cárdenas y lo acogió en su casa.

En 1938 fundó la Cuarta Internacional, formada por pequeños grupos antiestalinistas, que reivindicaban el leninismo y la revolución. Durante los “juicios de Moscú” (1936-1938), hecho a los líderes de la oposición comunista, fue condenado a muerte en rebeldía.

El 20 de agosto de 1940, murió en Coyoacán, asesinado por orden de Stalin, a manos del comunista español Ramón Mercader.

El Ejército Rojo

Trotsky organizó el “Ejército Rojo” para hacer frente a la contrarrevolución, en la guerra civil que se produjo luego de la llegada al poder del nuevo gobierno comunista, encabezado por Lenin. En dos años, este ejército tuvo cinco millones de soldados, lo que permitió al gobierno bolchevique imponer su autoridad en toda Rusia.

Su pensamiento

Trotsky pensaba que el régimen comunista solo podría consolidarse en Rusia en el marco de un proceso revolucionario internacional dirigido por la clase obrera. Además, creía en la auto organización y la democracia directa de las agrupaciones obreras.

Desarrolló su teoría en los textos Balance y perspectivas, La revolución permanente (1930), Historia de la revolución rusa (1932), La revolución traicionada (1940) y en artículos periodísticos.

Lenin

Datos biográficos

Vladimir Ilich Ulianov es más conocido por su nombre clandestino, Lenin. Nació en la ciudad rusa de Simbirsk (posterior Uliánovsk), el 22 de abril de 1870. Miembro de una familia de intelectuales contraria al régimen de los zares, se distinguió en sus estudios secundarios y se graduó de abogado con honores.

En 1895, conoció a Gueorgui Plejánov, el principal líder marxista de Rusia. Ambos lograron unificar a todos los grupos socialistas del país en el Partido Obrero Social Demócrata. Pero el grupo fue desmembrado y Lenin fue deportado a Siberia (1897). Allí conoció a Nadiezhda Krupskaia, con quien se casó en 1898. Liberado en 1900, Lenin se fue a Suiza, donde fundó el periódico socialdemócrata Iskra (La Chispa), junto a Plejánov. Con posterioridad, sus ideas chocaron con las de Plejánov y León Trotsky, otro destacado teórico de la revolución. La ruptura se produjo en el congreso del Partido Obrero Social Demócrata, reunido en 1903.

El grupo de Lenin pasó a llamarse bolchevique (mayoritario) y el resto, menchevique (minoritarios). Estuvo presente en San Petersburgo durante la fracasada revolución de 1905 y tuvo que volver al exilio en 1907. En marzo de 1917, estalló la insurrección que depuso al zar Nicolás II. Lenin regresó en abril y de inmediato sostuvo que era necesario entregar al Sóviet (consejo revolucionario de obreros) todo el poder, derribar al gobierno burgués e instaurar una dictadura proletaria. No sin oposición, logró que el comité central bolchevique adoptara esa postura. La revolución bolchevique se consumó en noviembre de 1917, con la expulsión del gobierno provisional. Se formó el Consejo de Comisarios del Pueblo, nuevo órgano de gobierno, en cuya presidencia se colocó a Lenin.
En el poder

Entre las primeras medidas de Lenin se cuentan: la salida de Rusia de la I Guerra Mundial “tarea que se le encomendó a Trotsky” y la confiscación de las tierras de la Iglesia y de los latifundios y su reparto entre los campesinos. Luego siguieron otras medidas para nacionalizar los medios de producción. Las fábricas fueron controladas por los obreros y se nacionalizaron los bancos. Las precipitadas reformas produjeron una violenta guerra civil. Lenin estableció un régimen del terror basado en la policía secreta, llamada Cheka.

El Ejército Rojo pudo contener a los opositores (Ejército Blanco), que contaron con el apoyo de tropas de países occidentales. A fines de 1920, Lenin se había consolidado en el poder, pero la economía estaba arruinada. La producción industrial había caído a la quinta parte respecto de las cifras anteriores a la guerra. Las ciudades estaban desabastecidas. El gobierno trató de quitar a los campesinos sus productos para distribuirlos (parte de las medidas del “Comunismo de Guerra”), pero estos redujeron los cultivos como protesta. Muchos millones murieron de hambre.

En 1921, Lenin implantó la Nueva Política Económica (NEP), con la cual pretendió implantar el capitalismo de Estado que después daría paso al comunismo. Este sistema más moderado permitió a los campesinos y comerciantes vender con libertad sus productos. En pocos años, la economía se recuperó. Además, en 1922, le dio una estructura federal al antiguo imperio de los zares, que pasó a llamarse Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS). Murió de una hemorragia cerebral, en Gorki, cerca de Moscú, el 21 de enero de 1924.

Sus teorías

Lenin sostenía que la fuerza motora de la revolución eran los obreros industriales y los campesinos más pobres, a los que consideraba capaces de instaurar una dictadura socialista. Sus concepciones están desarrolladas en sus textos El desarrollo del capitalismo en Rusia, ¿Qué hacer?, Materialismo y empiriocriticismo, El socialismo y la guerra, Tesis de abril, El imperialismo, última etapa del capitalismo y El Estado y la revolución.

