Flores y frutos

La flor es el órgano reproductor de la plantas fanerógamas y los frutos dan nacimiento a una nueva planta, mediante un proceso llamado germinación.

  • Primer Ciclo
  • Última actualización: 12/03/2012
  • Imprimir

Germinación y polinización

Las abejas recojen granos de polen sobre sus cuerpos, los que llevan a la próxima flor donde liban el néctar.

Las abejas recojen granos de polen sobre sus cuerpos, los que llevan a la próxima flor donde liban el néctar.

La flor es el órgano de la reproducción en la plantas fanerógamas, y se trata de un conjunto de hojas que han sufrido una modificación. Se ubican una estructura llamada pedúnculo.

Se compone de cáliz, corola, androceo y gineceo, formados cada uno por diferentes partes. Las partes del cáliz, generalmente verdes, son los sépalos; en tanto que las de la corola, de distintos colores, constituyen los pétalos. El conjunto de cáliz y corola, recibe el nombre de periantio, cuya función es la protección del androceo y el gineceo. Por su colorido, aroma y por la presencia de néctar, favorece la atracción de insectos polinizadores.

El androceo, u órgano masculino de la flor, está formado por los estambres, compuestos de un pecíolo delgado, y del filamento, que soporta la antera, donde se produce el polen. El gineceo, llamado también pistilo, es el órgano femenino de la flor, y se encuentra formado por los carpelos, que conforman el estilo, el estigma y el ovario, donde están los óvulos, que al ser fecundados por el polen, se transformarán en semillas, en tanto que las paredes del ovario darán origen al fruto.

El fruto, producto de la maduración del ovario, presenta en su interior una o más semillas, resultado de la fecundación de los óvulos por el polen. Estas darán nacimiento a una nueva planta, mediante un proceso llamado germinación.

El fruto consta de una o más semillas envueltas en un pericarpio, que se divide en epicarpio o parte externa; mesocarpio o parte media, y endocarpio o zona interna.

La polinización

El transporte del polen desde las anteras hasta los estigmas se conoce con el nombre de polinización. Este proceso puede efectuarse en el interior de una misma flor (polinización directa) o entre dos flores diferentes (polinización cruzada), existiendo para ello diferentes vías:

- El contacto, producido cuando los estambres maduros de la flor se inclinan progresivamente hasta tocar el estigma y depositar su polen. 

- La caída, cuando el polen cae y encuentra en su caída el estigma de otra flor. 

- El viento, cuyas corrientes arrastran los granos de polen y los conducen hasta otras flores. Este tipo de polinización se llama anemófila. 

- Los insectos, que al ir de flor en flor en procura del néctar, recojen granos de polen sobre sus cuerpos, los que llevan a la próxima flor donde liban el néctar. Los principales agentes son las abejas, los abejorros y las mariposas. Este tipo de polinización se llama entomófila. 

- El hombre, que en algunos casos también efectúa la polinización mediante la fecundación artificial, lo que le permite seleccionar los individuos que quiere reproducir, para lograr mejorar las características de la especie cultivada.

                  Dimensiones de las plantas

Las plantas de pequeñas dimensiones son hierbas o plantas herbáceas. El tallo de las hierbas carece de dureza, aunque puede ser anual, bianual o vivaz, y poseer un gran número de capas leñosas. Las plantas de mayores dimensiones son arbustos o árboles. El tallo es en ellos duro y vivaz, y según los casos, recibe el nombre de tronco o de estípite.

El tamaño de las plantas está dado fundamentalmente por su longevidad. Las plantas anuales o bianuales, llamadas herbáceas, suelen ser de pequeño tamaño y tener poco leño. Las plantas más longevas tienen tallos lignificados y duros, como es el caso de las plantas arbustivas, trepadoras y arbóreas.

Material de apoyo