*

Lectura, Lenguaje y Comunicación

Segundo Ciclo

Género dramático

El teatro, al igual que la poesía, nace también en las sociedades primitivas, para satisfacer la necesidad de los hombres y mujeres de desarrollar rituales mágico-religiosos, y asegurar así el favor de los dioses en la caza y en la recolección de alimentos.

La poesía y el teatro están muy unidos, pues este último básicamente se inició como poesía dramatizada. En el teatro se representa un conflicto, situaciones o peripecias a través de actores que interpretan personajes, los cuales entablan diálogos entre sí, en un determinado ambiente que les sirve como escenario y donde realizan diferentes tipos de acciones. 

La palabra drama, como veremos más adelante, proviene del término griego drao, que significa hacer, obrar o actuar.

Los elementos contenidos en esta descripción del teatro (acción, personajes, peripecias y conflicto humano) se denominan componentes del mundo dramático.

Aunque el género dramático es un texto literario que se puede leer, su finalidad es la representación teatral. Puede estar escrito en verso o en prosa. Diferente es el caso de las acotaciones, que son instrucciones (escritas entre paréntesis) para orientar a quienes representarán la obra, sobre la escenografía, escenas, y los gestos, actitudes y movimientos de los actores que interpretan a los personajes, y que en realidad no forman parte de la obra misma.

Theatron

El teatro, al igual que la poesía, nace también en las sociedades primitivas, para satisfacer la necesidad de los hombres y mujeres de desarrollar rituales mágico-religiosos, y asegurar así el favor de los dioses en la caza y en la recolección de alimentos.

Desde sus inicios, fue un arte atado a los conflictos y valores humanos, pero también refleja la tendencia lúdica (de juego) del hombre, que lo lleva a transformarse por un tiempo en otra persona, y adoptar su apariencia y lenguaje para descubrir en sí mismo las respuestas a su condición humana. El teatro, tal y como lo conocemos hoy, surge de la antigua Grecia. De hecho, la palabra teatro es una derivación del griego theatron, que significa lugar para contemplar. En esa zona se hicieron las primeras representaciones, motivadas por ritos y ceremonias en honor a Dionisios, dios de la fertilidad y del vino.

Estructura de una obra teatral

El acto, también llamado jornada, es cada parte importante de la obra dramática; se anuncia con la subida (inicio) y bajada (final) del telón. 

El cuadro es el cambio de decoración dentro del acto, producido por el quiebre de la unidad de lugar. La escena es el segmento del acto en que actúan los mismos personajes; se determina con la entrada o salida de ellos. 

El entreacto o intermedio es la pausa que hay entre dos actos. El entreacto suspende la representación, pero no la acción, porque se puede fingir que siguen sucediendo aquellas cosas que no se podrían mostrar o también el paso del tiempo en días, meses o años.

El diálogo es la conversación entre dos o más personas, que alternadamente manifiestan sus ideas o afectos. Es la forma propia del teatro. El monólogo o soliloquio es el discurso que pronuncia un personaje, que se halla o cree hallarse solo en escena y en el que expresa su estado de ánimo o sus proyectos y pensamientos. El aparte es la frase que dice un personaje fingiendo que la oye el público y no los otros actores que están en escena.

Lo que no puede faltar

En la representación teatral deben existir ciertos elementos que son esenciales para la puesta en escena:

Texto literario: texto creado por el autor de la obra, que contiene los diálogos de los actores. A veces -sobre todo en el teatro moderno- son los propios actores quienes lo van creando en los ensayos.

Director
: persona que está cargo del montaje (armado de la obra) y de la dirección de los actores.

Actores: muestran lo que ocurre, y representan a los personajes a través de sus movimientos, actos y palabras.

Escenografía: conjunto de objetos y decorados que apoyan la representación.

Autor productivo

Félix Lope de Vega y Carpio (1562-1635), fue un poeta, novelista y dramaturgo español. Conocido como Fénix de los ingenios, cultivó todos los géneros vigentes en su tiempo, con una versatilidad y capacidad de producción casi increíbles: afirmaba haber escrito cerca de 1.500 obras teatrales, de las que se conservan 426.

Militar primero y, posteriormente, sacerdote, aunque esto último no le impidió tener numerosos romances, sus obras se caracterizan por estar inspiradas, la mayoría, en leyendas e historias populares, donde la acción domina sobre los personajes, así como sobre el contenido filosófico y moral. Rompió con el teatro renacentista de inspiración clásica, y con los límites entre lo trágico y lo cómico. Además, introdujo en el teatro español la figura del gracioso, un contrapunto humorístico de los personajes centrales.

Lope de Vega es el verdadero iniciador de la comedia española, que fue utilizada después como modelo por los futuros autores. En sus comedias defendió el uso de un lenguaje cercano al pueblo, pues a él iban dirigidas las obras.

Entre sus creaciones teatrales se pueden mencionar: El perro del hortelano, La dama boba, El caballero de Olmedo y la clásica Fuenteovejuna.

Subgéneros teatrales

Tragedia

La tragedia es la representación de una acción extraordinaria en que, a través de la lucha heroica con el destino o el choque violento de la voluntad contra las propias pasiones o el conflicto del deber frente a la ley, produce en el público una expresión de asombro, terror y compasión. El final es siempre trágico.

