La adrenalina

Las glándulas suprarrenales (adrenales), se encuentran ubicadas una a cada lado del cuerpo justo encima de los riñones.

  • Segundo Ciclo
  • Última actualización: 11/06/2010
  • Imprimir

La médula suprarrenal

Cuando la adrenalina entra en acción, uno de sus efectos más claros es la dilatación de la pupila.

Cuando la adrenalina entra en acción, uno de sus efectos más claros es la dilatación de la pupila.

 Tienen forma triangular y se componen de corteza y médula. Esta última es de origen nervioso, pues deriva de un ganglio nervioso simpático cuyas neuronas perdieron parte de sus conexiones y se han transformado en células secretoras. Por esta razón, su secreción se activa como consecuencia de una señal del sistema nervioso.

La médula suprarrenal produce las sustancias conocidas como adrenalina y noradrenalina, que al incorporarse al torrente sanguíneo tienen los siguientes efectos:

- Estimulan el corazón, aumentando su fuerza de contracción. 

- Incrementan la concentración de azúcar en la sangre. 

- Aumentan el índice de coagulación de la sangre. 

- Reducen la fatiga muscular, permitiendo un ejercicio físico más vigoroso y frecuente. 

- Hacen que los vasos sanguíneos se contraigan, canalizando la sangre de una parte del cuerpo a otra donde se requiera con mayor urgencia.

Por su parte, la corteza fabrica sus propias hormonas, que son: la aldosterona, que inhibe la cantidad de sodio excretado en la orina, y ayuda a mantener el volumen y la presión sanguínea; el cortisol, que controla la utilización de la grasa, las proteínas, los hidratos de carbono y contribuye a reducir las inflamaciones; y los gonadocorticoides, que influyen ligeramente sobre los órganos sexuales. Además, actúan sobre la producción de esperma en los hombres y la distribución del vello del cuerpo y la menstruación en las mujeres.

A dominar el estrés

Un hombre enfrentado a situaciones de estrés es un individuo que debe poner en acción todo su sistema endocrino, en especial el eje hipófisis-suprarrenal. Por esta razón, las personas estresadas pueden presentar síntomas como aumento en el ritmo cardíaco, dilatación de las pupilas, menor irrigación de la piel y las vísceras y aumento de la del cerebro.

Dentro de los principales factores de estrés se encuentran las catástrofes naturales, guerras, muerte de un ser querido, separación marital, embarazo, dificultades sexuales, cambio de trabajo y desastres económicos.