Ecosistemas

Es un sistema complejo pero dinámico formado por seres vivos y el conjunto de factores no vivos que forman el ambiente, como la temperatura, el clima, el suelo y el agua.

  • Primer Ciclo
  • Última actualización: 13/09/2012
  • Imprimir

Ecosistemas: organización de la naturaleza

Los diferentes organismos dependen unos de otros, así como del medioambiente en el que viven. El conjunto de seres vivos forma poblaciones, las que junto con el medio físico en que se asientan, constituyen lo que se conoce como ecosistema.

Un ecosistema puede ser tan grande como el océano o tan pequeño como un acuario. Pero no importando su tamaño, éste está conformado por dos tipos de factores, los bióticos y los abióticos (biotopo).

Bióticos

Conocidos también como biocenosis, son todos los organismos que comparten un ambiente, desde los protistas (organismos que presentan una estructura unicelular) hasta los animales mamíferos. Estos individuos deben tener un comportamiento y características fisiológicas específicos, que les permitan subsistir y reproducirse en un ambiente definido. La condición de compartir un lugar provoca una competencia entre las especies, ya que deben estar constantemente luchando por el alimento o el espacio.

Abióticos

Son los factores inertes ligados al entorno físico y algunos de ellos son:

- Luz: es un componente fundamental, porque constituye el suministro principal de energía de todos los organismos. Por ejemplo, las plantas para su mantención convierten la energía luminosa en energía química, gracias al proceso denominado fotosíntesis.

- Calor: el que deriva de la radiación solar es útil para los organismos ectotérmicos (individuos que no están adaptados para regular su temperatura corporal), como los peces, anfibios y los reptiles. También es necesario para las plantas, ya que usan también cierta cantidad de calor para realizar la fotosíntesis.

Otro elemento relacionado con el calor, pero más bien con una acción equilibrante, corresponde a los océanos. Estos juegan un papel importante en la estabilidad del clima terrestre, porque si no existiesen, el planeta estaría excesivamente caliente durante el día y congelado por la noche. Asimismo, las diferencias de temperaturas entre las diferentes masas de aguas oceánicas (en conjunto con vientos y la rotación de la Tierra) generan las corrientes marítimas, las cuales permiten que ciertas zonas atmosféricas frías se calienten y las más tibias se enfríen.

- Atmósfera terrestre: es fundamental para que los seres vivos puedan subsistir y está formada por cinco capas sobrepuestas, que se diferencian por su altitud, temperatura y composición, y son: la exosfera, termosfera, mesosfera, estratosfera y troposfera.

- Elementos químicos: todos los organismos vivos están constituidos por materia y esta, a su vez, está conformada por 25 de los 92 elementos químicos conocidos. De estos 25, el carbono, el oxígeno, el hidrógeno y el nitrógeno están presentes en el 96% de las moléculas de la vida. Las moléculas que contienen carbono se denominan compuestos orgánicos, como el bióxido de carbono, y las que no lo tienen se llaman compuestos inorgánicos, por ejemplo, el agua.

- Agua: es un recurso fundamental para la vida, porque todos los organismos, en mayor o menor cantidad, necesitan ingerirla o absorberla para mantenerse vivos. También, es importante porque forma parte de varios procesos químicos orgánicos y actúa como un elemento termorregulador del clima.

- Suelo: es la porción de la corteza terrestre donde se desarrolla la vida. El suelo consta de cuatro componentes: minerales (materia inorgánica), materia orgánica, agua y aire. La materia orgánica del suelo representa la acumulación de las plantas destruidas y de los residuos de los animales. El humus es considerado el producto final de la descomposición de la materia orgánica.

Relaciones ecológicas de los organismos

Para hablar sobre las relaciones entre individuos se debe distinguir el lugar en que estos viven y lo que cada uno hace como parte de su ecosistema. Para ello, se deben conocer los conceptos de hábitat y nicho ecológico.

El hábitat es el lugar donde habitan los seres vivos, es decir, su área física (tierra, aire y agua). El sitio puede ser grande, como el océano, o pequeño, como la parte inferior de un leño podrido. En un hábitat particular pueden vivir varios animales o plantas.

El nicho ecológico es, en cambio, el papel que cumple un organismo en el ecosistema. Comprende todos los factores bióticos y abióticos, es decir, el lugar donde un ser vivo habita, lo que absorbe o de qué se alimenta, cómo actúa y cómo ser relaciona con los otros organismos.

Una sola especie puede instalarse en distintos nichos, en función de algunos componentes, como el alimento disponible y el número de competidores que haya en el lugar. También, sucede que algunos animales en las distintas fases de su ciclo vital, ocupan seguidamente nichos diferentes, por ejemplo: un renacuajo es un consumidor primario, que un consumidor primario, que se alimenta de plantas, pero siendo rana adulta es un consumidor secundario y digiere insectos y otros animales.

Cambios naturales que afectan los ecosistemas

El mundo natural está siempre en estado de transformación. El clima es uno de los factores más influyentes a corto y mediano plazo. También está la temperatura y las lluvias.

Los cambios de cualquiera de ellos pueden tener consecuencias, las cuales pueden ser a largo o corto plazo. Un ejemplo de las consecuencias duraderas es el que hoy se ve como resultado de las glaciaciones (prolongados períodos de enfriamiento global) que han afectado profundamente a los ecosistemas de todo el mundo. A corto plazo, pueden producirse alteraciones climáticas como las que provoca la corriente de El Niño (corriente de agua cálida que recorre periódicamente el Pacífico).

Además, existen ciertos episodios puntuales que afectan con fuerza a los ecosistemas: incendios, inundaciones y desplazamientos de tierras. Sin embargo, en algunos casos, estos impactos son necesarios para que ciertos ecosistemas puedan mantenerse.

Sobreexplotación

En el último tiempo, el hombre ha capturado un número excesivo de animales o plantas provocando grandes cambios ecológicos. El ejemplo más claro que existe en la actualidad es la sobrepesca en los mares de todo el mundo. El agotamiento de la mayor parte de las poblaciones de peces causa cambios importantes, aunque sus repercusiones a largo plazo todavía no se dimensionan.

Datos Icarito

¿Cuándo comenzó a utilizarse el concepto ecosistema? 
Fue propuesto por Arthur Tansley (ecólogo inglés) en el año 1935.

¿Qué significa suelo? 
Deriva del latín solum y significa tierra o parcela.

¿Dónde se realiza la mayor parte de la fotosíntesis del planeta? 
Alrededor de dos tercios de la fotosíntesis se produce en el mar (microalgas).

Compuestos persistentes

El hombre y muchas de las actividades que este realiza originan desechos y sustancias incapaces de ser degradadas. Metales pesados, compuestos derivados del petróleo y plaguicidas, entre otros, son compuestos que persisten en la naturaleza, independiente de la acción de organismos descomponedores.

Debido a la dificultad para eliminarlos o transformarlos en sustancias con vida útil, se acumulan y, en muchos casos, comienzan a afectar la salud de la comunidad donde se encuentran. Así, se ha comprobado que algunos constituyentes de detergentes industriales y otros derivados del plástico han afectado el comportamiento reproductivo de aves y producen cáncer tanto en animales como humanos.

Material de apoyo