Danzas tradicionales

La danza nos proporciona una manera de poder explorar y aprender sobre  nuestro patrimonio cultural. Además, nos ayuda a crear un sentido de identidad y a construir  nuestra autoestima.
Posibilita la expansión de  los horizontes culturales de las personas, mostrando los bailes tradicionales de otras culturas. 

  • Primer Ciclo
  • Última actualización: 03/07/2012
  • Imprimir

Danzas tradicionales

Estas dos manifestaciones tradicionales están arraigadas en todo Chile, pero sus estilos son propios de cada zona del país.

Estas dos manifestaciones tradicionales están arraigadas en todo Chile, pero sus estilos son propios de cada zona del país.

Danzas tradicionales

Desde su génesis,  los bailes fueron destinados al   agradecimiento por  los favores concedidos, como también, para rendir culto, pagar mandas o simplemente como recreación. Por otra parte, diversos  bailes fueron destinados a festejos familiares, acompañamiento de la partida de un ser querido, etc. En definitiva, los bailes tradicionales son una manifestación espontánea de  los sentimientos nacionales frente a la vida.

Desde los inicios de la República,  se chilenizaron danzas trasandinas, como el pericón y el cielito. Se popularizaron las zambas, de la que derivó la resfalosa. A mediados de nuestro siglo, se incorporó el corrido, a través de las películas mexicanas, y las cumbias de origen colombiano.

En el norte, las danzas folclóricas mantienen su vigencia. Entre la Primera y la Quinta Región, la vitalidad de los bailes religiosos se incrementa con el paso de los años: morenos, chunchos, chinos, cuyacas, de antigua data se juntan con diabladas y zambas corporales. Unos y otros se bailan en santuarios como el de Nuestra Señora de las Peñas, en la Tirana, en la Candelaria, en el de la Virgen de Andacollo.

Tipos de danzas tradicionales
 
La Cueca Chilena

La cueca es la danza nacional de Chile y, por ende, la protagonista de las celebraciones y festividades criollas.

Su origen no está claramente definido, ya que investigadores la vinculan a culturas como la española, la africana, la peruana y también a la chilena. Incluso, los bailes de la zamba, la zambacueca, zamacueca y cueca chilena parecen ser esencialmente las mismas danzas, pero evolucionadas de acuerdo a sus variantes regionales. Sin embargo, predomina la teoría que dice que la cueca habría surgido de nuestros vecinos peruanos y que de allí habría derivado a nuestras tierras en los albores de la Independencia.

Esta danza  tradicional  se transformó en el baile nacional de Chile desde que se oficializó a través de un cuerpo legal promulgado el 18 de septiembre de 1979. No obstante, se baila en nuestro país desde aproximadamente 1824.

Los bailes nortinos

Los bailes nortinos son una de las expresiones fundamentales durante las celebraciones de las variadas festividades religiosas en las que los habitantes de la zona participan entusiastamente en repetidas ocasiones durante el año.

En los homenajes a los santos patronos de distintas localidades, como los que se realizan para San Andrés, la Virgen del Carmen de la Tirana y San Pedro, participan múltiples cofradías danzantes, cada una de ellas compuesta por más de veinte miembros, donde también se incluyen niños y mujeres de la tercera edad.

La práctica de danzas festivas se convierte en expresiones de fervor y adoración religioso, como también, de agradecimiento y petición. Destacan a su vez, las coreografías que exponen una amplia variedad de bailes típicos de la zona, como el huaino, el trote, el huachitorito y la cueca nortina, entre otros.

Las vestimentas se caracterizan por la presencia de un variado y llamativo colorido, por el uso de máscaras y disfraces, como por  los materiales de lana de llama, vicuña o alpaca. Entre los instrumentos que acompañan a los bailes, se encuentran la quena, la zampoña, la copla, la pifilka, el bombo y la caja.

Bailes de la zona central

En la zona central de nuestro país, las manifestaciones folclóricas se vieron fuertemente influenciadas por la colonización española y de allí se enraizaron ciertas danzas tradicionales que persisten hasta el día de hoy. La cueca, consagrada como danza folclórica nacional, se practica en esta área asiduamente, mucho más que en todas las otras regiones, con la mayor penetración en los distintos estratos socioeconómicos y educacionales.

Otros bailes importantes de esta zona por su representatividad tradicional, aunque muy circunscritos a unas pocas localidades rurales, son el pequén, el sombrerito, la sajuriana y la mazamorra.

Además, son protagonistas de esta franja geográfica los corridos, las polkas y los valses, que si bien se folclorizaron más tarde que las anteriores, perduran hasta hoy en campos y ciudades.

La guitarra es el instrumento tradicional y más usado en esta zona, seguida por el acordeón y diferentes tipos de sonajeros.

En estas regiones no se puede desconocer la presencia del folclor, por medio de los bailes, en las quintas de recreo y en las celebraciones más cotidianas, como los bautizos, cumpleaños, casamientos, funerales u onomásticos. Asimismo, en son de petición y agradecimiento en tiempos de vendimia, trabajos de siembra, cosecha y  construcción de viviendas, entre otros.

Bailes de la zona sur

Por último, en la zona sur de nuestro país, específicamente en Chiloé, se cultiva la cueca chilota que, aunque esencialmente es una variación de la de la zona central, conserva las características principales de la cueca tradicional, diferenciándose fundamentalmente en que la música del baile chilote no presenta la copla inicial y el intérprete sobresale con su voz por sobre los instrumentos.

Los pasos son más cortos y existe un zapateo redoblado. Sin embargo, el baile tradicional por excelencia de esta geografía es el vals chilote, seguido por el costillar y la trastrasera.

Danzas tradicionales extranjeras

Se entiende por danzas tradicionales extranjeras a aquellas danzas típicas de cada país,  que respetan las formas auténticas y autóctonas en todas sus manifestaciones, para lo cual se deberán preservar: trajes, atuendos, tocados, etc., que deberán ser auténticos o una fiel reproducción de los mismos.

Ejemplos de danzas extranjeras

Flamenco

Es una de las danzas más conocidas de la danza española que se presenta en dos variantes: música y baile. En la música, el canto  y la guitarra ocupan el papel fundamental, aunque existen otros instrumentos (fundamentalmente de percusión) y acompañamientos (como las palmas) que generalmente están presentes y juegan un papel muy importante.

El Baile es muy expresivo y cada parte del cuerpo ha de moverse de forma coordinada: los pies, las piernas, las caderas, el talle, los brazos, las manos, los dedos, los hombros, la cabeza, etc.

Tango

El tango nace a finales del siglo XIX  en Buenos Aires, teniendo posteriormente gran  éxito en Europa. La melodía provenía de la flauta, el violín y la guitarra. Posteriormente, la flauta fue reemplazada por el "bandoneón".

Carlos Gardel fue el creador del tango-canción. Fallecido en 1935 a los 45 años en un accidente aéreo, fue el gran divulgador del tango en el extranjero.

Danza Oriental

 La danza del vientre es una danza milenaria. Tiene su origen en Egipto, donde se bailaba en los templos, como parte del culto a la fertilidad humana, de la tierra, y la adoración a los dioses.
En los países Árabes se conoce como la danza Ras Sari -que significa Danza Oriental-.  El nombre de la danza del vientre se comienza a utilizar en el siglo XIX  por los europeos.

Material de apoyo