Sistema reproductor de la mujer y del hombre

La función de ambos sistemas es complementaria: dar origen a una nueva vida, perpetuando, de esa manera, la especie humana.

  • Segundo Ciclo
  • Última actualización: 06/02/2012
  • Imprimir

Resumen

La mujer

El sistema reproductor femenino cumple dos funciones principales: recibir las células sexuales masculinas, generando las condiciones para que una de ellas se una a la femenina, y alojar al embrión y favorecer su desarrollo durante los nueve meses de gestación.

Anatómicamente, puede dividirse de la siguiente manera:

- Parte externa y visible: también se conoce como vulva y está compuesta por el monte de Venus, labios mayores y menores, clítoris y orificio vaginal.

- Parte interna: sus estructuras más importantes son ovarios, trompas uterinas, útero y vagina.

El hombre

El sistema reproductor masculino tiene como principal labor la producción de las células sexuales o espermatozoides y su posterior transporte hasta la vagina de la mujer, desde donde se desplazarán hasta las trompas uterinas.

Se distinguen dos partes principales:

- Órganos externos: lo integran el pene y el escroto.

- Órganos internos: compuestos por testículos, epidídimo, conductos deferentes, vesículas seminales, conducto eyaculador, próstata y parte de la uretra.

El óvulo

Es la célula sexual femenina. En el núcleo contiene la mitad de la información genética que requiere un ser humano; el espermatozoide aportará la otra mitad durante la fecundación. La mujer tiene dos ovarios, que son especies de bodegas de óvulos; aproximadamente cada mes, uno de ellos madura y sale del ovario que lo acogió, iniciando un viaje hacia el útero a través de una de las trompas uterinas.

Si un espermio lo alcanza en este sector, puede producirse la fecundación y el inicio de una nueva vida. Si esto no ocurre, el óvulo será expulsado del cuerpo junto a otros tejidos, en lo que se conoce como menstruación. Este complejo ciclo es controlado por el sistema endocrino.

El espermatozoide

Es la célula sexual masculina. Está compuesto por tres partes:

- Cabeza: contiene un núcleo con el 50% de la información genética que requiere un ser humano (el óvulo contiene el otro 50%).

- Cuello o zona media: proporciona la energía que el espermio requiere para movilizarse.

- Cola: impulsa al espermatozoide para que avance por la vagina hacia el útero y, luego, a la trompa uterina en busca del óvulo.