*

Julio Montt Salamanca

Participó en las batallas de Chorrillos y Miraflores. Al comienzo de julio de 1882, es trasladado a la 4ª Compañía del Chacabuco que participó en la batalla de La Concepción, donde encontró la muerte a los 20 años de edad.

Julio Montt Salamanca nació en Valparaíso el 29 de septiembre de 1861. Fue hijo de Manuel Montt Goyenechea, cuñado y primo del ex presidente de Chile Manuel Montt, y de Leonarda Salamanca Menares, naciendo junto a su hermano gemelo César.

Tenía una apariencia de niño, de ojos azules y melancólicos, contextura frágil y enfermiza. Se educó en Casablanca donde se recuperaba de una enfermedad a la garganta cuando estalló la guerra.

Físicamente era “un niño de hermosa y casi artística cabeza, cual se deja ver en su retrato, de ojos profundamente azules y melancólicos y de una contextura frágil y enfermiza, a tal punto que un tenaz mal de garganta le tralla desde la niñez luchando con la muerte” (Benjamín Vicuña Mackenna).

Campaña de Lima

Cuando el hermano gemelo de Julio Montt se enlistó como carabinero del Regimiento Yungay, Julio siguió sus pasos y se enroló en el Regimiento Curicó en 1880.

Participó en la Campaña de Lima, en las batallas del Manzano, en Chorrillos y Miraflores, ascendiendo a subteniente. Se cambió a comienzos de julio de 1882 al Regimiento Chacabuco, a la 4a. Compañía, con la cual se encontraba en el pueblo de La Concepción ese mes de julio, reponiéndose de una enfermedad.

El combate que puso fin a sus vidas

En julio de 1882, el poblado de La Concepción se encontraba resguardado por setenta y siete soldados de la 4a. Compañía del Regimiento Chacabuco. Las guerrillas del Ejército peruano, al mando del coronel Andrés Avelino Cáceres, rodearon el lugar dispuestas a ocuparlo. Los oficiales chilenos organizaron la resistencia en una heroica defensa que se prolongó por casi dos días.

Al mando del capitán Ignacio Carrera Pinto se replegaron hacia el cuartel y a pesar de haber sido conminados a rendirse en varias oportunidades, uno a uno fueron muriendo sin arriar la bandera.

Esa misma noche murió a los 20 años de edad el subteniente Julio Montt Salamanca, atravesado por las balas adversarias.

Al día siguiente, al ingresar el coronel Estanislao Del Canto y encontrarse con el cuadro de los 77 muertos, ordenó la repatriación de los cuerpos.