María de la Cruz Toledo

Creadora del partido Femenino Chileno y férrea defensora de las mujeres, se convirtió en la primera senadora del país, tras triunfar con una abrumadora mayoría.

  • Última actualización: 31/05/2010
  • Imprimir

Hija del matrimonio de Marco Aurelio de la Cruz y Edicia Toledo, María de la Cruz Toledo nació en Chimbarongo el 18 de septiembre de 1912.

Estudió en el Colegio Rosa de Santiago Concha y en el Liceo Nº 5 de Santiago. A pesar de que en sus antecedentes no figura haber cursado alguna carrera universitaria, durante toda su vida destacó en el ámbito de las letras y las comunicaciones, siendo catalogada como una periodista de oficio. Desde muy temprana edad, redactó diversos artículos en revistas y folletos de la época, fue editora de una revista para ciegos e, incluso, tuvo un programa radial de comentarios políticos llamado "María de la Cruz habla".

Cuando ya el movimiento que defendía los derechos de la mujer estaba consolidado, en 1946, creó una nueva fuerza política: el partido Femenino Chileno. El movimiento dio nuevos aires al feminismo en Chile; su aparición motivó movilizaciones, foros y debates para discutir la situación real de las mujeres. El derecho a voto femenino para las elecciones presidenciales, conseguido en 1949, no mermó las actividades de esta organización, que, según los registros, alcanzó a tener cerca de 27 mil afiliadas.

En 1948, María de la Cruz ingresó de lleno a la carrera política, postulándose como candidata a senadora por Santiago. Contaba con el apoyo de Carlos Ibáñez del Campo, figura de peso en la política nacional durante esos años; sin embargo, su primer intento por alcanzar el Parlamento no prosperó.

No fue hasta 1952 cuando pudo demostrar sus habilidades políticas, ya que se convirtió en la generalísima de la campaña que llevó nuevamente a la presidencia a Ibáñez del Campo.

Su excelente gestión motivó al nuevo presidente a ofrecerle el Ministerio de Educación, cargo que desechó; sin embargo, enfrentaría un nuevo desafío: en las elecciones parlamentarias de ese mismo año fue designada candidata del partido Democrático de Chile para ocupar un puesto en el Senado por Santiago. Era apoyada, además, por otras fuerzas políticas, como el partido Femenino, el partido Nacional Ibañista y la Organización de Mujeres Independientes.

Se convirtió, así, el 4 de enero de 1953, en la primera mujer en llegar al Senado, tras lograr una abrumadora mayoría, definida como la más alta alcanzada por un parlamentario hasta esa fecha. Sin embargo, María de la Cruz no estuvo involucrada ni impulsó proyectos de importancia. Incluso, no alcanzó ni siquiera a terminar su período en el Senado, ya que fue desaforada por estar, supuestamente, involucrada en un contrabando y comercialización de relojes.

Su expulsión no solo significó el término de su carrera política, sino que también la desintegración del partido al que representaba.

Durante los años posteriores, participó en la campaña presidencial de Jorge Alessandri, se incorporó al partido Nacional y fue una de las artífices de los llamados "cacerolazos" durante el gobierno de Salvador Allende.

Falleció el 1 de septiembre de 1995, en Santiago.

¿Sabías que?

- Era innegable la influencia que tenían Juan Domingo y Evita Perón y el JUSTICIALIAMO ARGENTINO en el manejo político de María de la Cruz.

- La primera mujer en llegar al Parlamento fue INÉS HENRÍQUEZ, elegida como diputada en 1950.

Indice de biografías

Selecciona la letra con la que empieza el apellido del personaje que deseas consultar