Arturo Pacheco Altamirano

Considerado por la crítica como un pintor de fuerza y gestualidad. Se especializó pintando puertos, barcazas y marinas.

  • Última actualización: 31/05/2010
  • Imprimir

En la ciudad de Chillán, cuna de los personajes más importantes de nuestra historia en todos sus ámbitos, nació el 24 de abril de 1905, Arturo Pacheco Altamirano, considerado por la crítica como un pintor de fuerza y gestualidad, instintivo, prolífero y colorista nato. Se especializó pintando puertos, barcazas y marinas.

Pacheco Altamirano ingresó a estudiar en el Liceo de Hombres de su ciudad natal, los que continuó en el Liceo de Concepción, donde tuvo como profesor guía a Enrique Molina Garmendia, quien descubrió su talento en las aulas y lo recomendó para la sala de exposición del Diario El Sur, con motivo del centenario del colegio, teniendo su primera exposición en 1924, a los 19 años de edad.

Luego estudió dos años en la Escuela de Arquitectura, pero abandonó la carrera, para encontrarse con su verdadera vocación, "la pintura". Así, en 1925 se radicó en Santiago, dedicándose de lleno al arte, sin jamás haber tomado clases ni asistido a una academia.

Pronto comenzó a viajar hacia el sur del territorio, hasta que en 1929 conoció Angelmó en Puerto Montt, donde pintando diversas escenas marinas y aspectos de la playa y de los pescadores comenzó su fama; teniendo su primera exposición ese mismo año en la Capital, a la que le siguieron, Buenos Aires en 1935, Lima en 1937, y Estados Unidos en 1950.

Posteriormente, fue designado como Agregado Cultural en la Embajada de Chile en Francia, y con ese cargo expuso en la Galería André Weil de París, en 1952, logrando el reconocimiento mundial, a los 47 años de edad. De hecho, fue nombrado Miembro Honorario del Museo Naval de Washington y la ciudad de Filadelfia lo condecoró. Además fue Miembro de Honor de la Federación Internacional de Artes, Ciencias y Letras de las Naciones Unidas.

Dos años más tarde volvió a exponer en la galería de París, continuando su gira artística por todas partes de Europa y la mayor parte de los países del Oriente, finalizando la presentación de su trabajo en Nueva York y Washington. Sus últimas exposiciones fueron en México en 1961, Venezuela en 1971 y en España en 1972.

Aunque sus temáticas preferidas fueron las caletas pequeñas y puertos, en sus últimos años, también incursionó en la pintura de corte cubista. Su producción pictórica es enorme, encontrándose obras suyas en los museos de París, Filadelfia, Tokio, Nueva Delhi, mientras que en Chile las podemos encontrar en los museos de Bellas Artes de Valparaíso, Viña del Mar y de Santiago.

De este modo, los barcos de Angelmó y Chiloé están anclados en los más importantes museos del mundo, porque fue Pacheco Altamirano quien popularizó estos lugares, transformado en arte pictórico las embarcaciones que fueron modelos de sus producciones. Aunque su pincel también llegó a otros lugares como, Pichilemu, dejándolo plasmado en sus obras, "Arrieros de Cáhuil" y "Recolectoras de Algas".

A Pacheco Altamirano le gustaba el mar y así fue que en Las Cruces ancló su casa con vista a la bahía, bautizándola como "Villa Elisa" y construyó la terraza simulando una proa de buque abierta al océano, decorándola con un bote que lo llamó Angelmó, como recuerdo de su vida bohemia en las playas sureñas.

Falleció el 31 de enero de 1978, a los 72 años de edad.

Indice de biografías

Selecciona la letra con la que empieza el apellido del personaje que deseas consultar