Carlos Casanueva Opazo

Carlos Casanueva fue un hombre de profunda fe que no aceptó honores y optó por practicar los votos de humildad. Fue nombrado canónigo honorario de la Catedral en 1923, y protonotario apostólico por el Papa en 1935. Debió renunciar definitivamente al rectorado en 1953, luego que una dolorosa enfermedad lo dejó semiparalítico.

  • Última actualización: 31/05/2010
  • Imprimir
Monseñor Carlos Casanueva como rector de la Universidad Católica, oficiando una misa en diciembre de 1943.

Nació el 21 de septiembre de 1874, en la ciudad de Valparaíso. Fue el segundo hijo del matrimonio formado por Carlos Casanueva Ramos e Isabel Opazo Bello. Inició sus estudios en el colegio francés de M. Grosseling en Santiago, e ingresó posteriormente al Colegio San Ignacio, donde comenzó su intenso accionar católico.

Después de obtener su bachiller en Humanidades en 1891, entró a la Universidad de Chile a estudiar Derecho. Su primer contacto con la Universidad Católica fue cuando tomó el ramo de Economía Social en esa institución. Más tarde, esta cátedra quedó a su cargo.

Una vez que se tituló de abogado, decidió abandonar la vida laica para ingresar al Seminario; el 22 de septiembre de 1900 fue ordenado sacerdote por monseñor Mariano Casanova.

Su primera misa y trabajo fue en el oratorio del Patronato de Santa Filomena, al otro lado del Mapocho, donde el 8 de noviembre 1902 logró inaugurar la nueva capilla.

En 1902 el padre Casanueva se hizo cargo de El Diario Católico y también fundó el Diario Popular, creado para el pueblo, cuyo primer número apareció el 1 de septiembre de ese año. El 9 de octubre de 1906 creó el diario La Unión de Santiago, homólogo al de Valparaíso. La misma iniciativa sería concretada en el Sur con La Unión de Concepción.

Director espiritual

En 1910 asumió la dirección espiritual del Seminario de la capital; fue una labor compleja y de mucha responsabilidad sacerdotal que él realizó con total entrega. En 1919 fue retirado del cargo por el nuevo arzobispo de Santiago Crescente Errázuriz, quien además era partidario de cerrar la Universidad Católica. Muchos le hicieron ver los inconvenientes de tal medida, y cambió finalmente de opinión. Nombró como rector interino al padre Casanueva, a fines de 1919, y en derecho, desde el 19 de febrero de 1920.

Intensa labor

La labor de Carlos Casanueva como rector fue larga e intensa.
Durante su rectorado se fundaron la facultades de Filosofía y Letras (1925), de Medicina (1930), y de Teología (1935), y abrió sus puertas el Hospital Clínico de la Universidad (1939).

Amigo de los jóvenes alumnos, Casanueva aceptó la fundación del Club de Fútbol y en 1928, del Club Deportivo. Además, en 1941 nació el Teatro de Ensayo.

Humildad y entrega

Carlos Casanueva fue un hombre de profunda fe que no aceptó honores y optó por practicar los votos de humildad. Fue nombrado canónigo honorario de la Catedral en 1923, y protonotario apostólico por el Papa en 1935. Debió renunciar definitivamente al rectorado en 1953, luego que una dolorosa enfermedad lo dejó semiparalítico.

Víctima de una trombosis que lo dejó postrado por 2 años y siete meses en el Hospital que fundó, falleció el 31 de mayo de 1957.

Indice de biografías

Selecciona la letra con la que empieza el apellido del personaje que deseas consultar