*

Gramática, Lenguaje y Comunicación

2° Básico

Construir una oración

Al examinar la organización interna de un texto, podemos observar que éste está formado por una cadena de unidades más pequeñas, que llamamos oraciones.

Sin complicaciones, estudiemos la gramática

Aunque te resulte difícil creerlo, tú mismo aprendiste a usar la gramática poco a poco. Cuando eras pequeño, empezaste a hablar primero con palabras sueltas, después juntándolas en mensajes de dos, tres, cuatro palabras… hasta llegar a organizar enunciados largos y complejos. Ahora eres capaz de sostener extensas conversaciones con tus compañeros, redactar tus ideas por escrito, defender tus puntos de vista, expresar tus sentimientos; en fin, sin reflexionar demasiado en lo que estás haciendo, produces cadenas de palabras.

También puedes entender los textos que generan los demás, desde simples frases hasta mensajes científicos, cuentos, novelas con muchos personajes y acciones intrincadas.

Lo que sucede es que sabes mucho más gramática de lo que crees, y estás siempre usando reglas, aunque no puedas explicarlas. Y si no lo crees ¿Cómo puedes advertir la diferencia entre una oración gramatical que resulta comprensible, y otra que se aparta de las reglas gramaticales y resulta ininteligible?

Por lo tanto, para que exista una buena comunicación, los elementos que componen un texto deben estar bien organizados. Esta organización se produce al aplicar un conjunto de reglas gramaticales que todos los hablantes de una lengua son capaces de usar, aun cuando no puedan explicarlas.

 La oración gramatical

Al examinar la organización interna de un texto, podemos observar que éste está formado por una cadena de unidades más pequeñas, que llamamos oraciones.

Veamos un ejemplo:

Este párrafo tiene cinco oraciones. Los límites de cada oración gramatical son:

· De la primera oración, es un punto seguido (.)

· La segunda oración limita con un punto y coma (;)

· En la tercera, tenemos la palabra y.

· La cuarta oración limita con los signos de exclamación (¡!)

· La última oración limita con un punto final (.)

Si lees con atención, notarás que cada oración es una unidad que tiene sentido completo.