*

Historia, Geografía y Ciencias Sociales, Orígenes del hombre

Segundo Ciclo

Importancia del Nilo

  1. Importancia del Nilo
  2. Egipto: el destino del Nilo

Los egipcios fueron indudablemente un pueblo adelantado, que junto con desarrollar un considerable poderío territorial se anticipó a muchas actividades que conocemos hoy en día, como el arte, los cultivos o la astronomía. Desde los inicios de su historia crearon una sociedad basada en la agricultura, aprovechando las bondades del río Nilo, que de no existir habría hecho imposible la existencia humana en ese lugar. Por lo mismo, el gran historiador griego Herodoto se refería a Egipto como el “don del Nilo”.

Este caudal nace en los lagos Victoria, Alberto y Eduardo, en el centro de África, donde el clima tropical provoca lluvias abundantes que hacen que el río sea caudaloso hasta su desembocadura en el mar Mediterráneo.

En los meses de junio y octubre se producen las lluvias tropicales más abundantes, por lo que el caudal del río aumenta enormemente. Cuando a finales de septiembre las aguas empiezan a descender, depositan el légamo fertilizante en las riberas del río, que los egipcios aprovechaban como zonas de cultivo. Ellos, luego de sucesivas observaciones, descubrieron que existía un ciclo que se repetía periódicamente, y que existía una notable relación entre la crecida del Nilo y el movimiento de los astros, lo que dio origen al año solar de 365 días.

Para que las crecidas del Nilo fueran bien aprovechadas, los egipcios tuvieron que construir sistemas de canales de regadío y barreras de contención, cuyo trabajo exigía de una gran disciplina colectiva que solo un gobierno fuerte podía imponer. Esta es la razón por la cual se dice que el río Nilo determinó la formación del Estado y la organización política del Antiguo Egipto.

El origen de la civilización egipcia

Pueblos nómadas del norte de África, semitas del Asia y negroides del centro de África, agrupados en clanes, migraron y se instalaron a orillas del río Nilo, convirtiéndose en sedentarios y dedicando sus esfuerzos a la agricultura. Con el fin de aprovechar mejor la tierra, se agruparon en dos reinos: el Alto Egipto y el Bajo Egipto. Cerca del año 3000 a.C., el rey Menes, del Alto Egipto, unifica estos dos reinos y fija como capital a Menfis, formándose el primer Estado en la historia de la humanidad.

NOTAS RELACIONADAS