El delfín

Son pocos los animales que inspiran tanta ternura y buena onda como el delfín, que lejos de ser un mamífero corriente cada vez hay más estudios que comprueban su inteligencia y sensibilidad.

  • Primer Ciclo
  • Última actualización: 30/04/2010
  • Imprimir

Características y clasificación

La característica más relevante del delfín, y que lo hace diferente a sus otros compañeros de hábitat, es su inteligencia.

La característica más relevante del delfín, y que lo hace diferente a sus otros compañeros de hábitat, es su inteligencia.

El delfín es un importante personaje en las leyendas de la Grecia clásica, ya que ha sido quien ha salvado numerosas vidas de náufragos y niños. En todas ellas, este animal aparece como un ser muy amistoso y sensible. Lo más increíble de esto es que en las últimas décadas numerosos estudios han comprobado que tienen un coeficiente de inteligencia bien alto, una especial facilidad para los juegos y gran nivel de adaptación a la vida acuática.

Así, se trata un animal muy sociable que acostumbra a vivir en grupos. Cuando un compañero se encuentra en peligro, no dudan en ayudarlo, como lo han hecho con muchos seres humanos. Además son muy juguetones, ya que dedican muchas horas a divertirse.

El delfín es un mamífero cetáceo que pertenece en su mayoría a la familia de los delfínidos, la que contiene cerca de 32 especies.

Entre los más conocidos están el delfín nariz de botella, delfín moteado y el común llamado delfín de flancos blancos.

Su cuerpo es alargado lo cual le ayuda a desplazarse por el agua a una mayor velocidad; miden entre uno y cuatro metros y una de sus características es que las mandíbulas son alargadas, lo que le da una forma de pico con muchos dientes. Su color varía según la especie, variando del gris azulado y blanquecino, y su piel es lisa, carente de escamas y pelos.

Ni el olfato ni la visión son una fortaleza en el delfín. De hecho es el sentido de la audición el que tienen más desarrollado y cuenta con un sistema de localización mediante eco. Así, este animal emite una serie de sonidos imperceptibles para el hombre y que le permiten vivir más seguro en el mar.

Según varios estudios, el cerebro del delfín es grande y mucho más complejo que el del ser humano. De hecho tiene más neuronas y surcos que el nuestro, lo que unido a las pruebas de inteligencia aplicadas en cautiverio, hace que el delfín sea considerado como el animal con la inteligencia más desarrollada.

Los delfines respiran aire y sus pulmones son bastante parecidos, en proporción, al de los seres humanos. Incluso algunas especies pueden estar debajo del agua mucho tiempo, ya que se han adaptado física y anatómicamente, aprendiendo a distribuir el oxígeno de la mejor forma entre los órganos que más lo necesitan.

Reproducción

El período de gestación de este mamífero va entre los nueve y los 13 meses, según la especie. Paren criaturas totalmente formadas, suelen tener una a la vez y nacen bajo el agua, primero su cola y luego su cabeza. Los pequeños son un poco torpes con respecto a sus movimientos y necesitan de la ayuda de su madre para salir a respirar por primera vez a la superficie.

La comida

Para poder alimentarse, los delfines cuentan con 200 o 250 dientes de forma cónica y afilados, que los ayudan a atrapar a sus presas, pero no los emplean para masticar, puesto que solo tragan sus alimentos. El plato preferido de estos mamíferos son los peces, calamares y algunos crustáceos, claro que hay otros que “mueren” por el atún, a los cuales cazan en grupos rodeando a los cardúmenes.

Clasificación científica

Los delfines pertenecen a la familia de los Delfínidos (Delphinidae), cetáceos con dientes, dentro del orden de los Cetáceos. El delfín mular recibe el nombre científico deTursiops truncatus, el delfín común Delphinus delphis, y el boto Sotalia fluviatilis. La orca se clasifica como Orcinus orca. Los calderones constituyen el género Globicephala y el delfín listado del Pacífico norte es Lagenorhynchus obliquidens.