Gabriel Cano y Aponte

Cano y Aponte se esforzó en reprimir el comercio ilegal que se practicaba en las costas de Chile. Otras de sus atenciones preferentes estuvieron en las obras públicas. Bajo su gobierno, se resucitó la idea de construir un canal que uniera los ríos Maipo y Mapocho.

  • Última actualización: 31/05/2010
  • Imprimir

Gabriel Cano y Aponte nació en la villa de Mora, Castilla la Nueva, en 1665 y murió en 1733. Sus padres fueron Juan Cano Ruiz y Josefa de Aponte y Carvajal. Desde joven, abrazó la carrera militar. Obtuvo el grado de teniente general en octubre de 1715 y al poco tiempo fue nombrado Gobernador de Chile, cargo que asumió formalmente a fines de 1716.

En 1731, el Rey decidió reemplazarlo por Bruno Mauricio de Zavala, y lo autorizó para abandonar Chile. Casado en primeras nupcias con María Camps, Cano enviudó en 1715 y al año siguiente contrajo nuevo matrimonio con María Francisca Velez de Medrano, quien lo acompañó a Chile cuando fue nombrado Gobernador. La pareja tuvo un hijo, Gabriel.

El mar: contrabando y corsarios

Cano y Aponte se esforzó en reprimir el comercio ilegal que se practicaba en las costas de Chile. La gran afluencia de naves de todas las banderas, principalmente francesas y holandesas, más las propias embarcaciones españolas, había generado una abundancia de productos con la consiguiente baja en sus precios. Sin embargo, de las medidas adoptadas y debido a que no contó con el apoyo de la población, acostumbrada a los bajos precios, los contrabandistas siguieron arribando a Chile.

El mar también implicaba el constante peligro de los corsarios ingleses. En 1719, circularon rumores de que en Inglaterra se habían concedido las patentes respectivas y se preparaban varias expediciones corsarias para rondar por las aguas del Pacífico.

Efectivamente, en noviembre de ese año hizo su aparición en las costas del sur la expedición de Jorge Shelvocke, quien ya había capturado dos naves mercantes. Shelvocke intentó desembarcar en Concepción, pero fue obligado a replegarse, zarpando hacia Coquimbo, donde apresó otra nave comercial. Su intención era que se le pagase un rescate por las naves, pero como Cano y Aponte se negó, el corsario quemó dos de ellas y se dirigió hacia Juan Fernández para luego proseguir sus andanzas por las costas del Perú.

La Guerra de Arauco

Las relaciones entre españoles y mapuches en la zona fronteriza se desarrollaban con la normalidad habitual: existían épocas de enfrentamiento que eran seguidas por otras de paz y comercio entre ambos bandos.

Al asumir Cano y Aponte la situación era de paz, pero en 1722 empezó a circular el rumor de que los indígenas preparaban un alzamiento; notificado el Gobernador, no creyó en la veracidad de la denuncia. En marzo de 1723 se iniciaron las hostilidades con el ataque indígena al fuerte de Purén. Cano y Aponte salió de Santiago rumbo al Sur, acompañado por cerca de 500 soldados, con los que rompió el sitio que los indígenas mantenían en el lugar.
En agosto, los indígenas ocuparon la Isla de Laja, pero fueron expulsados por las tropas al mando de Manuel de Salamanca. Poco a poco, la situación se fue normalizando y los encuentros fueron disminuyendo. Ya en 1725 se hablaba nuevamente de paz y en 1727 se celebró un parlamento en Negrete.

Las obras públicas

Otra de las atenciones preferentes de Cano y Aponte estuvo en las obras públicas. Bajo su gobierno, se resucitó una antigua iniciativa

que durante algún tiempo se había olvidado: la construcción, tantas veces paralizada por diversas circunstancias, de un canal que uniera los ríos Maipo y Mapocho. También, organizó a los habitantes de la ciudad de Santiago para combatir los incendios, mejoró el sistema de recolección de basuras, y procuró el hermoseamiento de las calles. Además, fundó un cementerio para sepultar a los indigentes, dispuso la reparación del camino entre Santiago y Mendoza, e impulsó la construcción de la Casa de Recogidas.

La naturaleza se hizo presente durante su gobierno con una de sus manifestaciones más destructivas: el 8 de julio de 1730 se sintió en Santiago un temblor que, según algunos testigos, se prolongó durante casi 15 minutos. Luego vinieron otros y, finalmente, un violento terremoto. Por fortuna, el sismo no causó muchas víctimas fatales, debido que al sentirse los primeros movimientos, la población había tomado las debidas precauciones. Sin embargo, los daños materiales fueron enormes, y para colmo de males, dos días después se produjo una intensa lluvia y el río Mapocho amenazó con desbordarse.

Accidente mortal

En marzo de 1733, cuando Cano y Aponte ya tenía 68 años y esperaba el arribo de su reemplazante, participó en un torneo ecuestre organizado en Santiago. Cuenta el cronista Carvallo y Goyeneche que el Gobernador "cabalgaba un brioso y soberbio bruto y se empeñó en hacerlo poner las manos contra una pared. Se interesaban todos en apartarlo de tan peligrosa evolución, pero su capricho hizo vanos los esfuerzos de aquellos caballeros y castigando al bruto con la espuela le obligó a tocar con las manos la pared; cayó de espaldas y tomó debajo al gobernador". Cano y Aponte quedó herido y su salud muy resentida. Este accidente fue la causa de su muerte.

Indice de biografías

Selecciona la letra con la que empieza el apellido del personaje que deseas consultar