Predecir e inferir en la lectura

En más de alguna actividad de comprensión lectora, tu profesor o profesora te ha pedido que realices ejercicios o tareas donde debes inferir o predecir. Estas palabras suenan algo complicadas, pero su realización es más simple de lo que crees. A continuación te las explicaremos.

  • Primer Ciclo
  • Última actualización: 22/06/2010
  • Imprimir

¿Qué son las predicciones y las inferencias?

Inferir es entender algo de un texto que no está literalmente escrito.

Inferir es entender algo de un texto que no está literalmente escrito.

Predicciones

Predecir es señalar lo que puede ocurrir o suceder según una situación o acontecimiento dado. 

Ejemplo

Si un compañero dice: “Me siento mal, me duele el estómago”.

Probablemente, se podría pensar: “Está enfermo tendrá que ir al doctor”.

Aquí se está anticipando lo que podría suceder según lo señalado por el compañero.

En la lectura, las predicciones nacen de las preguntas que el lector realiza respecto al texto leído, para anticipar lo que sucederá. Comprobar que estas predicciones son correctas, respaldan tu comprensión del texto.

Así, cuando uno piensa lo que podría suceder después de un hecho, se está prediciendo.

Lo mismo ocurre con un texto. Cuando leemos dos o tres oraciones ya podemos señalar algunas cosas que sucederán.

Veamos un ejemplo con la fábula: “Los conejos porfiados

Había una vez un conejo que corría velozmente seguido de dos perros. De su madriguera salió rápidamente un compañero del conejo y le preguntó:...

¿Qué preguntas se pueden plantear para predecir lo que sucederá?

Formulemos algunas:

- ¿Qué le preguntó el compañero al conejo?
- ¿Qué sucederá con el conejo que está siendo perseguido?
- ¿Qué sucederá con el conejo que salió de su madriguera?

Las respuestas a estas preguntas serán tus predicciones.

Para predecir entonces, se realizan conjeturas a partir de la información que te entrega un texto. Dicha información se considera como “pistas” que ayudan a suponer lo que viene.

Estas pistas pueden ser: El título del texto, las ilustraciones, las estructura, información entregada, detalles, etc.

La predicción te ayuda a unir aquella información que ya manejas con lo que estás leyendo, por esto es tan importante que las realices cada vez que te enfrentas a un texto.

Inferencias

Inferir es entender algo de un texto que no está literalmente escrito, sino que se deduce de la información entregada y basándonos en nuestros conocimientos previos sobre el tema. Para esto, es muy importante comprender muy bien la información entregada por el texto, a partir de la cual podrás sacar tus propias conclusiones.

Ejemplo

“Nicolás no paraba de estudiar a pesar del cansancio del día. Tendría la prueba mañana y para él era muy importante pasar a la Enseñanza Media. Los números no eran para él un tema muy complejo, pero la prueba consideraba lo visto durante todo el año”.

¿Qué se puede inferir del texto?

- Que es tarde y a pesar del cansancio, Nicolás sigue estudiando.

- Que Nicolás estaba en octavo ya que señala que para él era importante aprobar para pasar a la Enseñanza Media.

- Que Nicolás tiene entre 12 y 14 años, ya que va en octavo.

- Que Nicolás tiene al otro día una prueba de matemática, porque habla de los números.

Todas estas deducciones se pueden obtener del texto, a pesar de que no están literalmente escritas, pero se infieren a partir de dicha información y de los conocimientos que tenemos nosotros.

Inferir, entonces, es una actividad mental importante de la comprensión lectora, ya que logra que unas lo que te están entregando con lo que tú sabes.

Los conejos porfiados

Había una vez un conejo que corría velozmente seguido de dos perros.
De su madriguera salió rápidamente un compañero del conejo y le preguntó:
— Amigo, ¿por qué corres tanto?
A lo que el otro respondió:
—Dos perros galgos de caza me vienen siguiendo.
—¡Ah, sí!, allá los veo, pero creo que no son galgos, sino lebreles.
—¡Te digo que son galgos, corre!
—¡Te digo que no, que son lebreles!
—¡Te digo que son galgos de caza!
—¡Te digo que son lebreles!
Y en eso estaban los dos conejos, discutiendo, cuando llegaron los perros y sin compasión los atraparon.