Erasmo de Rotterdam, el gran humanista

Pensador y escritor holandés. Es uno de los personajes más influyentes del Humanismo, además de ser considerado uno de los promotores de la Reforma.

  • Última actualización: 03/06/2010
  • Imprimir
"En el país de los ciegos, el tuerto es el rey". (Erasmo de Rotterdam)

Datos biográficos

También conocido como Desiderio (Desiderius) Erasmo (Erasmus) de Rotterdam (Roterdamus), nació en la localidad de Gouda, cercana a la ciudad de Rotterdam, en Holanda, en 1467. Hijo de un clérigo (cosa frecuente en la época), quedó huérfano a los 14 años. Ingresó al convento de los religiosos agustinos en Steyn a los 18 y fue ordenado sacerdote en 1492.

Un año después se puso a trabajar como secretario del obispo de Cambrai. Sin embargo, no se sentía a gusto con la estricta vida sacerdotal, por lo que más tarde le fue otorgada una dispensa papal para vivir y vestir como un erudito laico.

Desde 1499 viajó de manera incansable por Europa (Francia, Bélgica, Italia e Inglaterra) como profesor y conferenciante. Accedió de esta manera y en forma privilegiada a la mayoría de los centros humanistas de Europa y mantuvo contacto con importantes personajes de la época, como el emperador Carlos I, e intelectuales como Tomás Moro, John Colet y John Fisher.

En 1500 obtiene el grado de doctor en teología de la Universidad de Turín (Italia), disciplina que luego enseñaría en la Universidad de Cambridge (Inglaterra). Por esta época comienza a desarrollar su fructífera vocación de escritor y ensayista.

En 1521 se estableció en Basilea (Suiza), ciudad en la que había surgido un importante grupo de humanistas reformadores. A partir de entonces, y debido a la popularidad de su obra y de la aparición de Martín Lutero, Erasmo vivirá un período de profunda inestabilidad y de continuos problemas.

El 12 de julio de 1536 murió en Basilea, donde fue enterrado.

Su amigo, Tomás Moro

El futuro canciller inglés y luego enemigo del rey Enrique VIII conoció a Erasmo en uno de sus viajes a Inglaterra, probablemente en 1499 y en la casa de lord Mountjoy, alumno de Tomás Moro.

A estos dos grandes pensadores les unió, en principio, una serie de coincidencias ideológicas, tales como: reclamar una Reforma religiosa, pero que, a diferencia de Lutero, no debía hacerse rompiendo con la Iglesia católica, sino cambiándola desde dentro.

Así nacería una admiración mutua y una profunda amistad, que se mantendría en el tiempo. Sería común que Erasmo pasara largas estadías en la casa de Moro, en las que se leían y revisaban sus respectivos escritos o traducían obras antiguas. En una de esas visitas (1509), Erasmo habría comenzado a escribir Elogio de la locura, la que después dedicó a su amigo.

Cuando Moro fue ejecutado, por orden del rey, Erasmo diría de él que "su alma era más pura que la nieve; su genio era tan grande que Inglaterra nunca tuvo ni volverá a tener otro igual".

Su pensamiento

No fue un reformador religioso, como Lutero, ni quiso participar en discusiones teológicas. Fue un auténtico hombre de letras y, como humanista, un precursor de su época. Así, su ideal fue unir el pensamiento clásico con la dimensión espiritual, el equilibrio pacificador con la fidelidad a la Iglesia.

Condenó toda guerra, reclamó el conocimiento directo de las Sagradas Escrituras, exaltó al laicado y rehusó la pretensión del clero y de las órdenes religiosas de ostentar el monopolio de la virtud.

Su obra

Su célebre obra Moriae encomium, o Elogio de la locura, la escribió en 1511. Esta es una acertada sátira que critica a la sociedad de la época, y en especial, a la Iglesia. Erasmo en ella aboga por una vuelta a la primitiva ética cristiana, en la que lo esencial era la fe y la caridad.

Otros títulos importantes son: Adate o Adagios (1500), Enchiridion militis christiani o Manual del soldado cristiano (1503), Colloquios (1518), De libero arbitrio o Disquisición acerca del libre albedrío (1524), obra que tuvo una violenta respuesta de Martín Lutero (Sobre el albedrío esclavo, 1526) y provocó la correspondiente réplica de Erasmo en Hyperaspistes (1526).

Al margen de estos volúmenes, uno de sus grandes trabajos fue la traducción al griego del Nuevo Testamento (1516), que demostró la poca exactitud de la versión que la Iglesia utilizaba oficialmente, la Vulgata.

Indice de biografías

Selecciona la letra con la que empieza el apellido del personaje que deseas consultar