Stalin

Datos biográficos

El verdadero nombre de Stalin era Iósiv Vissariónovich Dzhugashvili. Nació en Gori, Georgia, Rusia, el 21 de diciembre de 1879.

De origen humilde, en 1894 ingresó en el seminario teológico de Tbilisi, pero en 1899 fue expulsado por su adhesión al marxismo.

En 1903 se unió a la facción bolchevique del Partido Obrero Social Demócrata Ruso, encabezada por Lenin.

Por su participación en la insurrección de 1905, en la que dirigió acciones armadas, y en varias huelgas, fue encarcelado y enviado al exilio varias veces.

En 1912, cuando se dividió el partido, fue elegido miembro del Comité Central del Partido Comunista.

Entre 1913 y 1917 estuvo desterrado en Siberia. El estallido de la revolución, en marzo de 1917, le permitió regresar a Petrogrado “anterior San Petersburgo, posterior Leningrado”, donde asumió la dirección del periódico Pravda, órgano bolchevique.

En el golpe de Estado de noviembre del mismo año, tuvo un importante papel en la toma del poder. Fue nombrado Comisario de las Nacionalidades.

Desde ese cargo y como miembro del Politburó, intervino en los acontecimientos de la guerra civil (1918-1920).

En 1922, fue nombrado Secretario General del Comité Central del Partido Comunista.

Tras la muerte de Lenin, en 1924, apoyado por Grígori Zinóviev y Liev Kámenev, se convirtió en el gobernante de la nación.

Al mando de la URSS

Durante los años siguientes, Stalin consolidó su poder mediante la exclusión del Politburó de sus antiguos colaboradores y de Trotsky, a quien expulsó del país en 1929. Se apoyó en Nikolái Bujarin y Alexéi Ríkov.

Convencido de la imposibilidad de la revolución mundial planteada por Trotsky, la tesis de Stalin era “socialismo en un solo país”, que consistía en imponer el socialismo primero en la URSS, convirtiéndola en una gran potencia. Alcanzada esa meta, se podía reanudar la lucha por la revolución internacional.

Con este fin creó un programa económico de “Planes Quinquenales”, que al final de su gobierno convirtió a la URSS en una potencia industrial (ver recuadro).

Stalin gobernó como dictador por casi treinta años. Impuso su poder gracias a la policía secreta, que mantuvo a la población reprimida.

A fines de 1934, a causa del asesinato de su colaborador Serguéi Kírov, se organizaron los “juicios de Moscú” (1936-1938). Se mató a todo posible opositor a su gobierno perteneciente a la plana mayor del ejército, los altos funcionarios del Estado y los dirigentes del Partido Comunista. Incluso, se deshizo de sus ex aliados, Kámenev, Zinóviev, Bujarin y Ríkov.

En la II Guerra Mundial

En 1939 estuvo en fallidas negociaciones con las potencias occidentales, para aliarse contra la Alemania nazi. En un cambio radical, en agosto de ese año firmó un tratado de no agresión con Alemania y un protocolo secreto en el que Hitler y Stalin acordaban el reparto de Polonia. La guerra estalló en septiembre, tras la invasión alemana de Polonia.

La URSS y Alemania se repartieron Polonia. Además, las fuerzas de Stalin invadieron Finlandia, obteniendo parte de su territorio, y las Repúblicas bálticas (Estonia, Letonia y Lituania), que fueron incorporadas a la Unión Soviética.

Pero en 1941 las tropas alemanas invadieron la Unión Soviética. Después de importantes avances, la ofensiva alemana se detuvo. En 1943, el ejército soviético emprendió el contraataque. En 1945 llegó a Berlín. Hitler se suicidó. La guerra terminó rápidamente.

Tras el retroceso alemán, las fuerzas soviéticas habían ocupado numerosos países del este de Europa. Finalizada la guerra, estos adoptaron regímenes comunistas nominalmente independientes, pero en la práctica sujetos a Moscú. La Unión Soviética se convirtió en una potencia mundial.

Se inició la Guerra Fría. Stalin opuso a la URSS con los Estados capitalistas occidentales, encabezados por Estados Unidos. Murió en Moscú, de una hemorragia cerebral, el 5 de marzo de 1953.

Los planes quinquenales

La nueva política económica se inició en 1928. El primer plan quinquenal fue el primer intento de establecer una política económica centralmente planificada.

Se fijaron metas de producción. Cada fábrica debía cumplir con un programa determinado.

Como Stalin quería convertir a Rusia en una gran potencia industrial, redujo el consumo y la producción de bienes de consumo al mínimo, para así concentrar el esfuerzo y el capital en la industria pesada.

En el campo, a causa de los repartos que había hecho Lenin, se había formado una nueva clase de propietarios, los kulacs. Entre 18 y 20 millones de estos propietarios medianos fueron expropiados y expulsados de sus tierras, para imponer la colectivización. Muchos millones murieron. La administración de las tierras fue entregada a los kolkoses y sovkoses, que eran cooperativas y fincas estatales.

Se favoreció la introducción de moderna maquinaria de trabajo agrícola, para que los obreros fueran a trabajar en las fábricas de los nuevos centros urbanos.

NOTAS RELACIONADAS