*

Errázuriz Echaurren, Federico

Nació en Santiago, el 16 de noviembre de 1850. Fue hijo del presidente del período liberal Federico Errázuriz Zañartu y de Eulogia Echaurren García-Huidobro.

Se tituló de abogado de la Universidad de Chile en 1873, pero se dedicó a la agricultura y administración de su hacienda en Colchagua.

En el año 1876, entró a la actividad política, siendo elegido diputado por Constitución. En agosto de 1890, fue nombrado ministro de Guerra y Marina, bajo el gobierno de Balmaceda, en el llamado gabinete de conciliación de Belisario Prats.

Al asumir como presidente de Chile, a pesar de que tenía solo 46 años, Errázuriz mostraba una salud muy deteriorada, por lo que tuvo que ausentarse durante su mandato y viajar a Alemania para tratarse.

Falleció el 12 de julio de 1901.

La elección presidencial de 1896

En 1896, los distintos sectores políticos se agruparon en dos bloques: la Coalición Liberal Conservadora, que llevaba de candidato a Federico Errázuriz Echaurren, y la Alianza Liberal, que favorecía a Vicente Reyes Palazuelos.

Esta campaña electoral ubicaría al país en medio de una nueva y marcada contienda política. Así, por un lado, Reyes, que militaba en el Partido Liberal y tenía ideas más progresistas, apoyaba con fervor la conversión metálica. Y por el otro, Errázuriz, que era conservador y pertenecía a una familia de reconocido fervor católico, prefería un régimen de cambios bajos y variables.

Realizadas la elección y los correspondientes escrutinios de votos, resultó que ninguno de los candidatos tenía la mayoría absoluta.

Así, en una discutida elección, por solo dos votos de ventaja, el Congreso favoreció a Errázuriz.

El escenario político-social

Para cuando Errázuriz asumió la presidencia, el equilibrio de los poderes estaba algo más restablecido. El presidente contaba con mayoría en el Senado, pero no en la Cámara baja.

Por otro lado, la situación económica estaba bastante menoscaba por la progresiva crisis que afectaba al salitre, acarreando desocupación y los consecuentes problemas sociales.

A esto se agregaban los conflictos con Perú, Bolivia y Argentina, que estaban en un momento crítico.

En este inestable escenario, lo importante era fortalecer el consenso de la Coalición. Esto se expresó en la formación del primer gabinete, integrado por tres liberales y tres conservadores.

Avances en educación y obras públicas

Durante este gobierno hubo un indiscutido avance en educación y en obras públicas. En el primer ámbito, se destacó la creación de diversos establecimientos de educación: cursos de matronas, de enfermeros y enfermeras, la Escuela Profesional de Niñas de Valparaíso, el Instituto Comercial de Santiago, un liceo de niñas en Santiago y otro en Iquique.

En cuanto a los adelantos materiales, se favoreció el servicio de tranvías eléctricos tanto en Santiago como en San Bernardo, Valparaíso y San Felipe.

La capital, además, fue dotada de un moderno sistema de alcantarillado (1898) y se proporcionó agua potable a varias de sus poblaciones. En 1900 se comenzó a construir el Parque Forestal. También se inauguró la Estación Central.

En 1899, mediante la construcción del embalse Peñuelas, Valparaíso y Viña del Mar pudieron abastecerse de agua potable.

La crisis limítrofe con Argentina

Errázuriz debió enfrentar complicados problemas de límites derivados de las dificultades de interpretación del Tratado de 1881 y de la disputa sobre la soberanía de la Puna de Atacama.

Lo primero se resolvió firmando un protocolo en que ambos países se sometían a la decisión del rey de Inglaterra. Para conmemorar este acuerdo, los presidentes Errázuriz, de Chile, y Julio A. Roca, de Argentina, se reunieron en la zona austral en una ceremonia conocida como “Abrazo del Estrecho” (15 de septiembre de 1899).

El asunto de la Puna de Atacama no fue tan fácil de resolver, porque fue visto por una conferencia de plenipotenciarios que no logró acuerdo. Luego pasó a una comisión arbitral que, en marzo de 1899, falló dejando gran parte de este territorio a Argentina.

Así, tras varias instancias, este asunto se solucionaría, en 1902, cuando en Chile gobernaba Germán Riesco.

La rotativa ministerial 

En este período también imperó la rotativa ministerial.

Su primer gabinete había alcanzado un gran equilibrio político. No obstante, este duró solo un par de meses y el presidente Errázuriz debió, por lo tanto, buscar un gabinete de consenso para lograr la estabilidad, por lo menos hasta las elecciones parlamentarias.

Así, entre 1896 y 1897 con Carlos Antúnez como ministro del Interior, un nuevo gabinete funcionó hasta las elecciones. Luego de ellas y considerando terminada su misión, este gabinete renunció.

Sin embargo, las luchas políticas y el deterioro de la salud del presidente provocaron una continua rotativa de ministros hasta el final de su período. En total, hubo 17 gabinetes distintos.

Un gobierno inconcluso

Errázuriz no pudo concluir su período por razones de salud. Su estado físico era delicado y había tenido que viajar a Alemania para tratarse.

La primera vez entre junio y octubre de 1900 dejó el país a cargo de Elías Fernández; y la segunda vez, entregó el mando a Aníbal Zañartu. Este desempeñó la vicepresidencia hasta el cambio de mando, ya que Errázuriz falleció de una trombosis cerebral el 12 de julio de 1901, en Valparaíso.