El canguro

Típico de Australia, este saltarín animal tiene muchas características que lo hacen ser una especie simpática y muy inteligente. Pero, para variar, su presencia en nuestro mundo está corriendo peligro. A continuación te contamos sobre este marsupial.

  • Primer Ciclo
  • Última actualización: 30/04/2010
  • Imprimir

Características y clasificación

Canguros

Canguros

La inconsciencia del hombre ha llevado a que nuestro se esté convirtiendo en un lugar cada vez menos habitable. La contaminación, ya sea de las aguas como del aire, amenaza con hacernos la vida en la Tierra cada vez más difícil... y desagradable.

Y los animales también sufren esta suerte de irresponsabilidad humana, ya que ella ha llevado a que muchas especies desaparezcan y varias otras estén en peligro constante de que les suceda lo mismo.

El canguro es una de ellas. Entre las cerca de 124 especies de marsupiales, los cinco mayores (o más grandes) corren este riesgo: El canguro rojo, los dos canguros grises, el wallaroo y el canguro antílope. Todos ellos se caracterizan por su gran altura, como dos metros y medio, y su peso, entre 70 y 80 kilos. Estos son grandes corredores y saltadores herbívoros que han sufrido la persecución y caza del hombre. Por ejemplo, en 1970 se mataron a más de un millón en una provincia de Australia, país que alberga a estos mamíferos. Esto, sumado a la reproducción lenta del canguro (tres crías en cuatro años, como máximo), hace que la posibilidad de conservación de ellos se limite a reservas y parque nacionales.

Características

Los canguros típicos tienen la cabeza similar a la de una oveja, con las orejas grandes y movibles, y poseen la mitad superior del cuerpo poco desarrollada en comparación con la mitad inferior; las patas posteriores son largas y robustas, con cuatro dedos por lo general, en las que el segundo y el tercer dedo son sindáctilos (están unidos), mientras que otro posee una uña larga que utiliza en la defensa; por el contrario, las extremidades anteriores son cortas y tienen cinco dedos.

La cola es grande, musculosa y el animal suele utilizarla como apoyo cuando camina o está sentado, o como balancín cuando salta.

El salto es su método habitual de locomoción y un canguro puede cubrir distancias de 9 m en un solo brinco. La piel del cuerpo es dura, resistente y está cubierta de un pelo suave y lanoso.

Los canguros típicos tienen un carácter tímido, pero pueden resultar peligrosos si están alarmados o se sienten amenazados: en la lucha, el canguro permanece en posición erguida, golpea y araña a su contrincante con las manos y, utilizando su cola como apoyo, aporrea con gran fuerza con las patas posteriores sobre el vientre del otro animal. Este comportamiento aparece ante la presencia de diversos enemigos, como el perro y el hombre y, a veces, en la disputa por una hembra.

Gestación y bolsa marsupial

Estos son mamíferos marsupiales, lo que significa que están dotado de un bolsa (marsupio) donde la cría completa su desarrollo. Así, ésta nace con un peso 30 mil veces menor que el de la madre y necesita estar en el marsupio cerca de 200 días para crecer lo suficiente.

La bolsa marsupial tiene cuatro pezones en su interior, de los que dos dan leche continuamente. El período de gestación dura entre 30 y 40 días según la especie y, al igual que en el caso de corzos, martas y tejones, el óvulo no se implanta en el útero inmediatamente después de ser fecundado, sino algún tiempo más tarde; este fenómeno se conoce con el nombre de implantación diferida. Tras el parto, el canguro recién nacido tiene la apariencia de un feto en las primeras fases de su desarrollo, pues carece de pelo; las patas posteriores son del mismo tamaño que las anteriores y los ojos y las orejas están a medio formar; tan sólo el sentido del olfato está bien desarrollado. Gracias a éste, el jovencísimo canguro se desplaza desde el orificio urogenital de la madre hasta el borde de la bolsa marsupial y desde aquí hasta una de las mamas maternas. Se aferrará a una de éstas y no la soltará hasta después de seis o diez meses, pues la lactancia y permanencia en la bolsa varía según las especies.

