*

Geografía universal, Historia, Geografía y Ciencias Sociales

3° Básico

La sabana

Aunque posee algunos árboles, estos se encuentran muy dispersos, por lo que no es fácil observarlos en conjunto.

Es un bioma propio de los trópicos, que podemos encontrar en regiones de África, Asia, Australia y América del Sur. El suelo de la sabana es muy arcilloso e impermeable, predominando la vegetación herbácea. Aunque posee algunos árboles, estos se encuentran muy dispersos, por lo que no es fácil observarlos en conjunto. La sabana se caracteriza además por la alternancia de una estación húmeda y otra seca.

Sabanas del mundo

En la sabana africana (este del área central de África) las temperaturas alcanzan los 23°C, con precipitaciones de 600 mm al año. El terreno boscoso se interna en la sabana mediante especies arbóreas de hojas caducas; es decir, que caen en la estación seca, siendo los más frecuentes acacias y baobabs. Entre los animales que podemos encontrar en la sabana africana están los antílopes, cebras, jirafas, rinocerontes, elefantes, búfalos y grandes mamíferos carniceros.

En América, en cambio, existen tres tipos diferentes de sabana: cerrados, chaco y llanos. Los primeros son formaciones que se extienden por el altiplano de Brasil, presentando una amplia variedad de ecosistemas, como campos limpios (zonas de pastos), campos sucios (árboles y arbustos) y campos cerrados (sabanas leñosas). En segundo lugar está el chaco, que abarca territorios en Bolivia, Paraguay y Argentina. Predominan las plantas leñosas con espinas, y las condiciones climáticas se vuelven progresivamente más secas al oeste de los ríos Paraguay y Paraná.

Los llanos, finalmente, abarcan aproximadamente 500.000 km2 en Venezuela y en Colombia. Las lluvias generalmente hacen desbordar los ríos provocando graves inundaciones, y en la estación seca el terreno se vuelve muy árido. El problema principal de la sabana, al igual que el de otras praderas, es el sobrepastoreo. A esto hay que sumarle los incendios, ya que al ser muy árida la superficie en su época seca, es muy fácil la propagación del fuego, agilizando el crecimiento de las hierbas, pero frenando el desarrollo de los árboles. Muchas veces los incendios son intencionales, con el único fin de hacer crecer pasto nuevo y de alguna manera “mejorarlo”.