*

Formación Ciudadana, Historia, Geografía y Ciencias Sociales

Segundo Ciclo

Derechos de los animales: ¿eres amigo de tu mascota?

“Domesticar”, como le explicó el zorro al Principito, es “crear lazos”. Dedicarle tiempo al otro cada día, volverse importante y necesario y hacerse responsable de no causarle dolor ni sufrimiento. Eso es amistad. ¿Lo tenemos claro cuando decidimos “domesticar” a un perro, por ejemplo?

  1. Derechos de los animales: ¿eres amigo de tu mascota?
  2. Cuidados de perros y gatos: ¿cómo ser un amo responsable?

Impacto causa cuando vemos en la televisión que han maltratado a algún animalito.

Si bien existen casos extremos, estos nos invitan a reflexionar sobre cuáles son nuestras responsabilidades al momento de llevar un nuevo integrante a la familia, independiente de si camina en cuatro patas, come semillas, se arrastra o vuela.

Para conocer e identificar nuestros deberes y los derechos de nuestras mascotas, le pedimos ayuda al Director de la Escuela Veterinaria de la Universidad de Chile, el Doctor Luis H. Tello.

No somos seres superiores

Para que nos pongamos de acuerdo, el maltrato animal “es cualquier condición que pase a llevar los derechos que todo ser vivo tiene, especialmente de aquel que depende del cuidado y responsabilidad de un propietario, el cual decide libremente tener una mascota”, nos explica el veterinario.

¿Y cuáles son esos derechos? Así como nosotros tenemos una proclamación de los derechos universales del hombre, los animales también tienen la suya.

Inspirados por un principio simple y real, de que “el hombre también es una especie animal, por lo que no puede atribuirse el derecho a exterminar o explotar a otras especies”, los 14 artículos que la componen, fueron escritos por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) y aprobada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el 15 de octubre de 1978. Sin embargo, el respeto y cumplimiento de estos derechos animales quedan bajo la responsabilidad de cada país a través de sus propias leyes.

Cuadrúpedos chilenos, ¿protegidos por ley?

Si bien hace años nuestro Código Civil reconoce y sanciona el maltrato animal, solo desde 1989 los abusos en su contra son clasificados como un delito. Antes, barbaridades como las cometidas con “Boby” se denominaban “faltas” y solo se castigaban con multas. Hoy, aunque los animales se siguen considerando bienes (como una casa, un auto o un Nintendo), los victimarios de los animales se arriesgan a una condena de hasta 541 días de cárcel o una multa de hasta 10 ingresos mensuales mínimos ($1 millón).

“Teóricamente, el artículo ‘291 bis’ faculta a la justicia para actuar en caso de maltrato –nos explica Luis Tello–. Por ejemplo, un vecino puede denunciar que un perro pasa encerrado durante mucho tiempo, que no está nutrido adecuadamente u otras cosas más graves, como una lesión, y comenzar así un proceso judicial; sin embargo, en la práctica, nunca el proceso se inicia o completa, porque no existe educación social acerca de la importancia que tienen los animales”, sentencia.

Los animalitos también tienen derechos

Estos son algunos de los Principios de la Declaración aprobada por la ONU.

Todos los animales nacen iguales ante la vida y tienen los mismos derechos de existencia.
Tienen derecho al respeto, cuidado y protección del hombre.
Ningún animal puede ser sometido a malos tratos o actos crueles.
Todos tienen derecho a la libertad y vivir en su ambiente natural.
Todo animal que el hombre ha escogido como compañero, tiene derecho a vivir el tiempo que la naturaleza considere.
Los animales de trabajo, tienen derecho a jornadas de labor y descanso razonables, a una alimentación reparadora y al reposo.
Ningún animal debe ser explotado para el esparcimiento del hombre.
Todo acto que implique la muerte de un animal sin necesidad, es un crimen contra la vida. Incluso puede considerarse un genocidio, es decir, un crimen contra la especie.
Un animal muerto debe ser tratado con respeto.
El Gobierno es responsable de velar por la protección de los animales. Sus derechos deben ser defendidos por la ley, al igual que los del hombre.

NOTAS RELACIONADAS