Se sabe en la actualidad, y en virtud del fenómeno de implantación antes mencionado, que al poco del nacimiento de su cría, la madre puede quedar preñada de nuevo, aunque el óvulo fecundado sólo se implantará en el útero y seguirá su desarrollo hasta el momento en que la cría precedente viva ya fuera de la bolsa. Cuando esto ocurre, y a pesar de que la hembra llevará un embrión en proceso de crecimiento, el joven canguro seguirá mamando de su madre hasta que alcance una edad entre 12 y 18 meses.

Tipos de canguros

Los hay de todos los tamaños: desde el de una liebre hasta más grande que el hombre, y sus colores varían entre el pardo y gris.

Dentro de la familia de los canguros pueden distinguirse varios grupos con características bien definidas que los diferencian entre sí. El primero incluye a los grandes canguros, a los ualabís (o wallabys) y a los canguros arborícolas; el segundo grupo está formado por las ratas canguro, y el tercero por una sola especie, la rata almizclera marsupial.

El canguro gigante (también llamado canguro gris) y el canguro rojo son las dos especies   más conocidas y de tamaño mayor que existen. Ambas especies pueden alcanzar una longitud corporal de 1,5 m, sin incluir la cola, que mide hasta 1,2 m en el caso del canguro gigante. Otra especie que también es grande, pero algo más corpulenta, es el ualarú o euro. Los canguros grandes se caracterizan por ser animales terrestres que se alimentan exclusivamente de vegetación.

Los ualabís o walabys son animales más pequeños que el grupo anterior y también de colores más brillantes que las especies grandes. Muchas especies de ualabís tienen un tamaño similar al de un conejo o una liebre, y algunos realmente se parecen a éstos, por lo que reciben el nombre común de liebre ualabí o ualabí liebre.
Dentro de este grupo también están los llamados ualabís de cola unguiculada o ualabís de cola puntiaguda, llamados así porque en el final de la cola tienen una excrecencia córnea que forma una uña; los ualabís de bosque, como su nombre indica, habitan en zonas boscosas; el ualabí de cuello rojo vive en áreas con vegetación espesa, mientras que el ualabí rupestre prefiere lugares rocosos; los ualabís de matorral, los ualabís de montaña de Nueva Guinea, el cuoca y los verdaderos ualabís completan este grupo. Tan sólo queda mencionar a los canguros arborícolas o bungareys; son animales robustos y de cola larga, las patas posteriores y anteriores son similares en longitud y en la planta de los pies tiene almohadillas que les ayudan a agarrarse a las ramas de los árboles.

Los potorús son también conocidos por el nombre de ratas canguro, estos animales son en general de tamaño pequeño y recuerdan en su aspecto al de una rata. Aunque muchas especies son terrestres, poseen una cola prensil. Son varias las especies: las ratas canguro de cabeza ancha, las ratas canguro del desierto, las ratas canguro rojas y las ratas canguro de nariz corta y de nariz larga.

La rata almizclera marsupial es un animal pequeño, parecido a una rata en aspecto y tamaño, y sólo vive en las selvas tropicales del norte de Queensland (Australia). Se caracteriza por tener cinco dedos en las extremidades posteriores, por lo que algunos autores le consideran como un eslabón entre los falangeros y los canguros; además, es la única especie que tiene la cola sin pelos y escamosa, y que es insectívora en su alimentación.

Clasificación científica

Los canguros constituyen la familia de los Macropódidos, dentro del orden de los Marsupiales. El canguro gigante se clasifica como Macropus giganteus, el canguro rojo como Macropus rufus, y el ualarú o euro como Macropus robustus. Los ualabís liebre pertenecen a los géneros Lagorchestes y Lagostrophus; el ualabí de cola puntiaguda al género Onychogalea y los ualabís de bosque al género Thylogale. El ualabí de cuello rojo se clasifica como Macropus rufogriseus. Los ualabís rupestres conforman el género Petrogale, el ualabí de matorral el género Dorcopsis, los pequeños ualabís de montaña el género Darcopsulus, el cuoca el género Setonix, y los verdaderos ualabís el género Wallabia; además, los canguros arborícolas pertenecen al género Dendrolagus. Las ratas canguro de cabeza ancha forman el género Potoroops, las ratas canguro del desierto el género Caloprymnus, las ratas canguro rojas el género Aepyprymnus, las ratas canguro de nariz larga el género Potorous, y las ratas canguro de nariz corta el género Bettongia. Por último, la rata almizclera marsupial recibe el nombre científico de Hypsiprymnodon moschatus.