Biología: el estudio de lo vivo

La biología agrupa a todas las disciplinas científicas cuyo objeto de estudio son los seres vivos, desde los que solo pueden ser vistos con la ayuda de un microscopio hasta los que son mucho más grandes que nosotros, como los elefantes o las ballenas.

  • Primer Ciclo
  • Autor: Katerinne Pavez
  • Última actualización: 19/12/2011
  • Imprimir

Biología: el estudio de lo vivo

Como podrás concluir, el campo de estudio de esta ciencia es muy amplio y variado, ya que se preocupa de todos los procesos o actividades que realizan o afectan a los seres vivos: su forma de alimentación, desarrollo, condiciones de vida, adaptación al ambiente, interacción, reproducción, evolución, estructura y funciones vitales, entre otras cosas.

El término biología viene del griego bios, que significa vida, y logos, que quiere decir “ciencia, discurso sobre algo”. Entonces, la biología se define como la aproximación científica a los seres vivos en todos sus aspectos.

El origen de esta ciencia data de la antigua Grecia, especialmente con Aristóteles, quien alrededor del 350 a.C. realizó los primeros estudios en el campo de la zoología al describir de manera sistemática y detallada numerosas especies animales. Estudió su reproducción y realizó la primera clasificación basándose en las semejanzas, diferenció entre animales con y sin sangre, que en gran medida es similar a la división actual entre vertebrados e invertebrados. Entre otras cosas, también habló de la adaptación estructural y funcional de los seres vivos al medio en el que viven.

Hasta mediados del siglo XIX, la biología se dedicó solo al inventario y la descripción de los organismos vivos, que permitió determinar y descubrir nuevas especies. Se han clasificado 350 mil especies vegetales y más de un millón cien mil animales, de las cuales un millón son insectos.

A partir de la segunda mitad del siglo XIX se produjo el auge del estudio de las funciones del ser vivo, que recibe el nombre de fisiología, con Claude Bernard (1813-1878). También se comenzó a estudiar la organización celular y la evolución de las especies vivas: Edouard van Beneden (1846-1910) descubrió la meiosis, Camilo Golgi (1843-1926) dio a conocer el aparato que lleva su nombre y Charles Darwin publicó en 1859 “El origen de las especies por selección natural”.

Además, en esta época surgieron la genética, que es el estudio científico de la herencia, fundada por Gregor Mendel, y la microbiología, con el descubrimiento de los microbios y su rol patológico, hecho por Louis Pasteur.

Durante el siglo XX, la biología se desarrolló diversificándose cada vez más. Esto, debido a la interacción con otras disciplinas, como la química, física y la informática, entre otras, que permitió el desarrollo de novedosas técnicas y nuevos instrumentos de análisis, como el microscopio electrónico, la ultracentrifugación, etc. Estos, a su vez permitieron un aumento en la precisión de los análisis, gracias a lo cual se exploraron las estructuras moleculares de los seres vivos.

Actualmente, la biología se encuentra dividida más o menos arbitrariamente en un gran número de disciplinas, que a menudo trabajan de manera complementaria, como la zoología, botánica, sistemática, morfología, anatomía, embriología, fisiología, ecología, etología, antropología, etc.

El objeto de las diferentes disciplinas biológicas está definido por grandes niveles de análisis, desde el más amplio al más detallado. Se distingue el ecosistema, la especie, el organismo, los órganos, los tejidos, las células, los elementos celulares y las moléculas.

Mientras la ecología se preocupa de la forma de vida de los seres vivos, así como del conjunto de sus interacciones, la etología se ocupa de sus comportamientos en relación al medio. La sistemática intenta clasificar a los seres vivos. La paleontología estudia las especies desaparecidas, basándose en el estudio de los fósiles. La morfología se interesa en la estructura y la forma, y se sustenta sobre la histología, que trata los tejidos, y la anatomía.

Las funciones vitales (nutrición, respiración, excreción, regulación hormonal, etc.) son estudiadas por la fisiología. La citología describe la célula y trata de descubrir los mecanismos que rigen su funcionamiento. La bioquímica estudia el conjunto de reacciones del metabolismo. La genética se preocupa por los fenómenos de la herencia, orientándose sobre todo a la comprensión de las bases moleculares de la transmisión de los caracteres y el control de la expresión de estos. La embriología describe el desarrollo del individuo desde la fecundación al nacimiento. La microbiología se preocupa de los organismos microscópicos (bacterias, virus, etc.)

La biología molecular estudia a los seres vivientes y los fenómenos vitales con arreglo a las propiedades de sus estructura molecular.

Las investigaciones de la biología en sus distintas disciplinas son especialmente importantes para la medicina, agronomía, oceanografía y la industria. Además, nos permiten entender numerosos procesos y distinguir las características y particularidades de las distintas especies.