Órganos del aparato reproductor femenino

Considerados los órganos más importantes de este sistema, los ovarios constituyen el centro donde maduran los óvulos, así como también donde se producen las dos hormonas sexuales femeninas: progesterona y estrógeno.

  • Segundo Ciclo
  • Última actualización: 11/06/2010
  • Imprimir

Índice de Temas:

  1. Ovarios: fábrica celular y hormonal
  2. Útero y vagina
  3. Las trompas de Falopio
  4. Estrógenos y progesterona

Ovarios: fábrica celular y hormonal

Son dos estructuras pequeñas de forma ovalada (similar a la de una almendra), de unos 2 a 3 centímetros de largo (en una mujer adulta) situados en la pelvis, uno a cada lado del útero. Internamente se ubican al final de las trompas de Falopio, no estando exactamente unidos a ellas. Esto, porque los ovarios están suspendidos en la cavidad pélvica y sujetos a las trompas solo por un delgado ligamento. Estas pequeñas "fijaciones" hacen que los ovarios sean considerados órganos con cierta movilidad.

Si realizamos un corte transversal en ellos, notaremos que después del epitelio que lo recubre existe un sector llamado zona periférica o corteza y que es el lugar preciso donde se alojan y maduran las miles de células sexuales femeninas. Luego, está su parte más interna, conocida como la médula y es la que contiene el tejido fibroso, vasos y los nervios del ovario.

En su interior cada ovario alberga, aproximadamente, a 200.000 células sexuales inmaduras, los que se desarrollan y desechan durante la etapa fértil femenina (desde la primera menarquia o menstruación hasta la menopausia).

Sin embargo, a pesar de la gran cantidad de células sexuales listas para desarrollarse y ser fecundadas, solo un pequeño número logra ser expulsado del ovario en su etapa ya madura (alrededor de 400 durante la vida de la mujer). Menor aún es la cantidad de óvulos fecundados, ya que gran parte de ellos son expulsados junto al revestimiento uterino (endometrio), durante la menstruación.

El óvulo

Los óvulos constituyen las células humanas de mayor tamaño. Su diámetro alcanza los 0,13 milímetros, pudiendo ser fácilmente visto con una lupa.

No poseen movimiento propio ni tampoco estructuras que faciliten su traslado, como la cola del espermatozoide. Por ello, desde que uno de ellos sale expulsado del ovario, es ayudado por las fimbrias (parte de las trompas de Falopio), para que avance libremente por los oviductos y el útero.

El núcleo del óvulo es la región donde se aloja la mitad de la información genética necesaria para formar un nuevo ser. En el exterior, esta célula sexual está rodeada por varias capas, las que poseen diferentes funciones.

La capa o zona pelúcida se forma alrededor del óvulo en desarrollo; su consistencia es similar a la de un gel y está formada, principalmente, por glucoproteínas cuya función es protegerlo y facilitar la unión con las células sexuales masculinas. Más afuera se encuentra una capa de células foliculares que se disponen en forma circular, formando lo que se conoce como corona radiata; a continuación de ellas, otra porción de células conforman la zona granulosa.

Material de apoyo