Como veíamos, este subgénero se originó en Grecia, en las fiestas dedicadas a Dionisios, al terminar la vendimia o cosecha de la uva. Y sus principales exponentes fueron: Tespis, Esquilo, Sófocles y Eurípides.

Siglos más tarde, las naciones modernas que más se destacaron en la tragedia, fueron Inglaterra, con el autor William Shakespeare y su clásico Hamlet, príncipe de Dinamarca, y Francia, con Pierre Corneille y Jean Racine.

Comedia

La comedia muestra, desde el punto de vista humorístico, distintos aspectos de la vida cotidiana del ser humano, provocando en los espectadores gracia y risa, siendo el desenlace siempre alegre y feliz.

Se cree que el origen de la comedia también viene de las fiestas en honor a Dionisios, donde se interpretaban canciones burlescas. Al canto se le agregó un bufón (algo así como un payaso) y los autores ridiculizaban con sátiras las costumbres y actos de los gobernantes, causando una buena acogida en los espectadores. En Grecia sus más relevantes autores fueron Aristófanes y Menandro. En Roma cultivaron la comedia Plauto y Terencio.

Drama

Este subgénero es la representación de problemas graves, con intervención, a veces, de elementos cómicos. Su desenlace puede indistintamente ser feliz o infeliz. El drama apareció en Europa a mediados del siglo XVI y su creador fue el poeta español Félix Lope de Vega, aunque él y sus seguidores lo llamaron comedia.

El genio de Shakespeare

El inglés William Shakespeare (1564-1616) fue básicamente un creador y un fiel cronista de la vida humana, con sus pasiones y sus noblezas. Creador, porque elaboró un conjunto de obras dramáticas que alcanzan la cumbre de la genialidad humana, muchas de ellas basadas en grandes personajes históricos, mostrando modelos típicos representativos de las cualidades o defectos humanos, como los celos en Otelo. Asimismo, fue el iniciador del teatro moderno en lengua inglesa y un renovador de la forma porque: sacó el teatro a la calle, pues antes solo la nobleza o el clero podía acceder a él; incorporó el lenguaje popular y la literatura oral (proverbios y dichos, por ejemplo); humanizó los conflictos y personajes, ya que profundizó sicológicamente en el ser humano y expuso todas sus cualidades y deformidades.

Para él, sus comedias, dramas y tragedias son solo pretextos para llevar a cabo el análisis más monumental de la literatura. Primero atraviesa los paisajes del tiempo, con Antonio y Cleopatra, el Rey Juan y Enrique VIII. En Enrique V alaba a la patria; en Julio César, intenta, sin suerte, zafarse de la fatalidad; el amor, la locura, la ambición y el deseo de poder exagerados convierten a sus héroes de leyenda en personajes casi mitológicos: Macbeth, Romeo y Julieta. En la más completa soledad, el Rey Lear busca a su hija perdida. Lo sobrenatural perfecciona las actitudes de heroísmo en La tempestad, y en Hamlet alcanza las verdades esenciales.

En Shakespeare los géneros desaparecen. Sus comedias iluminan repentinamente los aspectos más trágicos de la existencia humana, y sus tragedias están pobladas de misteriosa fantasía, como en El sueño de una noche de verano. Shakespeare reúne en su mano creadora el universo entero: el hombre y la historia se resumen en sus obras.

Subgéneros dramáticos menores

El auto sacramental

Usando símbolos y con un fondo religioso, desarrolla una acción en que intervienen personajes sobrenaturales o abstractos (irreales) como la fe, la gracia y el pecado, con el fin principal de resaltar el sacramento de la Eucaristía. Uno de los más conocidos autos sacramentales es el Gran teatro del mundo, de Pedro Calderón de la Barca.

El paso

Es una farsa y también una pieza dramática breve.

El entremés

Es un acto cómico corto referido a un asunto de carácter popular, que se representa en los entreactos de la obra principal. Ejemplo: El retablo de las maravillas, de Miguel de Cervantes.

El sainete

Es una corta pieza teatral de carácter burlesco, que refleja tipos y costumbres populares, emparentada con la zarzuela.

También existen otros géneros que combinan las artes de la representación, como los siguientes:

La ópera

Es un drama musical cantado por los actores. Puede ser trágica o cómica, e incluir recitativos. Ejemplos hay muchos. En el siglo XIX, en Italia se escribieron, entre otras, La Traviata y Rigoletto, por Giuseppe Verdi; y El barbero de Sevilla, de Joaquín Rossini. En Alemania Tristán e Isolda y Parsifal, de Richard Wagner. En Francia, Carmen, de Georges Bizet.

La zarzuela

Obra literario-musical, originaria de España, en la que se alternan el canto y el recitado o declamación, como en La verbena de la paloma, con libreto de Ricardo de la Vega y Música de Tomás Bretón.

La opereta

Más breve que la ópera, trata generalmente temas de amor, con más música que recitación, desarrollados en forma optimista, sentimental y picaresca. Un ejemplo es El murciélago, de Johann Strauss.

Comedia musical

Pieza teatral procedente de Estados Unidos, compuesta por diálogos, números musicales y danzas.

Ballet clásico

Es la representación de un argumento por medio de la danza y música.

También existen otras formas de representar una obra, como el teatro de marionetas, el de títeres, el de sombras y el de mimos.

NOTAS RELACIONADAS