Botánica

Una gran diversidad de especies forman el reino vegetal, encontrándose aquí desde las más simples, formadas por una sola célula, hasta las más complejas, las plantas con flores. La ciencia que estudia el mundo vegetal es la botánica.

  • Primer Ciclo
  • Última actualización: 24/05/2010
  • Imprimir

Conozcamos el mundo vegetal

Carlos Linneo

Carlos Linneo

Esta disciplina se ocupa del estudio de los vegetales en aspectos como la morfología (estudio de la forma) de las plantas, la fisiología (estudio del funcionamiento), la ecología (estudio de las relaciones entre ellas y con el medio) y la fitogeografía (estudio de la distribución en el medio), entre otras.

Varios milenios antes de Cristo, los chinos ya habían confeccionado distintos tratados sobre la utilización de gran número de plantas medicinales. También los filósofos griegos se interesaron por el mundo vegetal, siendo los más destacados en este campo Aristóteles (384-322 a. C.) y su discípulo Teofrasto (372-287 a. C.), los primeros en describirlas y clasificarlas de manera sistemática.

Un poco de historia

Como dijimos, los primeros planteamientos científicos sobre fitología botánica se remontan a la Grecia clásica, y se considera a Teofrasto de Eresos (372-288 a.C) el fundador de la botánica como disciplina científica. Teofrasto clasificó los vegetales en árboles, arbustos, subarbustos y hierbas, y describió la morfología de algunos centenares de plantas.

En el siglo I de nuestra era, el médico Dioscórides de Anazarba, describió en su Materia Médica las propiedades terapéuticas de varios centenares de plantas; obra que alcanzó gran difusión y cuya influencia se extendió hasta más allá de la Edad Media.

Desde sus comienzos, la botánica ha tendido a diferenciarse en dos vertientes, una descriptiva y otra experimental. Mientras que el período descriptivo comienza con el inicio mismo de la botánica y alcanza su máximo apogeo en los siglos XVII y XVIII, la vertiente experimental comenzó en Europa alrededor del siglo XVI, consiguiendo sus mayores logros durante los siglos XIX y XX, con el descubrimiento de los procesos de fotosíntesis y otros aspectos de la bioquímica y la fisiología de los vegetales.

En 1576, el flamenco Matthias Lobelius agrupaba las plantas por su aspecto externo; pero fue Cesalpino, quien, en 1583, inventó un verdadero sistema botánico con su De plantis libri, aunque mantuvo la división corriente entre árboles, arbustos, matas y hierbas, que había propuesto Teofrasto de Eresos.

El profesor Rudolf Camerarius demostró definitivamente en 1649 la condición sexuada de las plantas en su Epistola ad M. B. Valentini de sexu plantarum, al considerar los estambres como los órganos masculinos de la flor. En 1682, el inglés John Ray publica su Methodus plantarum nova, en el que incluye la descripción de más de quince mil especies. Por su parte, en 1694 el botánico francés Joseph Pitton de Tournefort creó un sistema de clasificación vegetal según la corola, que resultó –por su constitución y caracterización de los géneros– ser uno de los más exitosos antes del de Carlos Linneo.

Desde una perspectiva más experimental, en el mismo siglo XVII destacan los aportes de científicos como Robert Hooke, quien en su Micrographia utilizó por primera vez el término célula para describir el aspecto de los alvéolos que se observan en el corcho visto al microscopio; y Marcello Malpighi, que sentó las bases de la anatomía vegetal con su Anatome Plantarum.

El sistema de nomenclatura binominal de Carlos Linneo

Fue en el siglo XVIII cuando se establecieron definitivamente las normas de nomenclatura y taxonomía, y se empezó a utilizar el moderno sistema de clasificación propuesto por el sueco Carlos Linneo. Este científico ideó una nomenclatura binaria, con la que impuso un orden en la taxonomía que existía en ese tiempo.

En 1737 Linneo reunió en su obra Genera plantarum, las plantas clasificadas en 24 grandes grupos o clases, según las semejanzas o diferencias en el número y disposición de los órganos reproductores, y estableció, en las sucesivas ediciones de su Systema naturae y Species plantarum, el sistema binario de nomenclatura, que quedó así definitivamente fijado. El sistema sexual de Linneo estaba fundado, como toda clasificación artificial, en un determinado carácter de la especie.

En 1763 el sistema de Linneo fue mejorado por el francés Michel Adanson, que introdujo la utilización del concepto de familia vegetal. Posteriormente, en 1864 los trabajos del alemán Alexander Braun, sentaron las bases de la taxonomía moderna, especialmente en lo referente a los denominados vegetales inferiores. Sin embargo, a pesar de los sucesivos nuevos ensayos taxonómicos, ningún método de clasificación tuvo el éxito del sistema basado en el sexo propuesto por Linneo, gracias sobre todo a su nomenclatura binaria y a la precisión y claridad de la descripción de las especies.

Ramas de la botánica

Entre las investigaciones del mundo vegetal encontramos –aunque no son las únicas– la anatomía vegetal y la organografía, que tratan sobre la forma y estructura de las diversas partes de una planta.

La investigación microscópica corresponde tanto a la citología vegetal, que se ocupa de la célula, sus constituyentes y funciones, como a la histología, que investiga los tejidos y establece las diferencias entre unos tipos celulares y otros.

Los procesos físicos y químicos que ocurren en el organismo vegetal son estudiados por la fisiología; mientras que la herencia de los caracteres biológicos son objeto de la fitogenética.

Asimismo, los vegetales se agrupan, según sus características, en una serie de unidades de clasificación, de las cuales se ocupa la sistemática, disciplina complementada por la filogenia vegetal, que trata de la evolución de las plantas a lo largo de la historia.

Cabe señalar además la fitogeografía, que estudia la distribución de las plantas en el mundo de acuerdo a las condiciones físicas y climáticas del medio.

Denominación de célula

La citología y la histología de los vegetales nacieron con los estudios que, sobre las estructuras de las plantas, hicieron el inglés Robert Hooke y el holandés Antoon van Leeuwenhoek, quienes fueron los primeros en dar el nombre de célula a la porción de materia viva más pequeña, denominación que se extendió después al mundo animal.

Material de apoyo