*

Historia, Geografía y Ciencias Sociales, Lugares y entorno geográfico

Primer Ciclo

Fundación del Puerto de Constitución

Hoy, es reconocida en el ámbito nacional por su Industria Forestal, Industria Pesquera, Astilleros y su Planta de Celulosa Celco, que se encuentra ubicada frente al mar. Cuenta con una amplia área de edificación, buenas construcciones, instalaciones turísticas y eficientes servicios públicos.

El puerto de Constitución, ubicado en la VII Región, fue fundado el 18 de junio de 1794 por Santiago Oñederra, con el nombre de Villa Nueva Bilbao de Gardoqui, por instrucciones recibidas del Gobernador de Chile, Capitán General y Presidente de la Real Audiencia, Ambrosio O’Higgins.

Este puerto pasó a llamarse Constitución, 34 años más tarde, por la ley del 8 de agosto de 1828, en homenaje a la Constitución Política de la República promulgada ese año.

Cabe señalar que, Ambrosio O’Higgins desempeñó el cargo de Gobernador durante ocho años, de 1788 a 1796, realizando una muy buena administración, por lo que está considerado como el más ilustre de los gobernantes del país, durante la Colonia. En esa época recorrió todo el país impulsando el progreso.

Estructuró muchas ciudades. Organizó la agricultura, pesca, comercio y minería. Exportó productos y fomentó el tráfico marítimo. Fue el primero en poner en orden las finanzas fiscales, sabiendo exactamente las entradas y los gastos. También durante su gobierno se emprendió la construcción de los tajamares de cal y ladrillo en el río Mapocho en la capital, para evitar los desastres que provocaban las crecidas del río.

El objetivo de O’Higgins de contar con un nuevo puerto en esa zona fue el de poder transportar vía marítima la producción de trigo de Talca y de los fundos de la costa de la región, de manera de facilitar el traslado y abastecer en forma más eficiente al país de este vital elemento. Así fue que, a través del mar el trigo fue llevado al centro del país, llegando incluso a exportarse a Perú.

Falucho maulino

Los faluchos maulinos eran embarcaciones simples, construidas con las maderas que se obtenían de los bosques de robles que circundaban el emplazamiento de la ciudad.

Los primeros 500 vecinos levantaron los astilleros que formaron más tarde la industria base de Constitución. Se construyeron los heroicos lanchones, conocidos como “faluchos maulinos“, de madera de roble de la zona, de una eslora de 21 metros aproximadamente y con una altura total hasta la cubierta de cinco metros, siendo impulsados a vela.

Casi un siglo después, en 1848, cuando la “fiebre del oro” atrajo a mineros y comerciantes de todo el mundo a California, Estados Unidos, los casi 30 mil chilenos que acudieron, llegaron en “lanchones maulinos”, tras recorrer toda la costa de América.

Posteriormente, alrededor de 1900, esas piedras y sus hermosas playas negras asombraron a los exigentes talquinos, que instalaron allí su lugar de veraneo. Bosques, montañas, río y mar hacen de este uno de los lugares más completos entre los balnearios nacionales. Sus bellezas naturales sobresalen en medio de un paisaje todavía no muy explotado turísticamente y constituyen las principales protagonistas de esta sinfonía marina.

Hoy, Constitución de 21 mil habitantes, es reconocida en el ámbito nacional por su Industria Forestal, Industria Pesquera, Astilleros y su Planta de Celulosa Celco, que se encuentra ubicada frente al mar. Cuenta con una amplia área de edificación, buenas construcciones, instalaciones turísticas y eficientes servicios públicos.

Terremoto y tsunami

Constitución celebraba la fiesta veneciana con la que se pone fin al verano aquel fatídico 28 de febrero de 2010, día en que un terremoto grado 9 en la escala de Mercalli y un posterior tsunami, azotaran la ciudad costera y varias regiones del centro sur de Chile.

En Constitución, la cifra de muertos inicial se elevó por sobre las 350 personas, siendo luego ajustada a 172. Luego de que el impacto del terremoto destruyera gran parte de las viviendas, media hora después sobrevino la primera de tres olas que entraron a la ciudad, superando los 8 metros cada una, y que aprovecharon la desembocadura del río Maule para ingresar con mayor facilidad hasta la Plaza de Armas de la ciudad. Gran parte de los fallecidos corresponden a unas doscientas personas que al momento del terremoto estaban acampando en una pequeña isla contigua, ubicada sobre la ribera del Maule.

NOTAS RELACIONADAS