El oso polar

Si fueras un oso polar el hielo te encantaría. Estos enormes carnívoros migran con los témpanos flotantes del Ártico.

  • Primer Ciclo
  • Última actualización: 15/06/2010
  • Imprimir

Características generales

Oso polar

Oso polar

El oso polar, también llamado oso blanco, es el nombre común que recibe la especie de oso que habita en el hielo ártico y en las bahías de Hudson y James, en Canadá, así como en la costa este de Groenlandia.

Antiguamente los osos polares eran conocidos como osos marinos, cosa no tan alejada de la realidad ya que pasan la mayor parte de su vida en el hielo marino.

Si retrocedemos en el tiempo, estos animales datan del período mioceno, hace unos 20 millones de años; claro que eran bastante distintos a los que conocemos hoy. Tenían el aspecto de un perro chico, que fue creciendo de a poco. Luego se dispersaron por todos los continentes, salvo Australia y la Antártida.

Si hablamos de la evolución de los osos, podemos decir que su cabeza y hocico se fueron alargando y los dientes se hicieron más pequeños e irregulares, y el pelaje se hizo blanco para confundirse con el entorno, claro que pocos saben que debajo de él tienen una piel oscura que los ayuda a guardar el calor que reciben de los rayos solares.

Características

El oso polar  es un mamíferos omnívoro, con predominio carnívoro; entre su cabeza y tronco puede llegar a medir de largo dos metros y medios y de alto, a la cruz, más de un metro y medio. Su peso puede alcanzar hasta los 800 kg, aunque el peso medio de las hembras es de 250 kg y el de los machos de 350 kg. Los oseznos recién nacidos son muy pequeños y no sobrepasan el kilogramo de peso.

Los osos polares están estrechamente relacionados con el oso pardo; en realidad, se les puede considerar la fase blanca del oso pardo si seguimos las reglas taxonómicas de manera estricta.

Alimentación

La mayor parte de sus presas, al momento de cazar, son las focas y otros mamíferos acuáticos. Ellos se impulsan en el agua con sus vigorosas y amplias extremidades anteriores avanzando a una velocidad de casi diez kilómetros por hora. Mientras tanto, la cabeza la mantienen fuera del agua, aunque a veces se sumergen completamente y solo la sacan para respirar.

Reproducción

El período reproductor tiene lugar entre los meses de mayo y junio. La mamá osa tiene a su hijo en el vientre entre ocho y nueve meses y en cada camada nacen entre uno y dos crías.

Al llegar el mes de octubre, se refugia en una osera construida por ella misma e hiberna hasta principios de marzo; entonces, saldrá al exterior con sus oseznos nacidos en diciembre o enero.

Al igual que los demás osos, existen lazos muy fuertes entre la madre y la cría debido al estado de indefensión de esta última al nacer; sus ojos permanecen cerrados durante los 40 primeros días después de su nacimiento, tienen que tomar leche cada pocas horas y la madre los suele mantener cerca para proporcionarles calor. Los machos llevan una vida solitaria, vagando y cazando sobre el hielo, excepto durante la época de celo, en la que se reúnen con las hembras formando parejas.

Los machos y las hembras no preñadas no realizan una verdadera hibernación, aunque pueden cobijarse en sus guaridas si el clima es adverso.

Este animal puede llegar a vivir hasta 34 años.

Clasificación científica

El oso polar pertenece a la familia de los Úrsidos, dentro del orden de los Carnívoros. Para ciertos autores es otra especie del género Ursus y la clasifican como Ursus maritimus sin embargo, otros autores lo consideran un género distinto y lo denominan en nomenclatura científica como Thalarctos maritimus.

Material de apoyo