Las hormigas

La hormiga es un insecto que vive en colonias y donde cada una de sus integrantes tiene una función distinta y muy importante para el funcionamiento del grupo.

  • Primer Ciclo
  • Última actualización: 20/05/2010
  • Imprimir

Características y clasificación

El color de las hormigas varía según su especie. Pueden ser negras, rojizas, café, pardas o amarillentas.

El color de las hormigas varía según su especie. Pueden ser negras, rojizas, café, pardas o amarillentas.

Una de las características más relevantes de las hormigas son sus hábitos sociales, razón por la cual el hombre siempre ha sentido curiosidad por ellas. Algunas de sus cualidad son el orden, la regularidad, laboriosidad, previsión y su instinto social.

Las hormigas son insectos que pertenecen al grupo de los himenópteros, del que también forman parte las abejas y avispas, y a la familia de los formícidos. Existen más de 4.500 especies descritas distribuidas por todo el planeta y en los más diversos hábitat y climas. El único lugar donde no podrás encontrar una hormiga ni por casualidad es en las cimas de las altas montañas y en las zonas polares. Pero en los lugares donde hay miles son en las selvas, desiertos, llanuras y prados.

Características físicas

Las hormigas son insectos muy sociales y el tamaño de sus colonias varía mucho según la especie. Su porte va desde un milímetro hasta cuatro centímetros, y en cada una de las colonias se distinguen tres tipos de individuo: macho, hembra o reinas y las obreras. Un dato interesante es que las dos primeras tienen alas, las que eliminan en su vuelo nupcial que realizan para fundar una colonia; las obreras carecen de ellas y además, son asexuadas.

Estos interesantes insectos tienen unas poderosas mandíbulas con las que defienden su hormiguero, atacan a sus enemigos, atrapan su alimento y cargan y transportan materiales para su nutrición. Además, para defenderse de sus enemigos expulsa ácido fórmico.

El color de las hormigas varía según su especie. Pueden ser negras, rojizas, café, pardas o amarillentas. Tienen dos antenas que salen de su cabeza, las que son muy largas y tienen mucha movilidad; ellas también sirven de órganos olfatorios y son un elemento fundamental de comunicación.

El cuerpo de la hormiga está formado por cabeza, tórax y abdomen. La cabeza está separada del tórax por un tipo de puente muy estrecho que parece cuello, y a su vez el tórax está unido al abdomen por un delgado pedículo. Como la mayor parte de los insectos, las hormigas tienen tres pares de patas torácicas.

El hormiguero (lugar donde viven las hormigas, obvio) se compone de muchos túneles y cámaras subterráneas donde son depositadas las provisiones, huevos y larvas recién nacidas.

Alimentación

La mayoría de las hormigas son omnívoras; no obstante, algunas especies comen sólo ciertos alimentos especializados. La mayoría de ellas construyen algún tipo de nido u hormiguero donde almacenan alimentos.

Muchas hormigas practican la trofalaxia, que implica formas complejas de alimentación recíproca y el intercambio de estímulos químicos. Al alimentar a las larvas, las hormigas trabajadoras obtienen una secreción salivar de la superficie corporal de éstas, que las trabajadoras devoran con avidez. Se cree que la atracción que experimentan las obreras hacia este tipo de productos metabólicos constituye la base de la atención a las crías y de la organización y unidad de la colonia de insectos.

Desarrollo

Las cuatro fases vitales de una hormiga son: huevo, larva, pupa y adulto. De los diminutos huevos blancos o amarillentos que pone la reina nacen las larvas al cabo de dos a seis semanas. Tras alimentarse durante un período de unas pocas semanas a varios meses, las larvas se convierten en pupas, habitual pero incorrectamente llamadas huevos de hormiga. En algunas especies las pupas quedan desnudas y, en otras, cubiertas por capullos hechos de una sustancia que segregan al final de la fase larvaria. Una vez finalizada la fase de pupa, durante la cual el animal no come nada, aparece el adulto. Durante su desarrollo, las hormigas inmaduras son alimentadas y atendidas por las trabajadoras adultas. Como ocurre con todos los insectos que experimentan una metamorfosis completa, la hormiga ha alcanzado su tamaño adulto cuando abandona la fase de pupa. Abandonados a su suerte, los machos suelen morir tras fecundar a las hembras durante el vuelo nupcial. Se sabe que las reinas y las trabajadoras de algunas especies viven más de 15 años.

Clasificación científica

Las hormigas constituyen la familia Formicidae, orden Hymenoptera. El nombre científico de la hormiga cosechera roja (o agrícola) es Pogonomyrmex barbatus. Las hormigas del sureste de Estados Unidos y de América tropical que cultivan un hongo en sus hormigueros pertenecen al género Atta. La bibijagua es Atta insularis; la arriera Atta mexicana; el zampopo Atta cephalotes; el bachoco es Atta cephalotes y Atta sexdens. Las hormigas que explotan a los pulgones pertenecen al género Myrmecocystus. La hormiga roja es la especie Formica rofa y Lasius fuliginosus la que hace los nidos de carbón. El nombre científico de la hormiga faraón es Monomorium pharaonis, el de la hormiga amazona Polyergus breviceps, el de la hormiga de fuego Solenopsis richteri, y el de la hormiga negra Lasius niger. El nombre científico de la hormiga devastadora americana más conocida es Eciton burchelli. Las hormigas devastadoras africanas que efectúan salidas masivas pertenecen al género Dorylus.

 

 

Material de apoyo