*

Formación Ciudadana, Historia, Geografía y Ciencias Sociales

1° Básico

Los oficios: un patrimonio

Los oficios tradicionales forman parte del patrimonio inmaterial de Chile. La mayoría de ellos fueron transmitidos de generación en generación y otros aprendidos con mucha paciencia. De los antiguos oficios, sólo unos pocos han resistido al paso del tiempo. Muchos han desaparecido y sólo queda el recuerdo. 

Los oficios nacen de las necesidades de las personas, por conseguir productos especializados que antes de la producción industrial, se confeccionaban con una enorme paciencia y mucha técnica, uno por uno, hechos en su mayoría a mano. Conozcamos algunos de ellos que en la actualidad han desaparecido.

Uno de los primeros oficios, son los afiladores de cuchillos o tijeras que recorrían las calles de las ciudades. Traído a principios de siglo por los europeos, se aprendía generalmente en talleres. Se caracteriza por ofrecer los servicios de afilado de cuchillas y tijeras de uso doméstico recorriendo las calles con una bicicleta especialmente equipada y anunciando su presencia con el sonido de una armónica. Actualmente este oficio esta casi desaparecido por el uso de tijeras de bajo precio y la desaparición de otros talleres que necesitan a estas personas como fueron los sastres, modistas, talleres zapateros y otros oficios donde se requieren herramientas con filo.

Las mujeres nunca estuvieron alejadas de la producción de bienes o servicios, ya que siempre desempeñando algún oficio.

En el espacio femenino alguno de los comunes fueron en primer lugar, el oficio de modista, este oficio consiste en la confección de prendas de vestir a medida para cada cliente. Su práctica se remonta al siglo XVII. Era un conocimiento muy generalizado entre las mujeres de antaño, quienes lo aprendían dentro del núcleo familiar o en talleres especializados. Su rápida desaparición se ha dado por la de sus clientes que ahora prefieren los comercios de ropa, y prácticamente es más reducido la confección de prendas, solo persiste este oficio en la confección de ropa para eventos especiales o para personas que no se enmarcan dentro del estándar de la ropa talla o moda.

En segundo lugar, uno de los oficios más abundantes eran las bordadoras, este oficio consiste en el bordado a mano de infinita cantidad de diseños. Se remonta a la época de la colonia. Fue aprendido y transmitido por las mujeres a partir del siglo XIX; hasta la década del 1960 se convierte en una importante fuente de ingresos, tienes que recordar que las vestimentas desde comienzo de siglo XVII, se confeccionaban y no eran producto de enormes empresas. Este oficio ha desaparecido con la aparición de las máquinas de bordar y las enormes industrias de moda.

De igual forma la lavandera, era un oficio femenino, que consistía en el lavado a mano de la ropa por encargo, un oficio típico de la época de la colonia, que se perpetuo hasta entrado el siglo XX, originalmente se lavaba a orillas de ríos y arroyos, su desaparición fue ocasionada por la aparición de lavarropas automáticos.


* Si te interesó este tema, te recomendamos visitar el siguiente artículo relacionado:
http://www.cultura.gob.cl/libro-tesoros-humanos-vivos/