Winston Churchill

Con su firmeza, oratoria, capacidad de trabajo y ánimo inquebrantables, consiguió sacar adelante a Gran Bretaña en uno de los episodios más difíciles de su historia.

  • Última actualización: 31/05/2010
  • Imprimir

Winston Churchill nació el 30 de noviembre de 1874, en el palacio de Blenheim. Era hijo de lord Randolph Churchill y de la estadounidense Jennie Jerome. Durante su infancia no mostró mucho interés por los estudios y solo cuando ingresó a la Academia Militar de Sandhurst empezó a sobresalir entre sus compañeros. En 1908 se casó con Clementine Hozier, con quien tuvo cuatro hijos.

Periodismo y armas

Como parte del Cuarto Regimiento de Húsares, Churchill comenzó, a partir de 1895, una serie de viajes, combatiendo en distintos países (Cuba, India y Sudán). Trabajó también como corresponsal para la prensa inglesa, donde publicó una serie de artículos que le atrajeron buenas críticas y popularidad.

En 1900 fue elegido como diputado por el partido conservador e inició una agitada vida política. En 1904 se cambió al bando liberal y en 1906 fue nombrado subsecretario de colonias, iniciando su extensa y variada participación en el gobierno británico. Como político y parlamentario se destacó por su brillante oratoria y sentido del humor. Sin embargo, su naturaleza independiente le creó varios enemigos, no solo en los partidos adversos, sino entre sus propios camaradas.

Churchill obtuvo el cargo de Primer Lord del Almirantazgo en 1911 y se preocupó de aumentar el poderío naval inglés, convencido del inminente estallido de la Primera Guerra Mundial. Cuando este conflicto se desató (1914-1918), tuvo que abandonar el gobierno debido al fracaso de una operación militar promovida por él.

Su momento de gloria

A pesar de que Churchill volvió a las esferas gubernamentales en 1917, rompió con el partido liberal que no estuvo de acuerdo con sus constantes ataques a la Rusia bolchevique y por sus aspiraciones de querer formar un gobierno de coalición. En 1924 regresó al partido conservador, aunque con la crisis económica mundial de 1929 dejó de nuevo el gobierno.

Se dedicó a la pintura y escritura, pero no dejó de participar en el Parlamento, donde advirtió sobre la amenaza para Europa del naciente nazismo en Alemania y de su líder, Adolf Hitler, e insistió en prepararse para una guerra inminente. Sin embargo, no fue escuchado, hasta que Alemania invadió Polonia, iniciándose la Segunda Guerra Mundial (1939-1945).

Como una forma de compensar la falta de fe en Churchill, se le otorgó el cargo de Lord del Almirantazgo y, en mayo de 1940, fue nombrado primer ministro, cargo desde el que ofreció al pueblo inglés “sangre, sudor y lágrimas” para sobreponerse a la guerra.

Creó un gobierno de unidad entre todos los partidos, además del Ministerio de Defensa para racionalizar el esfuerzo bélico, y se convirtió en el caudillo que el pueblo británico necesitaba para enfrentar el conflicto. Su máxima prueba fue afrontar la serie de bombardeos sobre el país, cuando Inglaterra se enfrentaba sola a la poderosa Alemania de Hitler.

Paralelamente, el primer ministro británico se preocupó de atraer a su causa a los Estados Unidos y a la Unión Soviética, y cuando esta última fue invadida por Hitler, no dudó en convertirse en su aliado.

Reconocimientos y muerte

Una vez obtenida la victoria en la Segunda Guerra Mundial, Churchill fue objeto de la más grande ovación en la historia del Parlamento inglés. Sin embargo, no fue reelecto como primer ministro y se dedicó a denunciar la amenaza de la Unión Soviética. Fue él el que emitió la famosa frase “la cortina de hierro”, debido al aislacionismo en que esta potencia sumió a sus países satélites, separando a Europa en dos bandos: capitalista y comunista. En sus discursos pronunciados en Estados Unidos y Suiza, en 1946, planteó la necesidad de formar una alianza entre Inglaterra y Estados Unidos, así como la creación de un consejo europeo.

En 1951, volvió a gobernar Inglaterra y dos años más tarde, fue nombrado caballero de la Jarretera(orden militar inglesa) por la reina Isabel II. Asimismo, en 1963, fue convertido en ciudadano honorario de Estados Unidos, reconocimiento solo otorgado antes al marqués de Lafayette.

En 1955, se retiró de la política, dedicándose a la pintura y a escribir libros, aunque continuó en el Parlamento como miembro de la Cámara de los Comunes, hasta 1964.

Murió en Londres, el 24 de enero de 1965, siendo considerado como el gobernante británico más importante del siglo XX.

Premio Nobel

Churchill no solo destacó por sus dotes de estadista y gran orador, sino que también fue reconocido por su perfecto dominio del idioma inglés, tanto hablado como escrito. Redactó muchos libros, entre ellos la biografía en tres tomos de su antepasado, el duque de Marlborough, la historia en seis volúmenes de la Segunda Guerra Mundial y una historia de los pueblos de habla inglesa. Sin embargo, fue sobre todo por su obra sobre la Segunda Guerra Mundial que se le concedió el Premio Nobel de Literatura, en 1953.

Indice de biografías

Selecciona la letra con la que empieza el apellido del personaje que deseas consultar